Auditoría detecta malos manejos en Fideicomiso del Metro

28 febrero 2018 6:00 am

En diciembre de 2013 el Sistema de Transporte Colectivo (STC) anunció un aumento en la tarifa de dos pesos bajo la promesa que ese recurso era para rehabilitar 105 trenes varados y mejoramientos al servicio, pero hasta el momento eso no ha ocurrido; por el contrario, una auditoria muestra malos manejos de ese dinero.

Hasta mediados de 2017 el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro reportó nueve mil millones de pesos por concepto del aumento tarifario, de los cuales, indicó, se habían ejercido siete mil 534 millones de pesos.  Sin embargo, la Auditoria 11J,  elaborada en el tercer trimestre del 2017, detectó irregularidades entre el número de trenes recuperados y el uso de recursos ejercidos asociados al Fideicomiso Maestro F4081592 (FIMETRO).

El reporte, detallado en nueve hojas, del que El Big Data tienen copia, apunta que al menos 72 trenes debieron ser reparados entre octubre de 2014 y junio de 2017, pero hasta el cierre de septiembre de 2017, la Contraloría Interna del STC señaló que únicamente 28 trenes habían sido rehabilitados.

Es decir, que luego de tres años de haber iniciado el proyecto, el Metro sólo había cumplido con 38% del avance proyectado para el tercer trimestre de 2016, lo que afecta el servicio de este sistema, ya que el Metro cuenta en total con 390 trenes y en horarios de alta demanda necesitan mínimo 285 convoyes, por lo que esos convoyes varados impiden atender las necesidades de los usuarios.

Para estos trabajos, la dependencia encabezada por Jorge Gaviño recibió mil 572 millones 860 mil pesos, con respaldo del FIMETRO, a través de la Subdirección General de Administración y Finanzas, entre octubre de 2015 y junio de 2017.

Ese monto fue empleado en 88 contratos y correspondía a los presupuestos y dictámenes que el Metro elaboró para rehabilitar cada uno de los 72 trenes que tenía en lista, pero la investigación interna reveló que no se tiene certeza de que hayan sido ejercidos en su totalidad, ni en qué fueron usados.

“Se concluye que la información presentada por el Área de Mantenimiento de Material Rodante, de la cantidad de trenes reportados como puestos en operación, no es proporcional al presupuesto ejercido”, se lee en la auditoría.

Rehabilitaciones chocolate

Las inconsistencias encontradas por la Contraloría Interna no sólo mostraron que el Metro rehabilitó menos trenes de los que el programa marcaba, sino que 18 de los 28 reportados como sí reparados ya habían sido rehabilitados  antes de recibir los recursos auditados, por lo que los recursos reportados para esas unidades está en el limbo.

Estas irregularidades fueron detectadas mediante el análisis comparativo entre el listado de trenes entregado a la contraloría con las motrices de cada convoy, elaborado por el área de Mantenimiento de Material Rodante, contra la lista de 105 trenes que el organismo dictaminó como viables para su rehabilitación.

En la hoja 4 de las observaciones se apuntó que el primero de estos trenes,  modelo FM-86, motrices 19/20, asignado a la Línea A, fue regresado a servicio el 12 de enero de 2014; mientras que el tren 18 en ser entregado, modelo NM-79, con motrices M 0277/ M 0278, de la Línea 3, regresó a circulación el 12 de octubre de 2014.

La auditoría consideró que los 18 trenes listados como parte del proyecto de rehabilitación asociados al ajuste tarifario no pudieron ser reparados con dinero del FIMETRO, pues ese fondo recibió recursos hasta el 08 de octubre de 2014 a través de una transferencia desde la cuenta 3607445 radicada en Banco Multiva a nombre del STC.

“Se considera que los recursos presupuestales erogados en 18 de los 28 trenes reportados bajo el concepto de “El Proyecto”, no corresponden a los recursos del Fideicomiso, por las fechas de puesta en servicio de los trenes reportados”, cita el reporte de observaciones.

