CDMX: santuario de la pareja más longeva de pandas

pandas , el big data mx, big data

1 junio 2017 12:12 pm

Hace 37 años la llegada de los pandas Pe Pe y Ying Ying causó furor entre los habitantes de la Ciudad de México, ya que era la primera vez que una especie de este tipo pisaba suelo mexicano, ahora, la situación es más complicada y la continuación de este linaje parece misión imposible.   

Ante este escenario, médicos y autoridades locales han hecho del Zoológico de Chapultepec una verdadera reserva ecológica para los dos últimos pandas gigantes:  Xin Xin y Shuan Shuan de 27 y 30 años.  

Con la estirpe a cuestas  ambos ejemplares disfrutan de sus últimos años de forma pacífica y con cuidados médicos meticulosos que les permitan vivir de forma digna.   

La avanzada edad de las dos hembras  dificultó su inseminación artificial, donde las autoridades desde 2012 trataron en varias ocasiones de embarazar principalmente a Xin Xin, pero los intentos fracasaron.   

Leer más: Los pandas de Chapultepec tienen los días contados

Ahora, la única forma de continúen los pandas en el Zoológico de Chapultepec es que el Gobierno chino preste una nueva pareja para intentar la reproducción, lo cual no está entre los planes de la administración actual.  

Reconocimiento

En entrevista con El Big Data Mx Claudia Lewy Sánchez Aldana, directora General de los tres Zoológicos de la Ciudad de México reconoce que las pandas tienen un estado salud bueno; sin embargo, sabe que son animales geriatras, es decir animales con edad avanzada.  

“Tenemos a las pandas más longevas fuera de China, y esperamos que nos duren mucho más; su manejo en cautiverio es muy especial, y esperamos que vivan varios años, es un gran logro y queremos seguirles brindando una vida digna”, externó.  

Respecto al Programa de Reproducción Asistida, la especialista aceptó que no hay planes a futuro para que se traigan más camadas de pandas a México, ya que en su lugar se promueve un plan de colección de especies nacionales, aunque aseguró, están abiertos a cualquier negociación de China para un intercambio.  

Por ello, detalló Lewy Sánchez,  que preservar a la última generación de pandas gigantes en la capital del país es una prioridad para la actual administración, sin dejar a un lado la historia y el respeto que se le tienen a estos animales, que se encuentran en peligro de extinción.  

El buen manejo de estas especies ya dio frutos, pues el próximo fin de semana la administración capitalina recibirá un reconocimiento por parte del Gobierno de China por tener a los pandas más longevos.

De casa 

Los pandas del Zoo de Chapultepec tienen una característica que lo diferencía de otros en el mundo: son propiedad de la ciudad y no del Gobierno de China.   

Tanto Shuan Shuan, así como su sobrina Xin Xin  son todavía descendientes de una pareja regalada por China en 1975, antes de que la cesión de estos animales dependiera de acuerdos económicos.

Además, esta camada ha sido la más prolífica, ya que el resultado han sido ocho crías de forma natural, sin necesidad de inseminación artificial. Por ello, con la muerte de ambos animales se acabará con esta cadena.

Una pérdida importante, ya que el panda gigante es considerado un símbolo de la conservación de la vida silvestre a nivel mundial.

Consentidas

A pesar de su edad y el creciente desinterés hacia los zoológicos, Xin Xin y Shuan Shuan continúan siendo las estrellas para el público, donde cientos de visitantes asisten semanalmente a la reserva para mirarlos, al menos  por unos minutos.  

Ambas hembras reciben cuidados especiales debido a su longevidad, que va desde la selección de bambú, las manzanas que se les brinda durante el día y el monitoreo de su salud, esto con un solo objetivo: mantener el máximo bienestar de estos animales.   

Elías García Ramírez —quien lleva poco más de 20 años con la tutela de los pandas— lleva una estricta rutina para el cuidado de los dos ejemplares.

Aunque los manejos y su dieta han cambiado con el paso de los años su rutina en esencia sigue siendo la misma.  

Desde las 8:45 horas se prepara un concentrado asimilado de bambú  que se le brinda a Xin Xin y a Shuan Shuan, el cual se prepara desde una cocina especial. En este lugar lucen tres letreros con la leyenda Panda Kitchen, y dos cuadros más de pandas que comen bambú.  

Entre sus alimentos se encuentran la croqueta mazuri, arroz, manzana y zanahoria y por supuesto el bambú, el cual es seleccionado con antelación.  

“Llevan una dieta muy especial; que va desde la selección del bambú hasta la madurez de las manzanas, son panditas ya geriatras y buscamos que lleven un nivel de vida digno y confortable, queremos tenerlas muchos años más”, sostuvo su cuidador.

Además, la consulta médica es casi un rito para verificar su salud y evitar que enfermen. Elías utiliza un silbato para revisar extremidades, boca y realizar auscultaciones para minimizar estrés, afectaciones y enfermedades en los pandas.  

Con este manejo que se lleva desde 2011 se evitan las jaulas de contención que se utilizaban en años anteriores, lo que mejora la calidad de vida de los pandas gigantes, sostuvo su cuidador.   

Por la tarde,  se les brinda una tercer concentrado de comida, en donde llegan a comer hasta cuatro kilos de bambú por día.

Ya por la noche, la actividad de ambos pandas se reduce y permanecen dormidos durante varias horas. Un ritual que siguen al pie de la letra por varios años y que les ha permitido llevar una vida larga y plena a las dos hembras.

 

Comentarios