Trabajadores del Metro piden a Contraloría auditar a Gaviño

6 marzo 2018 4:40 pm

Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (STC) exigieron que la Contraloría General de la Ciudad de México realice una nueva auditoría en la que participen técnicos expertos en vagones, luego de que se reveló la existencia de irregularidades en el proyecto para rehabilitar 105 trenes que eran obsoletos.

En esta casa editorial reportamos que a mediados de 2017 el organismo reportó nueve mil millones de pesos por concepto del aumento tarifario, de los cuales se ejercieron siete mil 534 millones de pesos.

Después de que se publicara esta información, fuentes del Metro explicaron a El Big Data que la Contraloría General únicamente realiza sus inspecciones con base en documentos, y por lo general no revisa físicamente las irregularidad que las contralorías internas detectan, como el caso de las compras de refacciones que realiza el STC-Metro.

Leer más: Auditoría detecta malos manejos en Fideicomiso del Metro

En caso de que el órgano regulador del Gobierno central no lleve a cabo un nuevo procedimiento, existe el riesgo de que la auditoría hecha por el área de control interno del STC-Metro quede en el olvido, al verse rebasada por el informe que presentó Jorge Gaviño a su salida como director general.

“El ex director del Metro, Jorge Gaviño, quiere irse con las manos limpias. Entregó al Gobierno de la ciudad únicamente algunas de las remodelaciones que hizo al interior del Metro, como la compra de ventiladores y escaleras eléctricas o la remodelación de la Línea 1, pero después de eso la Contraloría no hace ninguna inspección y se necesita que verifique por qué hay irregularidades en la reparación de los trenes”, cuestionó un trabajador del STC, quien pidió el anonimato.

Foto_Big_data_José_Luis-Villa

Al usar técnicos en la auditoría se podrá constatar si en realidad se compraron las piezas y refacciones necesarias para la reparación de los trenes, acciones para las que se destinaron mil 534 millones de pesos del dinero de los ciudadanos.

La Contraloría General podría pedirle a Gaviño que comprobara los gastos en herramientas y piezas de recambio, y no sólo los pagos administrativos que sí reportó.

Leer más: Incumplió Gaviño con proyectos para mejorar el servicio del Metro tras aumento de tarifa

La reparación de los convoyes fue uno de los compromisos que el Metro asumió después de incrementar dos pesos a la tarifa. El plan contempló la creación de un Fideicomiso Maestro (Fimetro), que serviría como garante para financiar 11 proyectos de mejora, entre los que estaba la rehabilitación de 105 trenes.

-Temen desvíos-

La compra de refacciones está a cargo de la Subdirección General de Mantenimiento, encabezada por Jorge Jiménez Alcaraz, quien es brazo derecho de Jorge Gaviño y actual director interino del Metro.

Jiménez Alcaraz estuvo a cargo de esta subdirección desde el 12 de septiembre del 2015 a finales de febrero de este año, en la página del Metro, su cargo se encuentra vacante. Periodo en el que la contraloría interna detectó irregularidades sobre el monto presupuestal gastado y el reporte físico de avance para la reparación de los trenes varados, como dio a conocer El Big Data.

Foto_Big_data_José_Luis-Villa

De acuerdo con el portal del STC, la dirección a su cargo se encarga del mantenimiento y conservación de las instalaciones fijas así como la reparación de los trenes.

Leer más: Diputados investigarán anomalías de auditoría del Metro

Asimismo maneja el Programa Operativo Anual y el presupuesto de egresos, por ello, los trabajadores presumen que pudo ocurrir un desvío de recursos orquestado desde la oficina de Jiménez Alcaraz.

“Jorge Jiménez Alcaraz estaba como subdirector general de mantenimiento y tiene a su cargo la gerencia de instalaciones fijas, gerencia de obras y la dirección de material rodante, en ésta se encargan del mantenimiento de los trenes y ahí puso a Emilio Zúñiga que es un arquitecto y no tiene experiencia sobre cuestiones eléctricas y mecánicas de los trenes.

“Lo que hace Jiménez Alcaraz es desviar los recursos a la dirección de material rodante porque resulta más difícil rastrear la compra de refacciones, y ahora resulta que va a ser el nuevo director del Metro porque es la mano derecha de Gaviño”, dijo una de las fuentes.

El Big Data dio a conocer que la Contraloría del Metro elaboró una auditoría en la que se determinó que existen irregularidades en la recuperación de 105 trenes, que también era un compromiso del FIMETRO.

Leer más: Será Jorge Jiménez Alcaraz el titular interino del Metro

El reporte, detallado en nueve hojas, apunta que al menos 72 trenes debieron ser reparados entre octubre de 2014 y junio de 2017, pero hasta septiembre del año pasado, la Contraloría Interna del STC sólo detectó que 28 trenes habían sido rehabilitados, y algunos reparados recursos que no procedían del Fimetro.

La Contraloría también determinó que era mejor comprar 55 trenes nuevos en lugar de reparar 105 trenes viejos, pues la reparación de un convoy obsoleto cuesta 165 millones de pesos en promedio y el valor de un tren nuevo era de 225 millones de pesos.

-Trenes circulan al límite-

El STC transporta a 5.5 millones de personas todos los días, por lo que haber mantenido 105 trenes parados por falta de refacciones o de presupuesto para su rehabilitación fue un golpe directo a la calidad del servicio.

Debido a que los trenes no funcionan en óptimas condiciones y en algunos casos se descomponen a la mitad del trayecto, los usuarios son obligados constantemente a evacuar la estación para buscar otro tipo de transporte.

Foto_Big_data_José_Luis-Villa

“Hoy tuvieron que sacar a la gente de la estación Xola, de la Línea 2, todos los usuarios fueron desalojados debido a una falla mecánica en los convoyes.

“Los más perjudicados son los usuarios, quienes pagamos una tarifa que no corresponde al servicio que estamos obteniendo, además los trenes deben de recibir un mantenimiento correctivo constante que no siempre se les da y por eso el Metro se detiene a cada rato, la gente pierde empleos, tiempo, entre otras cosas”, criticó el ex diputado local y federal, Agustín Guerrero, quien en su momento cuestionó el alza de dos pesos a la tarifa.

Leer más: Renuncia Jorge Gaviño, director del Metro

De acuerdo con trabajadores del Metro un tren de la línea 1 realiza 17 vueltas diarias a una velocidad promedio de 35 kilómetros por hora. Cada vuelta se realiza en aproximadamente 72 minutos.

“Estamos hablando de que si un tren se queda sin servicio otro tiene que sustituirlo, pero se pierde tiempo en bajar a la gente, mover el tren descompuesto y seguir con la marcha de los vagones”, explicó un trabajador del STC.

“La mayoría de las veces los trenes se descomponen porque no hay las refacciones necesarias, los mecánicos se ven obligados únicamente a apretar tuercas y lijar las piezas oxidadas, hay vagones que transitan tirando aceite todo el camino y así como dan una vuelta entran al taller para repararlos”, agregó.

De acuerdo con mecánicos del área de Mantenimiento, hay ocasiones en que los vagones sacan fuego por las partes inferiores del tren, esto se debe a que hay cortocircuitos ocasionados por el trabajo excesivo de los convoyes.

Te puede interesar:

La historia de 10 supermercados de la CDMX que el tiempo se tragó

Miituo, el seguro para autos que busca destronar las polizas tradicionales

Alerta Amber, te decimos cómo activarla

Comentarios