Royal Prestige; una deuda que nunca termina

16 mayo 2018 6:15 pm

Los esquemas piramidales y los mercados multinivel se disfrazan de muchas y varias formas para captar incautos que de buena fe creen en lo que les prometen y acaban enredados en un sinfín de estafas en las que son víctimas y victimarios a la vez, esto último cuando se trata de vendedores.

Coaching coercitivo, compra y venta de productos nutrimentales, comercialización de ollas de acero quirúrgico son algunas de las formas en las que estos estos fraudes llegan al consumidor promedio.

Si quien ofrece tal o cual producto que va a cambiar tu vida es un conocido o alguien que parece confiable ¿por qué no creerle? finalmente no se trata más que de comprar un artículo y pagarlo. Sin embargo, la realidad es un poco más compleja.

Leer más: Sectas coaching, la nueva peligrosa forma de estafar en México

Tal es el caso de Royal Prestige, una empresa especializada en la venta de artículos de cocina como ollas, sartenes, cuchillos y diversos utensilios. Esta marca es una filial de la empresa Hy Cite Enterprises.

El método de captación de clientes de este negocio es sencillo: en los supermercados colocan stands en los que uno o dos vendedores ofrecen a los transeúntes boletos para una rifa, en la que, de resultar ganadores, un ‘chef’ acudirá al domicilio del afortunado que logre llevarse el premio y le cocinará ‘a él o ella y a toda su familia’.

Hasta aquí todo parece una competencia en la que ser el elegido o elegida es cosa del azar, sin embargo, si alguna vez te has sentido frustrado por no ganar nunca nada no será lo que te ocurra si entras a la terna de Royal Prestige; aquí todos ganan y todos reciben su premio, una deliciosa cena preparada por un profesional de la cocina.

 

Una probadita nada más

Dos o tres días después del encuentro en el supermercado el consumidor recibe la llamada. “Felicidades después de realizar nuestro sorteo resultó ganador, un chef se presentará en su casa para hacerle una demostración de nuestros productos y ofrecerle una cena para usted y seis personas”.

Después de que se acuerda la fecha en la que se llevará a cabo la demostración el probable cliente de Royal Prestige debe esperar el plazo para recibir su premio. Algunas veces desde este punto la empresa comienza a incumplir su promesa y nunca se presentan en el domicilio del supuesto ganador.

Si la demostración se lleva a cabo en ella se ofrece invariablemente el mismo platillo: pollo a la jardinera. Según varios usuarios de internet que relatan sus experiencias con la marca en páginas como Apestan.com, el foro La Defensa del Deudor, blogs e incluso en las diversas páginas de Facebook de Royal Prestige, la empresa comercializadora de utensilios de cocina usa el miedo como arma para lograr ventas.

Selene Ruiz comenta en la página Apestan.com; “Me llamaron diciéndome que en una rifa de una expo me había ganado una cena en mi casa. Donde un chef acudiría a cocinarnos de manera gratuita a mí y a todos los integrantes de mi familia. La visita se llevó a cabo y la “chef” muy hábil me logro convencer de que los utensilios que uso en mi casa pueden causar cáncer y los suyos no”.

Otros usuarios comentan que después de la visita les ofrecen otros premios si proporcionan los datos de varios conocidos o familiares que deseen una demostración, Diana Berenice lo relata así en una de las páginas de Facebook de la empresa.

“Hace 15 días vinieron a hacerme una demostración, me pidieron números de teléfono para visitar a mis contactos y yo ganarme un premio si 4 recibían la visita, para no hacerme válido el premio, dejaron plantada a mi último contacto”, afirma.

Leer más: “No somos sectas”: los coaching cambian vidas

En el blog P3lUZa se enumeran otros métodos de introducción a los hogares como engañar a los propietarios de la vivienda diciendo que vienen de parte del gobierno para enseñar a la población a llevar una alimentación más sana, que son encuestadores, que han ganado una comida gratis, entre otras cosas.

Al usar cualquier tipo de engaño para meterse a las casas jamás mencionan lo primordial: que venden ollas y a un alto costo.

En las demostraciones que el supuesto chef de Royal Prestige hace ofrece una sesión de limpieza para que al espectador le quede claro por qué sus ollas y sartenes son malos y los de la compañía buenos.

El truco está en hervir agua con bicarbonato en ambos utensilios, después obligan al anfitrión de la casa a probar el agua hervida de ambos recipientes. Todos los usuarios que denuncian haber caído en la estafa de Royal Prestige indican que el agua de su pertenencia sabe horrible comparada con la que se hirvió en el producto de la marca.

Si la persona o personas a las que han dado la demostración no se convencen de comprar las ollas, el ‘chef’ les solicitará, de manera acosadora y reiterativa, cuatro números telefónicos y direcciones para hacer visitas de la misma clase.

Es muy difícil negarse ante la insistencia y acoso, sin embargo si se consigue el probable cliente habrá librado a él y a sus conocidos de lo que viene a continuación de cerrar una venta.

