Suspenden desalojo en unidades habitacionales de la Barranca de Tacubaya

4 junio 2018 10:19 am

El gobierno federal suspendió temporalmente la evacuación de las cuatro unidades habitacionales del Campo Militar 1-F, en la Barranca de Tacubaya, en donde viven al menos 400 familias.

En marzo, las autoridades militares comunicaron un ultimátum a los uniformados que ahí viven, pues el terreno de la Barranca de Tacubaya, en la delegación Álvaro Obregón, fue desincorporado de los bienes de la nación y se vendió a un particular.

Debido a que se planteó el derribo de las cuatro unidades habitacionales para la construcción de un complejo de departamentos de lujo, los militares debían dejar sus viviendas para ser reubicados en otros inmuebles.

“Ahorita se suspendió eso hasta nuevo aviso, en un principio nos dijeron que teníamos que desalojar los departamentos una vez que terminara el ciclo escolar, pero ahora nos dijeron que nos podemos quedar otro tiempo.

“En un principio nos encontrábamos muy nerviosos porque teníamos que buscar otro lugar para vivir, pero nos dijeron que podemos estar un tiempo más aunque no dijeron cuánto”, relató Imelda, vecina de la unidad militar.

De acuerdo con vecinos, en la unidad militar también hay trabajos de perforación para colocar una columna del Tren Interurbano México- Toluca, en un lugar donde había bodegas provisionales.

Indicaron que se tiene previsto derribar la escuela de materiales de guerra, toda vez que este espacio será usado para la construcción del tren.

El Big Data documentó que se pretende cambiar el uso de suelo de los terrenos de la Barranca de Tacubaya, para convertirlo en mixto, y permitir el desarrollo inmobiliario.

Esto permitirá que al interior de la zona boscosa se construyan complejos habitacionales que colindarán con el Tren Interurbano México-Toluca.

Se estima que en las unidades habitacionales militares existen alrededor de 400 departamentos que son ocupados por igual número de familias.

De acuerdo con el representante vecinal, Humberto Morgan, las autoridades federales también tienen previsto derribar la escuela primaria Venustiano Carranza donde estudian alrededor de 600 niños.

“Tenemos una serie de problemas con la venta de las barrancas, en primer lugar van a destruir parte de la zona boscosa y un drenaje natural, pues la barranca acumula gran parte del agua de lluvia para llevarla al subsuelo y si se comienzan a construir complejos de lujo comenzará un serio daño al ecosistema.

“Después tenemos el tema de vivienda con la gente que se ha quedado aquí durante años y que de un momento a otro simplemente les piden desalojar su casa, además de que se pretende derribar un centro educativo”, refirió Morgan.

Preparan cambio de uso de suelo

En el Campo Militar 1-F, ubicado al interior de la barranca, hay 29 inmuebles, entre los que destaca una fábrica de cartuchos, depósitos de pólvora, de cohetes de aeronáutica, ensambladora de vehículos militares, una planta de estifnato de plomo, almacenes de municiones; una fábrica de pintura y un stand de tiro con pistola.

También se ubica un polideportivo, una unidad médica, una célula de bomberos, un centro de investigación, comedores comunitarios y otros servicios.

En total, el Gobierno federal puso a la venta 127 hectáreas correspondientes a la Barranca de Tacubaya, el acuerdo fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 2 de octubre del 2017.

La barranca está catalogada por la Ciudad de México como un área de valor ambiental y una de las últimas áreas verdes de la capital, que no ha sido invadida por la mancha urbana.

De acuerdo la documentación sobre el procedimiento, la Secretaría de la Defensa Nacional, encabezada por el General Salvador Cienfuegos, conformó un comité que se encargará de la venta de esta área verde.

En los documentos se lee que dicho comité trabaja desde agosto del 2017 en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), así como con el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) para crear un Plan Maestro que permita obtener el cambio de uso de suelo y así potencializar el valor de venta del inmueble.

Comentarios