Por negarse a pagar cuotas, Invea-DF despide verificadores

1 diciembre 2014 11:00 am

Tras inconformarse por pagar gasolina de vehículos oficiales, una veintena de trabajadores fueron despedidos. Ellos alegaban que la institución tenía presupuesto para ello y aun así les quitaban 50 pesos por diligencia.

POR MIRIAM GARCÍA

El Instituto de Verificación Administrativa del DF (InveaDF) obliga a sus verificadores a pagar la gasolina de los vehículos oficiales que utilizan, a pesar de que el organismo tiene un presupuesto para ello.

De acuerdo con los trabajadores, en cada operativo de verificación en el que se les asigna uno de los autos, están obligados a otorgar 50 pesos para “llenar el tanque”.

“Si no los damos nos dejan sin vehículo para el próximo operativo y nos mandan a lugares lejanos o te cargan el trabajo”, declaró el ex verificador Víctor Montero, quien al inconformarse fue despedido.

Otros verificadores confirmaron dicha versión y señalaron que la mayoría de los vehículos oficiales son utilizados de manera personal por los supervisores y los jefes de área.

Según a la solicitud de información pública INVEADF/DG/OIP/990/2014, el InveaDF tiene asignados 37 automóviles para las funciones de verificación, y el Gobierno del DF les otorga 218 litros de gasolina Magna mensual para cada una de esta unidades.

Claudia “N”, una verificadora más, acusó que en el Instituto se “vive un terrorismo laboral”, ya que los obligan a trabajar 18 horas seguidas sin pago por tiempo extra, sin importar que su contrato establece que deben laborar ocho horas por ley.

Los verificadores aseguran que sus supervisores, como Omar Parada, los obligan a contar con smartphones con Internet, ya que a través de un grupo de Whatsapp los monitorean y les dan las instrucciones de trabajo, gasto que también corre por cuenta de los trabajadores.

Esta situación derivó en la inconformidad de los verificadores, quienes iniciaron una serie de protestas, pero como respuesta el InveaDF comenzó a despedirlos.

A mediados de noviembre 20 verificadores fueron despedidos de manera conjunta bajo el argumento de una reestructuración, lo que generó una movilización que permanece, pues aseguran que sus plazas serán entregadas a personal cercano a los supervisores para realizar “un trabajo a modo”.

Comentarios