Sacerdote pederasta recibe sentencia ‘histórica’ en CDMX; le dan 63 años de prisión

14 marzo 2018 9:34 am

Por primera vez en la historia de la Ciudad de México un sacerdote pederasta recibió una sentencia carcelaria por pederastia.

El ex sacerdote Carlos López de 72 años recibió una sentencia de 63 años de cárcel por el abuso sexual de Jesús Romero Colín. La condena se reduce a 40 años debido a que esa es la pena máxima prevista en la Ciudad de México.

Leer más: Capturan a monja que ofrecía niños sordos a curas pederastas

En julio de 2007, Jesús denunció al entonces padre de la parroquia San Agustín de las Cuevas en Tlalpan, Carlos López. Lo acusó de pederastia y corrupción de menores.

En 1994 inició la pesadilla que duró hasta que Romero Colín abandonó la parroquia en Tlalpan a los 20 años; al joven le tomó cinco años más decidirse a interponer una denuncia en contra de su agresor.

En 2013, la víctima de entonces 31 años, envió una carta al Papa Francisco en la que le expuso los abusos que vivió en su infancia, además de la indiferencia de la Iglesia católica mexicana al respecto.

Leer más: Papa reduce “discretamente” sanciones a curas pederastas

Un mes después, en respuesta, el papa le pidió “perdón en nombre de la Iglesia”, a través de una misiva; sin embargo, a lo largo de una década de lucha en la búsqueda de la justicia no obtuvo apoyo por parte de la Iglesia.

“La Iglesia no solo no quería cooperar, también quería desestimar mi denuncia”, recriminó.

Red de pornoráfia

Protegido por obispos y cardenales, como Norberto Rivera, el sacerdote pederasta López Valdez abusó de niños durante varias décadas y explotó su perfil de pornógrafo, construyendo una red de intercambio de imágenes a nivel internacional.

Leer más: El Cardenal Norberto Rivera ya acudió ante el MP a declarar por encubrir a curas pederastas

Jesús se dio cuenta que el sacerdote también abusaba de otros monaguillos y niños creyentes. Descubrió que le tomaba fotografías y las compartía con otros en una red de pornografía infantil.

“A mediados de 1996 descubrí que él tenía contacto con homosexuales por medio de cartas; eran bastantes cartas, en algunas hablaban de contactarse personalmente, de sus preferencias, de relatos, de fantasías y de sus parejas.

También hablaban acerca de mí, algunos tipos le mandaban tantas para que yo las usara y después recibieron a cambio fotografías mías. Esto fue un golpe terrible para mil. En ese instante me di cuenta de que en verdad todo estaba muy mal. Desde ese momento comencé a descender al infierno, reclamándole al cura por qué había hecho todo eso conmigo, por qué me había engañado”, dijo la víctima a La Jornada.

Te puede interesar:

¿Tu vecino es un narco? Aquí sus colonias ‘refugio’ de la CDMX

[VIDEO] Cámara oculta capta a dealers horas antes de balacera en CU

[VIDEO] Capturan a presunto secuestrador en Iztapalapa

Comentarios