Un viacrucis renovar tarjeta de circulación

31 diciembre 2014 1:49 am

Por Norberto Almaguer

Para muchos capitalinos, el inicio de año nuevo simplemente no será feliz, pues su prioridad será reponer la tarjeta de circulación que se vence este miércoles 31 de diciembre.

Y es que los propietarios de autos particulares tienen de dos sopas: enfrentarse a la burocracia que impera en la Secretaría de Movilidad (Semovi) o exponerse a ser infraccionado (de aquí al lunes) por no tener su mica vigente.

El trámite para renovar la tarjeta de circulación vence este último día del año y aún faltan miles de personas que hacen largas filas para cumplir con este requisito.

Algunos iniciaron el trámite días y semanas antes del plazo fatal (hoy), pero con el pago de línea de captura para la reposición, tendrán que hacer el otro desembolso (de más de 250 pesos) y sin contar gatos extras si hay errores en la base de datos de Semovi.

Ésa situación es la que impera en el módulo central de la dependencia capitalina, ubicada en Insurgentes y Álvaro Obregón, donde las quejas por los errores en la captura de datos (registrados muchos desde hace 3 años, cuando entró en funcionamiento la tarjeta con chip), la demora en la atención y las fallas en el sistema son permanentes.

Los interesados en cumplir con la renovación de las micas vehiculares han tenido que llegar desde antes de las 7 de la mañana para formarse en la larga fila de conductores que, a esa hora, ya está conformada por al menos 100 personas en espera de una ficha para ser atendidos.

Y aunque reciben la ficha y, después de 6, 7 y hasta 8 de espera, pasan a la ventanilla de atención al público, no es garantía de que salgan del módulo con su tarjeta de circulación con chip renovada.

Miguel, por ejemplo, ha tenido que acudir al módulo de Semovi en la colonia Roma en tres ocasiones, desde principios de diciembre, y en todas ha salido si su mica sin renovar porque, aunque la tarjeta de circulación que obtuvo hace 3 años están bien sus datos, en el sistema está registrada su información con múltiples errores.

“Si no me resuelven nada de hoy a mañana (este miércoles 31 de diciembre), de plano me voy a cambiar de domicilio al Estado de México para dar de baja mi carro en el DF y darlo de alta allá. Es un pésimo servicio”.

El malestar de Miguel, oriundo de la Gustavo A. Madero, refleja el sentir de decenas de personas que a diario acuden al módulo de Setravi para hacer ese trámite y evitar que a partir de enero, con la mica vencida, los multen los agentes de tránsito.

La tarjeta de circulación con chip fue emitida en 2011, supuestamente con la intención de que el trámite de reposición fuera más ágil, porque la información de los conductores y sus vehículos queda registrada en la mica y es cotejada automáticamente en el sistema.

Pero al llegar al módulo que les corresponde en la delegación donde viven, un gran número de usuarios se han encontrado con que la información de la tarjeta no corresponde con los datos registrados en el sistema del Gobierno capitalino.

Cambios en los modelos y marcas de vehículos, en las características físicas de los carros, en el sexo de los conductores y en sus domicilios, son algunos de los errores más frecuentes registrados al momento en que el personal que atiende los módulos hizo la captura de datos.

Y aunque el error no lo cometieron los dueños de los vehículos, ellos deben hacer el pago de la corrección de datos e incluso tramitar una reposición (aunque su tarjeta esté vigente o quieran dar de baja el auto) porque así aparece automáticamente en el sistema, de acuerdo con la propia Semovi.

En la dependencia capitalina están convencidos de que los problemas y saturación en su módulo central de trámites vehiculares se debe a que, como cada año, los automovilistas llegan de último momento a cumplir con sus obligaciones.

Incluso se atreven a asegurar que el chip que tienen las tarjetas es para generar un padrón confiable de autos registrados en la Ciudad, pese a que los mismos contribuyentes han constatado en experiencia propia que el sistema está plagado de errores que no garantizan la certeza que presumen las autoridades.

IMG_3731.JPG

Comentarios