Trabaja Cinvestav en aumentar eficiencia de bacterias ‘come petróleo’

25 marzo 2017 6:55 pm

Investigadores del Cinvestav Unidad Mérida mejoran proceso biotecnológico amigable con el ambiente, para limpiar el agua de mar contaminada por hidrocarburos.

Entre los principales riesgos de la extracción de petróleo están los derrames o fugas, eventos que algunas bacterias marinas contrarrestan gracias a que metabolizan los hidrocarburos de manera natural; sin embargo, científicos del Cinvestav trabajan en potenciar la respuesta de estos microorganismos, principalmente ante la presencia de grandes cantidades de crudo en el mar.

De acuerdo con Leopoldina Aguirre Macedo y Ulises García Cruz, investigadores del Departamento de Recursos del Mar del Cinvestav Unidad Mérida, el objetivo es incrementar la eficiencia de las bacterias ‘come petróleo’, por lo que han usado la relación carbono-nitrógeno, y añadido por cada molécula de carbono, algunas de nitrógeno, además de vitaminas y otros macronutrientes, con buenos resultados.

Aguirre Macedo destaca que las diferentes bacterias como Marinobacter, Alcanivorax o Alteromonas, atacan a diferentes grupos que componen el petróleo, una mezcla compleja de casi dos mil compuestos, ya que trabajan como en una sociedad. Algunas como Lysinibacillus producen enzimas que ayudan a romper los enlaces, otras, menciona García Cruz, degradan los principales como son los alifáticos, aromáticos, asfaltenos, ramificados, etcétera, otras que facilitan el consumo de los compuestos intermediarios como son el etanol y acetato.

Cada bacteria participa en diferentes niveles de degradación, hasta terminar en dióxido de carbono debido a que en su mayoría, el proceso de descomposición se lleva a cabo por bacterias aerobias.

Sin embargo, Ulises García advierte que es imposible que las bacterias degraden en su totalidad el petróleo, ya que hay una fracción compuesta por resinas y asfaltenos que son moléculas muy complejas y recalcitrantes, para las cuales las bacterias no tienen la capacidad metabólica de degradar.

Leopoldina Aguirre detalla que es imposible frenar la explotación del petróleo, pero lo que sí pueden hacer es ayudar a que la actividad sea menos contaminante.

 

Desde hace más de 20 años el Cinvestav Unidad Mérida ha monitoreado las actividades de la industria petrolera en la zona del Golfo de México, en particular Campeche, donde se localizan los pozos más ricos en hidrocarburos, para determinar la calidad del ambiente, así como desarrollar soluciones a fin de mitigar los posibles daños que genera esta actividad.

Comentarios