Cierran negocios en el Centro Histórico de la CDMX; comerciantes denuncian abuso de autoridad

29 agosto 2017 12:00 pm

Locatarios y vecinos de la calle República de Cuba en el Centro Histórico acusaron al Gobierno de la Ciudad de México de cerrar negocios de forma arbitraria.

Los inconformes sostienen que el Gobierno Capitalino cerró cinco restaurantes sin dar la posibilidad a sus dueños sobre la legalidad de cada establecimiento.

Rodrigo Hassey, dueño del restaurante La Nueva Excelencia, señaló que el operativo se llevó a cabo unos días después de la balacera en el bar “Cervecería de Banda”, que dejó un saldo de dos muertos y tres heridos de bala.

Leer más: [VIDEO] Presunta riña en bar del Centro Histórico dejó dos muertos y tres heridos  

“El operativo fue encabezado por el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y lo hicieron únicamente para dar a conocer a la opinión pública que sí están haciendo su trabajo […] En lugar de verificar la cervecería antes y permitirle que corrigiera sus fallas, vinieron a cerrar los negocios que no tenemos nada que ver”, señaló.

Su restaurante fue suspendido por no contar con el programa interno de protección civil, el cual se encuentra en trámite en la Delegación Cuauhtémoc.

Sin embargo, sí cuenta con este requerimiento del año anterior, así como el documento del trámite.

“Vinieron muchas autoridades del Gobierno capitalino como el Invea, Protección Civil y la Procuraduría, todas las instancias nos pedían al mismo tiempo los documentos y si no se los entregaban en el momento apuntaban en la diligencia que no contabas con ellos”, relató el comerciante.

Leer más: Ciudad de México sufre ola de balaceras

De acuerdo con Hassey  las autoridades capitalinas encontraron fallas en cada uno de los establecimientos como falta de medidas de seguridad, no acreditar el uso de suelo y no contar con el programa interno de protección civil.

“Todos hemos tenido muchas verificaciones y nos dan diez días para corregirlas, es la primera vez que nos verifican de esta forma, muchos locales no abrieron el fin de semana después de la balacera, pero nosotros no debemos nada y por eso decidimos abrir”, enfatizó.

Laura García, vecina de la cuadra aseguró que el día del operativo ella y sus hermanos intentaron grabar con su celular cada una de las verificaciones y el personal de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) les lanzaba luz para que no pudieran hacerlo.

“No estamos de acuerdo con el cierre de los restaurantes  porque alegran la calle y nos brindan cierta seguridad, en la calle no hay luz y ellos la proporcionan”, dijo.

Los restauranteros señalaron que ya ingresaron un documento ante el Invea y la Seduvi para reabrir sus negocios pero aún no han tenido respuesta.

Comentarios