Discapacidad intelectual reta la incapacidad empresarial

11 julio 2018 6:00 am

La búsqueda de un empleo no siempre es sencilla, pero si la persona tiene una discapacidad, las dificultades crecen, y si se trata de alguna de tipo intelectual, el reto es mucho mayor.

A pesar de que la discapacidad intelectual no es una enfermedad, sino un estado que acompañará a la persona a lo largo de toda su vida, este sector se ha convertido en uno de los más discriminados debido a los estigmas que los rodean.

Las personas con discapacidad intelectual son llamadas tontos, retrasados, deficientes mentales, discapacitados mentales, mongoles, entre otros términos peyorativos, considerados por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis) como discriminatorios.

No pueden votar, casarse, heredar sus bienes ni donar órganos y, de acuerdo con Conadis, de los casi dos millones de personas con discapacidad intelectual en México, sólo 5% tiene acceso a una fuente de trabajo digno.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en el artículo 123 que ‘toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil’, mientras que el artículo 27 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, de la cual nuestro país es firmante, reconoce el derecho de las personas con esta condición a trabajar en igualdad con las demás.

Sin embargo, esto no se ve reflejado en la realidad, lo que genera exclusión social, discriminación y aislamiento, así como problemas económicos dentro del núcleo familiar.

La importancia del empleo

Nadine Shopie Lozano Dodier tiene un grado de discapacidad intelectual moderado; fue calificada como responsable, comprometida y políglota, ello gracias al apoyo de  su familia y del Centro de Atención a Adultos con Discapacidad Intelectual Dependiente del Centro Laboral México (Celamex).

En 2016, esta mujer, quien es madre de Carlos (quien presenta un grado de discapacidad intelectual profundo), demostró sus diferentes habilidades y capacidades en las áreas laborales de Abengoa México, llevando a cabo todas las tareas encomendadas como asistente de oficina.

Sin embargo, el año pasado Nadine y su familia tuvieron que partir rumbo a Querétaro, debido al estado de salud de su madre, la pintora de origen canadiense Louise Dodier, por lo que tuvo que renunciar.

Antes de partir, las fundaciones Focus-Abengoa, Personas, Educación y Comunidades Comprometidos con el Desarrollo (PEyC), y el empresarial de Abengoa destacaron su entrega.

Durante esta etapa, Nadine cumplió con su objetivo principal, sentirse útil, responsable y capaz en el ámbito laboral, pues siempre tuvo el interés de entrar a este campo lleno de oportunidades y grandes retos para crecer como persona dentro y fuera del campo formativo-laboral.

En la actualidad se encuentra en busca de trabajo en la citada entidad del centro del país, con el fin de continuar con su desarrollo laboral.

****

Para las personas con discapacidad intelectual, el trabajo significa un modo de realización personal.

Entrevistados al respecto por el Conadis aseguraron que tener un empleo es una manera de sentirse útiles para la sociedad. Los empleadores los califican como más responsables, maduros y serios, y ellos, al obtener un salario, se vuelven más independientes.

Sin embargo, a pesar de que en México se han implementado programas y políticas para que se realice la inclusión obligatoria de esta población, gran parte de los empleadores no se sienten familiarizados con la condición o no tienen conocimientos sobre cómo abordarla, por lo que mantienen su negativa para contratar a estas personas.

La realidad es que no se necesitan condiciones especiales para emplear a una persona con discapacidad intelectual, pero los prejuicios y el miedo evitan que sean contratadas con facilidad.

Por ello existen organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil dedicadas a promover el empleo de este sector de la población  a través de programas de responsabilidad social o talleres, pero el reto es grande.

Otro factor en esta problemática es la misma ignorancia de las familias, que ven a los integrantes de dicho grupo  como seres indefensos o imposibilitados de llevar a cabo tareas complejas, seguir instrucciones o mantener alguna disciplina.

¿Qué se hace para mitigar la problemática?

El director de Centro Laboral México (Celamex) IAP, Alfredo Lira, señaló que para impulsar la incorporación de personas con discapacidad intelectual al campo laboral, brindan capacitaciones basadas en el modelo de competencias, mediante el cual se detectan sus virtudes más destacadas.

En entrevista para El Big Data destacó que el principal objetivo es que estas personas puedan salir adelante por sí solas y hallar algún tipo de empleo.

En ese mismo sentido, el coordinador de Desarrollo y Vinculación, Rubén Rosendo Carvajal, indicó que se llevan a cabo distintos acuerdos con organizaciones y empresas para  impulsar la contratación.

Destacó que con el Centro de Atención a Adultos con Discapacidad Intelectual Dependientes (CAADID) se pretende  generar un impacto social para ayudar a los beneficiarios y sus familias a alcanzar un desarrollo óptimo.

Destacó que hay asociaciones como la Confederación Nacional de Organizaciones en favor de la Persona con Discapacidad Intelectual, AC (CONFE), de la cual Celamex es miembro, donde se impulsan iniciativas que ayuden a los jóvenes a ingresar al campo laboral.

Entre las acciones, explicó, está la aplicación de un simulacro electoral en el que las personas con discapacidad debieron de presentar su credencial del INE, lo que fomenta cierta disciplina al tener en orden sus documentos a la hora de pedir trabajo.

Granito de arena

Celamex arrancó un proyecto en el que se prevé enseñar a las personas con discapacidad intelectual el uso de nuevas tecnologías (cómputo, uso de internet y robótica, entre otros), así como incluirlos en temas de innovación social, como es el emprendimiento.

Alfredo Lira, su director, señaló que con la combinación de ambas se busca que las personas con discapacidad intelectual sean autosuficientes a través del autoempleo, creando un negocio propio.

Consideró que el contexto social afecta a todos por igual y la inclusión laboral de este grupo es algo nuevo que se ha dado gracias a los espacios que han abierto organismos de la sociedad civil, de la academia, así como gubernamentales, con el fin de combatir los rezagos en la materia.

“Difícilmente es un tema que se haya podido abordar con plenitud, con una visión integral,  pero ya se avanza a cuentagotas y nosotros estamos aportando nuestra parte para crear un ambiente ideal’”, resaltó.

Comentarios