Adicional a esto, al menos 17 trenes reportados como rehabilitados no se encuentran en la listado original de los convoyes que el STC dictaminó para su rehabilitación, pues el número de motriz no corresponde con el listado original que entregó el Metro.

Invirtieron en chatarra

Con los recursos que el FIMETRO entregó para la reparación de 105 trenes viejos, el STC pudo comprar al menos 55 trenes nuevos, que mejorarían los tiempos de traslado a millones de usuarios.

Así lo documentó la auditoría 11J al observar que un tren nuevo cuesta alrededor de 221 millones 500 mil pesos, mientras que el costo promedio para rehabilitar un tren obsoleto es de 165 millones 250 mil pesos.

A pesar de esto, la administración de Jorge Gavió decidió no comprar trenes nuevos y en su lugar, invertir en la rehabilitación de trenes viejos, algunos de los cuales tenían hasta 10 años en abandono.

“En promedio se obtiene un valor que no garantiza su uso óptimo de vida útil, ya que son trenes con obsolescencia tecnológica en equipos que no se cambiarían, abandonados a la intemperie y al saqueo de piezas y equipos para otros trenes. Esta situación impacta negativamente en la inversión que se estaría llevando a cabo”, se lee en la auditoría.

En el 2015, cuando Gaviño asumió la Dirección General del Metro, el organismo debió sumar 24 trenes reparados y en servicio, pero según la auditoría esto nunca ocurrió.

Ocultan avance 

El Sistema de Transporte Colectivo asegura que realiza mantenimiento constante a los 105 trenes que forman parte de su programa de rehabilitación, aunque no detalla cuál ha sido el avance de este proyecto, así lo detalló el organismo en una solicitud de transparencia que El Big Data hizo para conocer el avance.

Sin embargo, en los resultados presentados por la Contraloría Interna del organismo, a los que se tuvo acceso, se observó que a través del FIMETRO, el objetivo era rescatar 12 trenes durante 2014 y, a partir del 2015, reincorporar 2 trenes por mes para mejorar el servicio de transporte público.

Las áreas auditadas fueron la Subdirección General de Administración y Finanzas, encabezada por Roberto Azbell Arellano, quien sustituirá a Jorge Gavió, cuando deje la dirección del STC para buscar una candidatura plurinominal en el nuevo Congreso local, aseguraron fuentes cercanas al Metro.

También fue auditada la Subdirección General de Mantenimiento, a cargo de Jorge Javier Jiménez Alcaraz, la Gerencia de Presupuesto, que dirige Adrián Basilio Ortiz, y la Gerencia de Ingeniería, a cargo de Vicente López Serrano.

El aumento a la tarifa se realizó con el pretexto de mejorar los tiempos de traslado, además de incrementar la seguridad, atender la rehabilitación de las estaciones y dar mantenimiento a los convoyes.

Entre los objetivos del FIMETRO era obtener dos mil 526 millones 133 mil 150 pesos anualmente obtenidos con la tarifa del Metro hasta el año 2063, de acuerdo con el dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la ALDF donde se aprobó el aumento de la tarifa.

El dinero recaudado también serviría para la compra de 45 trenes nuevos con aire acondicionado para la línea 1 y 12 trenes más para la línea 12, además de la remodelación integral de la línea 1.

Asimismo, se daría mantenimiento mayor a 45 trenes de la línea 2, la reparación de los 105 trenes que están fuera de servicio, la modernización del sistema de tracción-frenado de las líneas 4,5,6 y “B”, entre otras servicios de mantenimiento que requiere este sistema de transporte público.

A pesar de ello, Jorge Gaviño asegura que se necesitan 30 mil millones de pesos para rescatar integralmente al Metro.

El Metro es el servicio de transporte con mayor número de usuarios diarios, al sumar más de 5.5 millones; lo que lo ubica como uno de los cinco metros con mayor tasa de transportación del mundo.

Comentarios