El comienzo de un camino de deudas infinito

Las quejas acerca del sistema de pagos y cobranza de a filial de Hy Cite Enterprises se acumulan por cientos, sino es que miles, en las redes sociales y páginas que denuncian fraudes.

Pero ¿Por qué hay tantas quejas y acusaciones de fraude? Los clientes de Royal Prestige lo detallan en cada publicación en la que dicen sentirse poco más que estafados.

Cuando una persona firma un financiamiento con esta compañía, generalmente a 30 meses, tiene cinco días hábiles para retractarse de su decisión, sino deberá recibir los productos y pagar en tiempo y forma.

Un gran porcentaje de las quejas vertidas en los comentarios de una publicación en la página La Defensa del Deudor giran alrededor de la imposibilidad de cancelar contratos con Royal Prestige a pesar de estar en el plazo para hacerlo.

Yazmin Olvera relata en su comentario en la página anteriormente mencionada que a pesar de estar dentro de los cinco días para cancelar el vendedor no le contestaba el teléfono. El motivo de la suspensión de su compra era la incapacidad de pago que tenía.

Varios de los testimonios vertidos en estos sitios mencionan lo mismo. Otros tantos revelan otro problema en torno al cumplimiento del calendaio de pagos.

El financiamiento se ofrece a los clientes para que paguen una fuerte cantidad, hasta 14 mil pesos, en abonos pequeños, desde luego con algún interés.

No obstante, el problema no son los intereses, que desde que se firma el contrato se aclara que éstos se pagarán, sino la cantidad de dinero extra que se termina pagando por todas las estrategias encubiertas que la empresa usa para que la deuda que se adquiere con ellos sea un cuento de nunca acabar.

Una usuaria identificada como Ladykacris narra en un foro a quien guste leerla su experiencia comprando Royal Prestige.

Leer más: ¿Cómo diferenciar a un coaching de las sectas?

“Mi madre y yo caímos ingenuamente en la trampa de esta empresa, firmamos el famoso contrato y hasta hoy me doy cuenta de la clase de “empresa” que son. El vendedor nos había dicho que el total de la compra era de 14 mil y pico en “pagos chiquitos” a 30 meses, pero haciendo bien las cuentas, resulta que en realidad son $ 22200 MX. Sólo dimos $750 de anticipo y mi mamá firmó la orden de compra junto con otros papeles que tontamente no vimos qué eran ni qué decían, y que el vendedor se quedó; sólo nos dio una copia de la orden de compra”, afirma.

Pero esta internauta no es la única que se queja de que las ollas cuestan más de lo que el vendedor les dice al principio, incluyendo los intereses. Otros usuarios también comentan cómo es que su deuda con esta empresa crece día a día.

Por ejemplo Jessica Morales indica en su relato que la vendedora le indicó que la olla costaba 5 mil 980 pesos, y que aunque llevan pagados 5 mil 082 pesos ahora la empresa dice que deben intereses, más de 4 mil pesos después de 19 pagos, a pesar de que han respetado el calendario de abonos.

Y es que los clientes de Royal Prestige reciben los productos en su casa y después no vuelven a ver al vendedor, cada mes se les hace llegar una papeleta con la que podrán realizar el pago mensual de sus productos, sin embargo, varios acusan que estas papeletas siempre llegan con un mes retraso lo que provoca que estén en moratoria constante.

A pesar de pagar mes con mes los clientes siempre reciben la misma clase de llamadas en las que se les indica que del total que debían apenas han abonado una pequeña parte y que tienen una deuda considerablemente mayor que deberán pagar si no desean ir al buró de crédito.

A parte del esquema que la empresa utiliza para que la deuda nunca se acabe, los clientes se enfrentan a la deshonestidad de los vendedores y sus prácticas poco éticas para obtener dinero extra de las ventas.

Una usuaria anónima de Apestan.com asegura que el vendedor de estos productos les pidió que adicionalmente a lo que ya le habían comprado, una batería de cocina completa, fingieran que compraban un extractor de jugos por que con eso ganaría el premio al vendedor del año, pero que él liquidaría la deuda. Sin embargo eso no sucedió y durante los meses subsecuentes la usuaria y su esposo recibieron llamadas hasta que decidieron pagar el extractor.

Otras personas aseguran que a pesar de haber hecho pagos, los productos no les fueron entregados jamás por los vendedores pero que el área de cobranza de la empresa los acosaba diciendo que tenían algo por lo que no pagaron.

Ante estos escenarios lo mejor es cada que se va adquirir un producto, sea cual sea éste, pedir referencias de la compañía, especialmente si son cosas que se adquieren con vendedores y no en un establecimiento, y revisar los contratos y las condiciones de pago minuciosamente y no dejarse intimidar por un comerciante demasiado insistente.

Te puede interesar:

Renuncia de Zavala es un acto de desesperación, dice AMLO

 Reacciona Anaya a renuncia de Zavala… ‘Es una mujer valiente’

[VIDEO] No me bajaré del caballo como Margarita, reitera ‘El bronco’

Comentarios