Vapeadores ¿Una alternativa en la lucha para mitigar impacto del tabaco?

En México hay más de un millón de mexicanos que usan productos de vapeo.

Mientras en algunos países aún se debate sobre las innovaciones y la tecnología para combatir el tabaquismo y el uso tradicional de la nicotina, en otros, como Estados Unidos, se detectan con éxito productos ya aprobados, como cigarros con menos nicotina, e-cigarettes o sistemas de tabaco calentado, que ayudan a combatir la adicción de a dicha sustancia y el mercado ilegal de tabaco. Sin embargo, enfrenta una especial lucha ante los productos de vapeo.

De acuerdo con Mitchel R. Zeller, presidente del Centro de productos para el Tabaco de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés), la autorización de estas innovaciones -cuya edad mínima de consumición a través de cualquier vía subió hasta los 21 años- lograron reducir de forma considerable las cifras de jóvenes que usan estos mismos dispositivos, de 5,4 millones de consumidores en 2019 a 3,6 millones en 2020.

En territorio estadounidense, los problemas que enfrenta el Estado principalmente están ligados al "vapeo" a través de productos ilegales, como dispositivos con dibujos infantiles o en forma de consolas y juguetes; aunque la FDA dio un paso importante en este rubro, con la autorización  en julio pasado de la comercialización de e-cigarettes y IQOS (dispositivo de tabaco calentado de la compañía Philip Morris) debido a que su presencia puede ayudar a mejorar a la salud pública, por su categoría de Producto de Tabaco de Riesgo Modificado (MRTP).


Te sugerimos: Fumadores son los principales transmisores de Covid-19, advierten


"Se les ataca de la misma manera que el tabaco convencional. Debemos ceñirnos a criterios científicos para tomar decisiones.Muchos informes científicos y estudios han mostrado que cambiar del cigarrillo convencional reduce significativamente la exposición del cuerpo a químicos dañinos", aseveró el especialista sobre el debate que aún existe, pese la base científica que respaldan a esos productos.

Así como la importancia de un diálogo para la regularización para la protección de  la salud pública, Zeller considera que la aprobación de alternativas para el consumo de tabaco suponen una potencial herramienta para proteger la salud pública y cierra la puerta de entrada para nuevos consumidores, especialmente a los niños y jóvenes, sectores potencialmente vulnerables ante el tabaquismo.

"Estos productos en particular con la información autorizada, podría ayudar a los fumadores adultos adictos a dejar de fumar cigarrillos de combustión y reducir su exposición a productos químicos nocivos, pero solo si cambian por completo", aseguró el experto.

En México, de acuerdo con Pro-Vapeo Mexico A.C., hay más de un millón de mexicanos que usan productos de vapeo, cigarros electrónicos y otras alternativas al cigarro; y estas innovaciones, significativamente menos dañinas y respaldadas por estudios científicos, les permitieron a la mayoría dejar el cigarro, su calidad de vida y su salud.

"Quienes estaban a nuestro alrededor pensaban que íbamos a terminar enfermando y muriendo por culpa del cigarro. Nosotros los usuarios de productos de vapeo y nuestras familias rechazamos la prohibición a la venta de vaporizadores y cigarros electrónicos impulsadas desde los sectores más politizados de la Secretaría de Salud.

"México no necesita más muertes por tabaquismo. Prohibir, solo hará que la gente fume más cigarros, para beneficio de las empresas tabacaleras", señaló la asociación civil en una carta dirigida a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, legisladores y funcionarios.  

La organización también recordó que en Estados Unidos, Japón y países de la Unión, estos productos se venden bajo reglas claras y con información transparente para el consumidor, mientras que en naciones como Reino Unido, Francia y Nueva Zelanda estas tecnologías se han incorporado a las políticas públicas de Salud como medio de cesación tabáquica.

"Por favor, no nos obliguen a regresar al cigarro... Los vapeadores mexicanos no somos de segunda. tenemos derecho a elegir libremente. Tenemos derecho a dejar el cigarro para siempre", acentuó en la misiva.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca el hecho de que los productos de tabaco que no combustionan representan una opción de menor riesgo de exposición a compuestos dañinos que el cigarrillo convencional, aunque también señala que, en el caso de vaporizadores y cigarrillos electrónicos, son "particularmente peligrosos" para los adolescentes.

"Hay evidencia sustancial de que cambiar completamente el uso regular de cigarrillos de tabaco combustibles por sistemas electrónicos de entrega de nicotina y no nicotina resulta en una reducción de los efectos adversos de corto plazo para la salud de varios sistemas de órganos", señala el organismo.