Sport Data

El Mundial que pudo impulsar a México y lo puso en ridículo

México iba a realizar el Campeonato Mundial de Natación que inicia en Budapest pero malos manejos administrativos pusieron en ridículo a nuestro país y dejaron pasar una oportunidad histórica

Este viernes comenzará el Campeonato Mundial de Natación en Budapest, un evento que iba a organizar México y que pudo haber impulsado a los deportes acuáticos en nuestro país, pero que por malos manejos administrativos, no se hizo y solo puso en ridículo al país.

“En este evento veíamos una oportunidad única para el impulso de las especialidades acuáticas de México a mediano y a largo plazos, como lo fueron en su momento los Juegos Olímpicos de México 68”, declaró el presidente de la Federación Mexicana de Natación, Kiril Todorov.

Tras haberse ganado la sede del Mundial en julio del 2011 para Guadalajara , la Federación Mexicana de Natación, atletas y aficionados se ilusionaron con todo lo que se iba a obtener con este evento, como el hecho de poder hacer que un nadador llegara a una final o que el polo acuático participara, ya que por ser sede tenía el derecho de participar, o que se creara finalmente una real estrategia de trabajo para desarrollar mejores nadadores que superen lo que hasta ahora logran los nadadores, entre otras cosas.

FOTO: MEXSPORT

Sin embargo, todo ese sueño se cayó el 18 de febrero del 2015 cuando las autoridades deportivas dieron a conocer que por falta de presupuesto y por la caída del precio de petroleo, renunciaban a la realización del evento, la razón fue que no podían juntar los 90 millones de dólares que les falta faltaba para hacer el evento. En el momento que recibieron la noticia de ser sede tuvieron que desembolsar 10 millones como garantía.

Después de eso, además de quedar exhibido internacionalmente, no se dieron avances significativos en ciertas disciplinas con menos avances, ahora la natación mexicana en el Mundial aspira solo a romper récords mexicanos, mientras que el polo acuático se quedo muy lejos de clasificar a este evento.

“Espero poder bajar mis tiempos, llevo ya unos años sin poder bajar mis tiempos y esto sería una gran satisfacción para mí. También posicionarme bien a nivel centroamericano ya que el próximo año vienen los Juegos en Barranquilla, Colombia y me quiero posicionar para tener mi mejor actuación ahí y ganar medallas para México”, dijo la nadadora Fernanda González.

Y esto también le pudo pegar a los clavados, disciplina donde es la apuesta real de medallas en el Mundial, que podría haber tenido un pequeño empujón para lograr más preseas.

“Al ser local si te favorece un poco con los jueces siempre y cuando tengas un nivel para estar dentro de los cinco primeros, ya que si no eres protagonista aunque te quieran ayudar los jueces no se puede”, mencionó Iván Bautista.

Además se habría conformado la selección con los medallistas olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

“Si hubiera sido en Guadalajara nos tendríamos que presentar con el primer equipo e incluso no se hubieran sometido a operación Germán Sánchez e Iván García para enfrentar el evento”, dijo Bautista.

La derrama económica que se esperaba para este certamen era de 189 millones de dólares, sin embargo, ninguna autoridad hizo lo posible para gestionar el dinero con el gobierno o con la iniciativa privada, incluso, nunca realizaron el Comité Organizador que les exigía la FINA.

En la administración de Bernardo de la Garza al frente de la Conade se ganó la sede, pero se perdió cuando Jesús Mena tomó el mando. Ya solo a Alfredo Castillo le quedó responder por la sanción.

México pasó malos momentos
Tras la cancelación del evento, la Federación Internacional de Natación (FINA) multó a México por cinco millones de dólares, un gasto donde Jesús Mena, ya no se hizo responsable y le heredó el problema a Alfredo Castillo cuando tomó la Conade en abril del 2015.

En este entonces, Castillo llegó con la idea de no pagar ese dinero y mandó al Tribunal Árbitraje Deportivo una carta donde exponía sus razones por la cuales la Conade no debía pagar ese dinero y que los 10 millones de dólares que habían dado se debían recuperar debido a que en México ya no se realizaría el certamen.

Mientras el TAS tomaba una decisión, la FINA tomó la determinación de castigar a la natación mexicana y la suspensión consistía en que a los eventos donde se presentarán no podrían representar a México y solo a la FINA.

En febrero del 2016, Rommel Pacheco ganó la medalla de oro en la Copa del Mundo realizada en Río de Janeiro, pero el clavadista subió a lo más alto del podio sin ver ondear la bandera mexicana y sin cantar el himno nacional, solo estaba la bandera de la FINA y el himno de la misma organización. El yucateco acaparó las miradas ya que cantó a capela el himno nacional.

Poco después, la FINA mencionó que en los Olímpicos de Río de Janeiro, los deportistas acuáticos podrían ya representar a su país ya que era un evento avalado por el Comité Olímpico Internacional, pero en eventos realizados por FINA debían continuar respetando la sanción.

Tras culminar la justa olímpica, las autoridades deportivas en México dieron a conocer que el TAS resolvió a favor de México para no pagar esa multa de cinco millones de dólares tras la cancelación del Mundial.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top