Delegación Cuauhtémoc regulariza a 9 mil ambulantes

11 mayo 2018 8:02 pm

Aunque el comercio informal en la delegación Cuauhtémoc ha aumentado, una parte de los vendedores ambulantes ha optado por regularizarse pagando su derecho a trabajar en la vía pública.

De acuerdo con el jefe delegacional, Rodolfo González, al inicio de la administración de Ricardo Monreal había nueve mil vendedores regularizados en el Sistema de Comercio en la Vía Pública (SISCOVIP) y hasta el momento se tienen contabilizados un total de 12 mil ambulantes que pagan una cuota al Gobierno de la Ciudad.

Sin embargo, al inicio de la administración se tenía contabilizado 12 mil vendedores ambulantes sin regularizar y a decir del funcionario la cifra sigue igual hasta la fecha.

Foto: El Big Data

Los ambulantes que ya han sido regularizados representan una gran fuente de ingresos para las arcas públicas de la Ciudad de México, tan sólo en el 2017 la Secretaría de Gobierno captó un total de 56 millones 129 mil 823 pesos.

De ellos la delegación Cuauhtémoc aportó 4 millones 923 mil pesos, sin embargo, la ex secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, reconoció en diversas ocasiones que aún falta mucho por mejorar el padrón de ambulantes y la recaudación del pago de derechos.

Te sugerimos: Ambulantes de Tepito arrebatan espacios rehabilitados en Eje 1 Norte

Para el delegado Rodolfo González, en Cuauhtémoc la tarea que ha implementado la administración iniciada por Ricardo Monreal es la contención de los comerciantes de la vía pública, pues asegura que debe armonizar tres derechos humanos, el derecho al trabajo, el derecho a la movilidad peatonal y el derecho de la propiedad legítima de los comerciantes dentro de un inmueble.

“La posición de la delegación es no criminalizar el comercio en la vía pública, pero tampoco permitir el desorden, que se desborde, la nueva Constitución de la Ciudad de México ya no los cataloga como comerciantes de la vía pública sino como trabajadores del espacio público, lo cual está bien, pero el tema es evitar el desorden y el desbordamiento del comercio.

“Como delegación actualizamos el registro de quién es quién, dónde están y qué giros ofrecen, los que ya están deben observar las reglas de seguridad y protección civil así como de salud pública porque la mayor parte de los puestos son de comida, paralelamente hablamos de contener este comercio, ese padrón, ese registro que está en permanente actualización nos va a servir para los que ya están y aquéllos que no estén ahí habrá que contenerlos, es decir que no se instalen”, dijo González.

Foto: El Big Data

 Los ambulantes son regulados por las delegaciones a través de una plataforma Siscovip, cada uno de ellos obtiene un registro en el que pagan de 5 a 30 pesos diarios dependiendo el tamaño que ocupen en la vía pública.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Gobierno, al 12 de diciembre del año pasado se tenía registrado en la base de datos a 87 mil 843 comerciantes en las 16 delegaciones.

Para David Baltazar, ex presidente el Colegio de Urbanistas de la Ciudad de México, ésta regulación no aplica para todos los comerciantes en la vía pública, pues existen vacíos legales que le permiten trabajar a los food trucks.

“Esta nueva forma de comercio ambulante que ha sido muy bien recibida por las juventudes en colonias como Condesa, Roma, Polanco y algunas zonas turísticas como en Xochimilco, están operando bajo la ilegalidad porque no entran en el programa del Siscovip y por lo tanto no pagan al gobierno.

“Su operación se lleva a cabo principalmente en las zonas de parquímetros, al ser un vehículo pagan el parquímetro y automáticamente tienen derecho a ocupar un espacio en la vía pública, si se les acaba el tiempo nadamás se cambian de esquina y siguen trabajando”, detalló Baltazar.

Vecinos del perímetro B del Centro Histórico que comprende las avenidas Circunvalación, Eje 1 Norte, Paseo de la Reforma y el Eje Central Lázaro Cárdenas, aseguran que el desdoblamiento de ambulantes les impide salir de sus propios domicilios.

En la calle República de Argentina los vecinos tienen constantes problemas con los ambulantes, pues los pasillos para ingresar a su hogar son mínimos o en algunos casos no existen.

“Se supone que la delegación Cuauhtémoc pactó con los ambulantes que deben de respetar las entradas y salidas, pero la realidad es otra, en algunas escuelas las puertas se encuentran cercadas por los ambulantes, en el sismo de septiembre los niños no podían salir de tantos comerciantes.

“No nos respetan ni las entradas de las casas, lo peor es que las lonas de sus puestos provoca que los delincuentes se escondan debajo de las lonas y las cámaras de vigilancia los pierdan de vista”, reprochó Juan Vázquez, vecino de la colonia Centro.

Comentarios