#Crónica. Candidatos a Jefatura de Gobierno llegan ‘filosos’ al segundo debate

16 mayo 2018 10:37 pm

El reto de Alejandra Barrales a Mikel Arriola para renunciar a su candidatura si comprueba que tiene un departamento de lujo en la colonia Polanco, tal como la ha acusado el priista durante su campaña, calentó los ánimos en el segundo debate de candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Con contestaciones como “mientes Mikel” y “yo no tengo un suegro que me mantenga como a ti” Barrales reventó tras varios señalamientos del ex director del IMSS por actos de corrupción y enriquecimiento ilícito.

El primero había sido compartido, pues acusó a Barrales y Sheinbaum de ser parte de gobiernos que llevaron a la Ciudad de México al último lugar de competitividad. Ninguna de las dos aludidas respondió.

Lo intentó una segunda vez, solo contra Sheinbaum a quien reclamó haber autorizado la construcción del puente de Los Poetas, en Álvaro Obregón, causando un grave daño ambiental en beneficio de desarrolladores inmobiliarios. Éste sí logró la atención de la aludida quien tajante solo le dijo “mientes Mikel”.

Arriola cambio de objetivo y aprovechando que Barrales presentó su tarjeta de apoyo a la “jefas”, le dijo que repartirlas era delito electoral, la aludida respondió que más bien atendiera a su candidato presidencial, José Antonio Meade, quien también las ha propuesto. “ustedes las están mal copiando”, refutó.

Tras el reto, Arriola tenía tiempo disponible para responder si lo aceptaba o no, y prefirió dar paso al siguiente tema.

-El sismo y las culpas-

Al abordar el tema de la reconstrucción tras el sismo del 19 de septiembre del 2017, el blanco, al igual que su atuendo, fue Claudia Sheinbaum.

Barrales, Arriola, Lorena Osornio la candidata sin partido y Purificación Carpinteyro de Nueva Alianza la culparon de la tragedia y a nombre de los padres de niños que perdieron ahí la vida, le advirtieron que es la responsable y debe estar presa por ello.

La candidata de Morena calificó como una vileza que utilicen el tema con fines políticos y electorales, aseguró que nunca se escondió y que el programa de reconstrucción integral fue inmediato, en comparación con otras demarcaciones en donde también hubo daños.

Al finalizar, la abanderada de Morena aseguró que los ataques en su contra son por los 20 puntos de ventaja que tiene sobre los demás y que la colocan como la próxima Jefa de Gobierno.

A diferencia del primer debate, en este segundo los candidatos se mostraron más preparados en torno a los temas a discutir, fueron más incisivos y directos en sus señalamientos, a tal grado que Barrales le agradeció a Sheinbaum llevarse a Morena a “lo peor” que tenía el PRD, entre ellos a Carlos Imaz, con quién estuvo casada y fue encarcelado por delitos electorales.

“Quién quiere hablar de los ex maridos” respondió con desdeño la aludida.

Quien también se mostró con más preparación fue la candidata sin partido, Lorena Osornio, con un discurso un poco más elaborado, pero cuando intentaba improvisar le cambiaba el ritmo a tu vez y de nuevo el nerviosismo, largos silencios y desconexión en el discurso volvieron a aparecer.

La candidata del PVEM, Mariana Boy, pese a presentar propuestas claras y viables para la ciudad, al no estar involucrada en los fines y diretes se perdió en el debate.

Marco Rascón, del Partido Humanista, centró sus participaciones en descalificar las propuestas de los demás y aseguró que todos son el resultado del “lopezobradorismo”.

Invitó a todos los candidatos a comer el 1 de julio, en el Salón Los Ángeles, para dar un mensaje de unidad.

Mientras que Purificación Carpinteyro, con una sobrada energía, reclamó que le robaban sus ideas e invitó a los jóvenes a sumarse a su propuesta para gobernar juntos la ciudad.

Comentarios