La venta de musgo y heno es ilegal; son esenciales para los bosques

Pamela Ventura
noviembre 18, 2017

Durante la temporada decembrina, abunda en los mercados de la Ciudad de México el comercio de musgo y heno para decorar nacimientos y árboles de Navidad; sin embargo, esta venta es ilegal, ya que son especies esenciales en los bosques para la captación de agua.

La importancia del musgo radica en que ayuda a mantener la humedad del suelo, lo que previene la erosión; a la captación del agua y a la germinación de semillas de otras plantas. Además es un microecosistema, es decir, en él habitan más especies de plantas e insectos.

Por su parte, el heno no es una plaga como se piensa; es una planta epífita, es decir, vive sobre los árboles, pero sólo como soporte, ella produce su propio alimento. También es un pequeño ecosistema que captura el agua en menor cantidad, pero su importancia radica en ser una planta.

Paloma Neumann, investigadora del proyecto de Megaciudades de Greenpeace, advierte que el musgo es un componente esencial de los bosques para la captación de agua y, a diferencia de otras especies vegetales, no se cultiva, pues para que germine tiene que haber condiciones climáticas muy específicas, sólo se genera en bosques bien conservados, con mucha humedad y tarda aproximadamente siete años en crecer.

“Al comprar musgo estamos facilitando la extracción ilegal, el deterioro de los bosques, la erosión de los bosques, la reducción de la biodiversidad”, acusa Neumann.

Explica que en la Ciudad de México 70% del consumo de agua proviene de los mantos acuíferos; en el proceso de captación de agua los bosques son fundamentales y a su vez, el musgo juega un papel esencial en este ciclo de la filtración del agua hacia el subsuelo.

“No solamente estamos ayudando a un proceso ilegal con la deforestación de nuestros bosques, también estamos ayudando a empeorar esta situación de crisis hídrica que estamos viviendo en nuestra ciudad y en otras partes del país. Los bosques son relevantes para garantizar el agua potable para todos”, denuncia.

Sin embargo, no existen estimación alguna de la extracción del musgo, pues éste se hace por proceso “hormiga”.

Se obtiene de los bosques de pino, oyamel, encino y pino-encino, los cuales se sitúan en Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Magdalena Contreras, Tlalpan, Milpa Alta.

“Es mucho más común en bosques de pino y de oyamel. Sobre todo de oyamel, son bosques húmedos, por lo que son ideales para el musgo. Y el heno es propio de los bosques de encino”, dice Neumann.

Ante esto, advierte que de acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, la extracción de cualquier especie de bosques es ilegal.

“Cualquier persona puede levantar una denuncia por extracción de musgo o de heno a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), desafortunadamente se concentra en casos más escandalosos y aún así no los atiende”, dice.

Y es que está establecido en Ley que es ilegal la extracción de cualquier material del bosque que no cuente con un permiso y un programa de manejo.