[VIDEO] Salar de Uyuni, irreal lugar para caminar sobre nubes

19 junio 2018 8:03 pm

En este lugar el suelo se confunde con el cielo. Se llama Salar de Uyuni, un desierto con una superficie de 10 mil 582 kilómetros cuadrados ubicado al suroeste de Bolivia, al que miles de personas llegan cada año para sentir el vértigo que se siente pisar una superficie que parece conducir directo a un precipicio.

Seguro que alguna vez has visto que algún conocido o extraño en Facebook postea alguna foto de este lugar, pero como muchos has creído que se trata solo de una edición en Photoshop, pero no es así, el lugar es real y encantador, tanto que no puedes perder la oportunidad de ir al menos una vez en la vida, créenos cuando te decimos que regresarás con experiencias y fotos fantásticas.

El Salar de Uyuni genera una sensación de espejo asombrosa, por tanto todo lo que hay en el cielo quedará reflejado en el suelo. Este maravilloso efecto óptico se crea por los componentes que existen en el agua del lugar como litio, potasio, boro y magnesio.

 

De acuerdo con información del gobierno de Bolivia el Salar de Uyuni tiene 10 mil millones de toneladas de sal, de las cuales se extraen 25 mil al año.

Cifras oficiales  indican que el Salar de Uyuni es el principal destino turístico de Bolivia al recibir por año 60 mil personas, sin embargo se le puede visitar muchas veces, pues el desierto siempre es diferente porque el cielo siempre es diferente.

 

Pero el bello espejo natural del cielo no es lo único que  se puede observar aquí, el sitio es el criadero de tres especies, flamenco austral, la parina grande y la parina chica, así como una amplia variedad de  cactus gigantes que llegan a los 10 metros de altura.

También cuando estés aquí puedes visitar un lugar de resguardo de momias, encontradas en una caverna al borde del salar.  ¿Te animas a ir?

¿Cuánto cuesta ir al Salar de Uyuni?

De acuerdo con el sitio de Expedia un vuelo redondo más hotel tiene un costo aproximado de 23  mil pesos si se adquiere con un mes de anticipación.

Comentarios