[OPINIÓN] La 4ª Transformación: ¿Hacia dónde vamos?

El alcance de la 4ª Transformación es el de los tres grandes procesos de cambio que ha vivido México.

El actual proceso de cambios que vive nuestro país ha sido definido como la 4ª Transformación por el presidente Andrés Manuel López Obrador, objetivo estratégico del actual Gobierno de México. A partir del 2018 una buena parte del debate político gira en torno a los impulsores y los detractores de este proyecto de cambio hoy hecho Gobierno.

Siendo así las cosas, es fundamental impulsar el debate, el desarrollo programático, y la formación política en torno al concepto y el programa de la 4ª Transformación. Esta debería ser una tarea estratégica de Morena a nivel nacional, más en la víspera del proceso electoral del 2021. Nuestra plataforma electoral deberá expresar, tanto el balance de lo logrado en estos dos años, así como los compromisos y retos para la segunda mitad del actual Gobierno y la próxima legislatura federal.


Te sugerimos: "Revolución no afianzó democracia, apenas se dan los primeros pasos": AMLO


El alcance  de la 4ª Transformación es el de los tres grandes procesos de cambio que ha vivido México, esto es, la Independencia que nos hizo nacer como nación después de 3 siglos de conquista y dominación española; la Reforma que estableció el Estado laico, sentó las bases del Estado Nacional y logró nuestra segunda independencia ante la invasión francesa,  la Revolución Mexicana que conquistó el sufragio efectivo y la no reelección, el reparto agrario, los derechos laborales y la soberanía nacional sobre nuestros recursos naturales.

 Esa es la dimensión histórica del proceso que nos hemos propuesto impulsar, su principal protagonista es el pueblo de México, cuyas demandas y aspiraciones deben verse reflejadas en las acciones del Gobierno de México, en sus legisladores, en su militancia y dirigentes.

La 4ª Transformación sintetiza y articula las demandas y experiencias de más de 50 años movimientos y luchas del pueblo de México, desde la gran ruptura cultural y generacional que significó el Movimiento de 1968 hasta nuestros días.  De 30 años de acciones para poner fin a las políticas neoliberales y concretar la transición a  la democracia, a partir de la insurgencia cívica de 1988 hasta la gran victoria electoral del 2018. La gran fuerza política y social que logró el triunfo contundente de AMLO hace dos años es diversa, es amplia, no exenta de diferencias y matices, pero con un eje de articulación en torno al liderazgo de López Obrador y su programa de Gobierno.


Te sugerimos: AMLO arranca Reforma Laboral en 8 estados para cumplir con T-MEC


Los ejes centrales del programa son la democratización plena de la vida política del país, consolidando la democracia representativa y  la democracia participativa con la intención de construir un nuevo régimen político para el país, la democratización plena de los sindicatos y las organizaciones sociales; así como el reconocimiento y pleno ejercicio de los derechos de los pueblos originarios de la nación.

La  construcción de  un Estado de Bienestar  que reconozca y garantice el pleno acceso de la población a los derechos sociales fundamentales como lo son la educación, salud, trabajo, vivienda, y los derechos específicos de diversos sectores de la población como los  adultos mayores, personas con discapacidad, jóvenes, mujeres, etc.


Te sugerimos: Abusos del outsourcing se terminan también en el Gobierno: AMLO


Un nuevo paradigma  económico que implique crecer con bienestar, con una distribución equitativa de la riqueza, con soberanía energética y alimentaria, sin privatizaciones del patrimonio público, que genere empleos y recupere el poder adquisitivo de los salarios.

Restablecer la seguridad, la justicia y el tejido social, para poner fin a la violencia, la impunidad, la inseguridad y a la delincuencia organizada que atentan contra la integridad, el patrimonio y la tranquilidad de las personas y las comunidades. Con pleno respeto a los derechos humanos y al Estado de derecho.


Te sugerimos: AMLO condecora a Seade por T-MEC y él abandona la 4T


Establecer un Gobierno honesto, transparente y austero, pero moderno, eficiente y eficaz. En esta lógica el combate a la corrupción es estratégico.

Consolidar a México en el mundo como una nación soberana y solidaria. Promotora de la cooperación e integración latinoamericana. Defensora firme de los derechos de las y los mexicanos en el exterior, en especial, en los Estados Unidos.

La emergencia mundial por la pandemia del Covid-19, obliga a revisar y reforzar la prioridades en la perspectiva de garantizar plenamente el derecho a la salud, la atención hospitalaria digna y de calidad, el acceso a las vacunas que están en desarrollo, promover la sana alimentación; a la par de la reactivación de la planta productiva nacional, la generación de empleos y el fortalecimiento de la economía familiar.


Te sugerimos: AMLO ve reforma ante fallo de la SCJN contra política energética de la 4T


Con estos lineamientos estratégicos hemos trabajado estos dos años, con esos objetivos deberemos desarrollar nuestras propuestas y compromisos para el 2021.

Las derechas y los intereses oligárquicos no están dispuestos a perder sus privilegios, en el 2021 se unificarán, así ya lo han declarado, para hacer frente al proyecto de la 4ª. Transformación. Morena y los partidarios de la transformación deberemos ir a refrendar la mayoría democrática, convencer  de nuestro proyecto, y a consolidar el cambio iniciado el diciembre del 2018. Eso estará en juego el 6 de junio de 2021.