Tecnología

UNAM estrena el telescopio Bootes-5

Su objetivo principal es la observación de eventos transitorios, aquellos “que explotan y brillan con intensidad un rato y luego decaen”, como los destellos de rayos gamma, las explosiones más brillantes del cosmos, descubiertas hace cuatro décadas.

Tuvieron que pasar 36 años para que el Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir (OAN-SPM), a cargo del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM para que se habilite un nuevo telescopio robótico: el Bootes-5 que detectará, principalmente, la contraparte en luz visible de los destellos de rayos gamma, las explosiones más poderosas conocidas en el Universo.

Con este instrumento, colocado en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Andalucía España, se da un paso importante en la apertura del OAN para ser un laboratorio internacional.

Se suma a una red de telescopios idénticos: dos en España, uno en China y otro en Nueva Zelanda. Gracias al quinto instrumento, en la UNAM, se completa la cobertura de 24 horas de observación para ese tipo de fenómenos astronómicos, los cuales se podrán ver cuando ocurran, sin importar la hora”, informó William Lee, director del IA.

A pesar de ser relativamente pequeño, de 60 centímetros en el espejo, y de observar en luz visible, como nuestros ojos, es muy importante, tanto como la renovación y actualización de la infraestructura del OAN-SPM. De ese modo, el telescopio se suma a otros tres: de 2.1 metros (inaugurado en 1979, y que era el más reciente con el que se contaba), de 1.5 metros y de 84 centímetros.

Las explosiones más brillantes

El proyecto Bootes, toma su nombre de la constelación homónima, también conocida como El Boyero, y que a la vez es el acrónimo de Burst Observer and Optical Transient Exploring System, es una iniciativa del grupo encabezado por Alberto Castro Tirado, del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

Su objetivo principal es la observación de eventos transitorios, aquellos “que explotan y brillan con intensidad un rato y luego decaen”, como los destellos de rayos gamma, las explosiones más brillantes del cosmos, descubiertas hace cuatro décadas, explicó.

En el cielo nocturno, en apariencia inamovible, todo el tiempo hay cambios. Por ejemplo, las estrellas nacen, viven y mueren; al ocurrir esto último se producen estallidos espectaculares, que se ven a distancias enormes.

 Al término de su vida, las estrellas arrojan elementos químicos al medio interestelar más pesados que los que las formaron al inicio. Ellas arrancan con los elementos más sencillos, hidrógeno y helio, y durante su existencia ‘cocinan’ en su interior otros más pesados, todos los de la tabla periódica, que expulsan al morir.

De ahí vienen otras estrellas con composición un poco distinta, que también incluye al carbono, nitrógeno, oxígeno y hierro, los elementos que conforman a nuestro planeta, al agua, al ADN, la hemoglobina, en fin, a nosotros”, precisó Lee.

Por eso los destellos de rayos gamma ayudan a entender la historia de la evolución química del Universo, que constituye una pregunta fundamental de la astronomía.

En Red

Al ser registrada una explosión, en particular las que contienen rayos gamma, se envía por radio una alerta con las coordenadas del fenómeno astronómico a la central de datos del proyecto Bootes. Entonces, el telescopio robótico indicado responde sin preguntar a un operador y apunta inmediatamente en esa dirección.

El proyecto tiene esa intención y contar con instrumentos en varios sitios del mundo por dos razones fundamentales: no se sabe en qué momento va a suceder el evento y si la coordenada donde ocurrió está arriba del horizonte o no.

Se requiere un lugar donde sea de noche para observar la contraparte en luz visible del fenómeno. Por ejemplo, si se presenta un destello y en China es de día, aquí sí podremos verlo. Además, con el telescopio en Nueva Zelanda se tiene la cobertura del hemisferio sur.

El Bootes-5 también se ocupará en observar nebulosas, galaxias enanas o estrellas variables, de acuerdo a los programas que sean propuestos y aprobados para ejecución.  Si llega una alerta, se detendrá y de inmediato girará a donde le indique el satélite. Una vez que se hayan obtenido los datos correspondientes a la alerta, retomará las tareas programadas.

Colaboración

Como parte de la colaboración a través de un convenio con el Instituto de Astrofísica de Andalucía, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de España, ambas partes contribuyen con elementos distintos.

Los españoles aportaron el telescopio, la cámara y las partes mecánicas de la estructura, y la UNAM, el sitio privilegiado de observación en San Pedro Mártir (uno de los cuatro mejores en el mundo para los estudios) la obra civil y el soporte del instrumento, así como la infraestructura de energía y telecomunicaciones necesarias.

Como parte del acuerdo, los astrónomos mexicanos no sólo tendrán 40 por ciento del tiempo del telescopio para sus diversas investigaciones, sino que podrán hacer uso de los instrumentos ubicados en China, Nueva Zelanda y España.

Con una inversión aproximada de 230 mil euros, compartida entre ambos institutos y el Conacyt (mediante el programa de Laboratorios Nacionales del cual el OAN-SPM forma parte) el proyecto está a cargo de David Hiriart, investigador titular del IA en la sede de Ensenada.

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top