[OPINIÓN] La trascendencia ambiental de la reforma política

16 mayo 2018 12:50 pm

Como consecuencia de la reforma política de la capital del país se generó un importante reajuste de funciones en algunas dependencias del Gobierno local.

Tal es el caso de la Agencia de Gestión Urbana, pues, derivado de la nueva Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos, esta dependencia será responsable de establecer los mecanismos de coordinación con la autoridad federal para la inspección y supervisión de las plantas de tratamiento, así como de establecer políticas públicas relacionadas con la reducción y el aprovechamiento de residuos sólidos.

En una ciudad con un crecimiento poblacional acelerado y muy poca planeación, la generación de residuos y desechos sólidos representa un gravísimo problema no sólo ambiental sino también en materia de salud, por lo que su regulación y supervisión resulta fundamental para impulsar cualquier política seria en materia de desarrollo social y urbano.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Medio Ambiente, en 2016 se generaban diariamente 920 toneladas de residuos sólidos. Entre las demarcaciones con mayor generación de residuos estaban Iztapalapa, Gustavo A. Madero y la delegación Cuauhtémoc.

Alrededor de 48% (el mayor porcentaje) de residuos proviene de los hogares, 26% es generado por comercios, 14% proviene de lugares relacionados con servicios como centros de espectáculos, oficinas públicas y centros educativos.   

Si bien es cierto que desde 2004 la ley establece la separación de residuos, la realidad es que esto está lejos de llevarse a la práctica. Hoy en día, la cultura de separación de residuos en orgánicos, inorgánicos (reciclables y no reciclables) y los desechos de manejo especial, como los clasifica la autoridad, no ha terminado de permear en la sociedad y aún son pocas las familias o las instituciones que se toman la molestia de hacer esta separación.

Foto: José Luis Villa. Con la nueva Norma 024, los barrenderos de la ciudad recolectan la basura inorgánica reciclable como cartón, plástico y latas de aluminio.

Es en este contexto que la Agencia de Gestión Urbana toma la responsabilidad del aprovechamiento de residuos sólidos en la capital. La tarea es titánica, la dependencia deberá valerse de cualquier recurso a su alcance para impulsar una política sustentable y que fomente la corresponsabilidad tanto de la sociedad civil como de las autoridades municipales. Lo que es un hecho, es que los resultados de esta decisión no necesariamente podrán palparse en el corto plazo, pues será necesario ver si la autoridad legislativa dotará a la dependencia de las herramientas necesarias para cumplir su encomienda o si simplemente habrá de administrar el grave problema de residuos sólidos que tenemos en la actualidad.

Comentarios