Perros peregrinos guadalupanos, víctimas del desamor humano

11 diciembre 2017 9:44 pm

Cada 12 de diciembre cerca de siete millones de feligreses acuden a la Basílica de Guadalupe para refrendar su fe a la ‘Morenita del Tepeyac’, pero no todos llegan solos o con algún familiar o amistad. Algunos son acompañados por sus perros, los cuales también viven las peripecias que recorren sus amos.

A pesar de la prueba de lealtad, muchas de estas mascotas quedan a la deriva en el mar de gente que se congrega en el templo mariano, debido a que sus propietarios los pierden de vista o simplemente porque prefieren olvidarlos y dejarlos a su suerte, mientras ellos cumplen con su devota promesa hacia la Virgen de Guadalupe.

Decenas arriban con las caravanas de peregrinos y la mayoría de estos animales acepta -sin saberlo- su sentencia de olvido, porque casi el mismo porcentaje no regresará a su hogar.

Afuera del recinto religioso descansa Sergio junto con otras personas, todos vienen desde Tizayuca, Hidalgo, así como un supuesto perro callejero de color negro que se les unió en el camino y ahora procura no alejarse de ellos. Está postrado a sus pies, también está agotado.

Como la mayoría de los fieles, el hidalguense llegó caminando al templo. Una vez cumplida su manda, planea con sus compañeros regresar a su lugar de origen en camión.

El canino se ganó su cariño y en reconocimiento a su esfuerzo -o quizá por la presencia de El Big Data– el joven de no más de 30 años asegura que no dejará abandonado a su nuevo amigo.

“Estamos viendo cómo nos los llevamos, no lo quiero dejar”.

El perro recorrió 8 horas a pie con el frío de la madrugada y la mañana. Ahora está cansado y espera el momento de regresar. Aunque el viaje de vuelta aún sea incierto para él.

En otro punto del atrio mariano, un feligrés proveniente de Tlaxcala y quien no quiso revelar su nombre estaba acompañado de otro can. El cuadrúpedo ha llamado la atención de dos niños que sí van con el hombre. Ambos llaman insistentes al perro que responde moviendo la cola.

“Es mansito, aquí estaba, no vi si venía con otros peregrinos”, refirió a esta casa editorial al tiempo que aclara que no es suyo, y mucho menos que tenga planes para llevárselo.

Al parecer tendrá el mismo destino que muchos perros que se unen a las caravanas y enfrentan adversidades como tránsito vehicular, frío y sol.

Pero no todo está perdido para estas víctimas del amor guadalupano. La asociación Mundo Patitas organiza cada año un rescate de mascotas olvidadas, operativo que tendrá lugar el día de mañana cuando estos comienzan a deambular en busca de comida y agua.

¿El objetivo de la protectora de animales? Que los dueños tengan la oportunidad de redimir su pecado.

Te puede interesar:

[VIDEO] Frustra policía intento de robo en la CDMX

[VIDEO] Se desata pelea campal en Metro Pantitlán

Pelea campal en Metro Pantitlán fue por robo de celular

Comentarios