Nueva Zelanda apenas inquietó con balones parados, como aquel de Kosta Barbarouses sobre el cierre del primer período o de Christian Wood en el inicio del complemento.