Elecciones 2015

Arrancan campañas en el DF…

IMG_6215.JPG

PorNorberto Almaguer

En medio de descalificaciones entre partidos de izquierda, quejas por la entrega de apoyos sociales de los gobiernos local y delegacionales, así como un despliegue de propaganda anticipada, enfrentamientos entre grupos antagónicos y negativas de registros a postulados independientes y partidistas, arrancan las campañas en el Distrito Federal.

A partir de hoy y hasta el 4 de junio, salen a las calles a promover su imagen y pedir el voto más de 130 candidatos a delegados y alrededor de 300 fórmulas para diputados locales, tanto de partidos, como ciudadanos.

Las campañas para la renovación de cargos de elección popular en la Ciudad de México, inician entre acusaciones, principalmente en contra del PRD, de parte de Morena, PAN y PRI, por la entrega de despensas y apoyos económicos de las autoridades capitalinas con presuntos fines electorales.

El periodo oficial para los actos proselitistas también comienza, precedido de agresiones en delagaciones como Miguel Hidalgo, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc.

El clima de tensión registrado durante la etapa de intercampaña, incluso llevó al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y al PRD junto con el PRI a plantear la necesidad de un pacto de civilidad entre los 10 partidos con registro en la ciudad, para garantizar la tranquilidad y equidad en la contienda.

Sin embargo, Morena y el PAN se han mostrado renuentes a pactar con los demás partidos, por considerar que las autoridades perredistas no tienen la convicción de respetar un acuerdo para equilibrar la batalla electoral.

“El que debe mostrar civilidad es el Gobierno de la Ciudad, al cual le solicitamos que detuviera la entrega de apoyos sociales para evitar un mal uso de recursos públicos con fines proselitistas, y en lugar de atender nuestra petición, se burló de nosotros”, expresó el dirigente del PAN local, Mauricio Tabe.

“¿Qué fue lo que hizo?, adelantó la entrega de útiles y uniformes escolares gratuitos, que el año pasado comenzó en junio, y ahora empezó justo cuando estarán las campañas. Hay una doble moral porque por un lado llaman a un pacto de civilidad y por otro, incurren en estas trampas”, manifestó Tabe.

El pacto de civilidad no convence siquiera a las autoridades electorales, quienes han manifestado que si bien un acuerdo entre partidos reforzaría las garantías de una contienda pacífica, las reglas establecidas en el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales  (COIPE) son muy claras fijan un piso parejo para que la contienda sea equitativa.

“Si los partidos se ajustan a las reglas del Código, la contienda se llevará a cabo en un marco de respeto mutuo”, expresó el presidente del IEDF, Mario Velázquez, y esa postura es compartida por los consejeros Carlos González y Yuri Beltrán.

Y es que el COIPE prohibe la diatriba y campañas negras durante la contienda electoral, además de establecer los espacios y tiempos en que los partidos pueden realizar sus actos proselitistas.

Con base en ello, para la colocación de su propaganda, los candidatos podrán hacer uso de más de 270 bardas en inmuebles públicos y el mobiliario urbano, siempre que no lo dañe, ni afecte su visibilidad.

Y en el periodo de intercampaña, los partidos tuvieron permitido difundir propagan institucional, en la que no llamaran al voto por ningún candidato en particular, ni hicieran referencia a propuestas específicas en cada delegación.

Sin embargo, el PRD inundó la Ciudad con pintas en bardas, públicas y particulares, de diferentes delegaciones, donde se atribuyó acciones de los gobiernos de las demarcaciones que administra.

Y por si fuera poco, el sábado, a dos días de iniciar las campañas, aparecieron en diferentes vialidades primarias, pendones del Partido del Sol Azteca, donde se llama a votar el 7 de junio.

El líder del PRD-DF, Raúl Flores negó que la propaganda haya sido adquirida y colocada por su partido, al acusar que es apócrifa y busca desprestigiar al instituto político que encabeza.

También Morena ha sido acusado de incurrir en actos anticipados de campaña, a partir de la gira que llevó a cabo su líder moral, Andrés Manuel López Obrador, por diversas delegaciones, en las últimas dos semanas, acompañado de sus candidatos locales —cuando todavía no obtenían el registro oficial de parte del IEDF—, a quienes presentaba como representantes democráticos en los mítines públicos que él encabezaba.

Particularmente fue denunciado ante el Instituto Electoral local el abanderado de Morena a la Jefatura Delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, por las reuniones que sostuvo, en el periodo de intercampaña, con grupos vecinales, ante quienes se presentaba como candidato, todavía sin contar con el aval oficial.

El PRI capitalino por su parte ha sido señalado, por Morena y el PRD, de beneficiarse electoralmente mediante la entrega de televisores y apoyos sociales desde el Gobierno federal.

En tanto el PVEM —el cual acompaña al partido tricolor en candidaturas comunes en diferentes delegaciones— ha estado en la mira de las autoridades electorales, federales y locales, a causa del despliegue excesivo de propaganda, colocada incluso en espacios del equipamiento urbano, lo cual es violatorio de la norma capitalina, incluida la Ley de Publicidad Exterior.

A su vez, el PAN llega a las campañas en la Ciudad de México, con fracturas y desbandada de militantes, que incluyen liderazgos, como su ex vicecoordinadora en la ALDF, Laura Ballesteros, quien se unió al PVEM, para ser la candidata común de ese partido y el PRI en la Delegación Miguel Hidalgo.

A la salida de Ballesteros se suma la del también asambleísta Edgar Borja, quien se vio obligado a renunciar a las filas albiazules, tras estar involucrado en un escándalo de extorsión a empresas particulares.

Igualmente destaca el caso del ex delegado en Benito Juárez, Germán de la Garza, quien busca repetir en ese cargo, pero ahora como candidato de Movimiento Ciudadano.

Y por si fuera poco, en Miguel Hidalgo el PAN carece de abanderada, pues la definición de la candidatura de Xóchitl Gálvez, fue turnada a la Sala Superior del Tribunal Electoral federal, donde se prevé que tarde todavía hasta mediados de semana en ser resuelto el asunto de su negativa de registro. 

Y en la lucha por las preferencias electorales de los capitalinos, la nueva figura de los candidatos independientes no se ha salvado, pues de 167 que se inscribieron en el proceso, sólo 11 lograron pasar los filtros y podrán contender con los abanderados de los partidos.

Los candidatos ciudadanos fueron cayendo conforme pasaron las etapas del proceso y el caso más reciente fue el de Lorena Osornio, nuera de la lideresa de ambulantes y diputada local tricolor, Alejandra Barrios, a la cual le quitaron el registro que, de manera condicionada, le había concedido el Consejo General del IEDF, tras comprobarse su militancia en el PRI.

Y es que no todos los candidatos  ciudadanos pueden presumir total independencia de los partidos en su historial, y como muestra están Arne Aus Den Ruthen y Norberto Nazario Sánchez, quienes han militado en el PAN, y en el PRI y PRD, y ahora quedaron en la contienda, en Miguel Hidalgo y GAM, respectivamente, por la vía apartidista. 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top