[OPINIÓN] El Informe de Claudia "Peña Nieto"

La Reforma Política de 2007 tuvo por objeto evitar que los políticos ganaran las elecciones a billetazos en los medios de comunicación. Antes de esa reforma, el sistema de comunicación política permitía el uso faccioso del dinero público para la promoción personal, y el ejemplo que ya se ponía desde entonces, era el del Gobernador Enrique Peña Nieto, cuyo gasto de comunicación era alarmantemente obsceno.

Actualmente, el modelo de comunicación política impide –conforme a lo dispuesto en el artículo 134 Constitucional– que aparezca la imagen, el nombre o la voz de cualquier servidor público en los medios de comunicación a través de spots, con una sola excepción (establecida en el artículo 242, quinto párrafo, de la LEGIPE): los informes anuales de actividades, los cuales pueden ser promovidos a través de mensajes en radio y televisión, siete días antes y cinco días después de tal informe.

En el caso de la Ciudad de México, en 2018 José Ramón Amieva decidió presentar su informe sin gastar dinero en spots, generando con ello un ahorro de 39 millones de pesos; y con ese precedente exhorté sin éxito (por el rechazo de la mayoría rupestre de Morena) a Claudia Sheinbaum, para que siguiera su ejemplo y se abstuviera de gastar dinero público –al estilo PEÑA NIETO–para su promoción personal.

Y es que en este 2020, año de la pandemia, Sheinbaum estaba obligada moralmente a hacerlo, máxime con los antecedentes de haberle pospuesto el ejercicio de los presupuestos participativos a las Comisiones de Participación Comunitaria (COPACOS) y vecinos de cada colonia de la ciudad, con el pretexto de canalizar esos recursos a la pandemia; así como con la #LeySheinbaum, que implicó recortes a todas las unidades ejecutoras de gasto en la ciudad, con motivo también del #COVID19.

No obstante, Sheinbaum no sólo decidió hacer un informe a la "Peña Nieto", sino que además decidió violar el sistema de comunicación política establecido en la Constitución, y que fue diseñado para evitar otro "Peña Nieto" (lo que obligó a este gobernador a recurrir a "vocerías", como las de Lucero y Angélica Rivera).

Antes de la pandemia, el 29 de octubre de 2019, el Comité de Radio y Televisión del INE emitió el Acuerdo INE/ACRT/23/2019 por el que se declaró la vigencia del marco geográfico electoral relativo a los Mapas de Cobertura, y en él se aprobó el Catálogo Nacional de estaciones de radio y canales de televisión que participarían en la cobertura de los procesos electorales locales 2019-2020, y el periodo ordinario 2020; lo que se materializa en el Catálogo de Concesionarios autorizados para transmitir en idiomas distintos al nacional y de aquellos que transmiten en lenguas indígenas que notifiquen el aviso de traducción a dichas lenguas.

En dicho catálogo se señala qué emisoras de radio y canales de televisión, al tener señales cuya radiodifusión rebasa el territorio de la Ciudad de México, deberán abstenerse de difundir propaganda política en Hidalgo que afecte la equidad durante el proceso electoral. El catálogo jamás fue atacado jurídicamente por ningún concesionario ante el Tribunal Electoral, por contener datos veraces emanados de los títulos de concesiones e información tecnológica aportada por los mismos concesionarios.

De no haber existido la pandemia, nada hubiese sucedido, pues los procesos electorales de Coahuila e Hidalgo, originalmente previstos para el 7 de junio, habrían transcurrido con dichas señales suspendidas para efectos de propaganda política antes del informe de Sheinbaum; pero la pandemia modificó el calendario electoral para esos estados.

El proceso electoral federal inició el 7 de septiembre, y en ese contexto, surgió el debate sobre la viabilidad jurídica de mantener o no sus mañaneras. El Covid- 19 ha empalmado el calendario electoral de Hidalgo con el del apetito egocéntrico de Sheinbaum, y burlando la ley, pretende a billetazos –como Peña Nieto– construirse una imagen y presencia nacional, y de paso, incidir en el ánimo de los electores de Hidalgo.

Esperemos que ante mi queja, el INE actué con celeridad, no como lo ha hecho el Instituto Electoral de la Ciudad de México, respecto de la queja que interpuse por el "águila juarista", y que hasta hoy ha fingido conveniente demencia. Se ufanaban diciendo "NO SOMOS IGUALES", y sin duda, resultaron ser PIO-res (sic); y es que, parafraseando a Felipe Calderón, el acceso al poder saca en muchos el pequeño ´Peña Nieto´ que llevan dentro.