Padres de los 43 en duelo por víctimas de los sismos del 7 y 19 de septiembre

26 septiembre 2017 9:56 pm

Por Erick Cervantes

A tres años de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, familiares de las víctimas y diversas organizaciones sociales realizaron una misa en la Glorieta del Ángel de la Independencia y momentos después una caminata silenciosa hasta el Antimonumento +43, en donde se solidarizaron con las familias que resultaron afectadas tras el sismo de 7.1 grados que sacudió al país el martes 19 de septiembre.

“Sí. Estamos conmemorando un hecho injusto, un grito por la paz de la nación, por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. La consigna del día de hoy es el silencio, símbolo del dolor de los padres. De igual forma exhortamos al Gobierno a que deje de ser un terremoto permanente para las y los mexicanos”, mencionó el sacerdote José Velazco.

Cientos de personas y distintas organizaciones no gubernamentales acompañaron a los deudos en una ceremonia religiosa en la que también se guardó un minuto de silencio en señal de duelo por las víctimas de los sismos recientes.

Uno de los curas encargados de dirigir la eucaristía pidió a los mexicanos entender que “somos parte del mismo dolor, de la misma realidad, pero también de la misma solución; espero que las personas que perdieron algún ser querido y que aún lo buscan bajo los escombros, que perdieron su trabajo, su casa, pronto encuentren paz”.

“Se trata de un llamado a las autoridades por la aparición de más de 30 mil personas desaparecidas a lo largo y ancho del territorio nacional” dijo en entrevista con El Big Data Mx, Miguel Ángel Solórzano, representante religioso de la Iglesia anglicana.

Tras las plegarias, en un momento de solemnidad, los religiosos pidieron a todos los asistentes que se dieran un saludo de paz que simbolizará los anhelos de tranquilidad del pueblo mexicano.

Posteriormente, las familias de los 43 estudiantes desaparecidos y una multitud de personas, comenzaron una caminata en silencio como muestra de apoyo y solidaridad con todas las personas que resultaron afectadas por los sismos que en los últimos días sacudieron distintos estados de la república.

Los gestos de desconsuelo en una ciudad agitada por la naturaleza se tornaron aún más graves. En absoluto silencio y esta vez con los machetes y los puños abajo, en un signo de dolor unificado, los padres de familia que hace tres años vieron por última vez a sus hijos en Iguala, Guerrero, hoy abrazaron la lucha de los habitantes de la Ciudad de México y de los otros estados afectados que hoy libran una batalla contra los estragos del sismo.

Comentarios