NVS
Salud

Mitos y realidades del semen

El semen saludable debe ser color blanco, oler a cloro y salir a unos 25 kilómetros por hora durante la eyaculación.

El semen es un líquido producido tras el orgasmo masculino, sale del pene durante la eyaculación.

Se puede distinguir si el semen de un varón es saludable cuando su color es blanco, huele a cloro y su consistencia es gelatinosa, misma que se vuelve más líquida luego de 30 minutos de la eyaculación.  Nunca debe estar acompañado de pus o sangre, esto indica un foco rojo y es importante que el varón acuda al médico de inmediato.

La velocidad de expulsión del semen durante la eyaculación puede alcanzar los 25 kilómetros por hora y dependiendo el nivel de excitación alcanzado, sale en 3 o 5 potentes chorros.

Lo normal es que el semen eyaculado tenga un volumen de 3 a 5 centímetros cúbicos, esto es 3 a 5 mililitros.

Ahora bien, el semen es el medio de transporte de los espermatozoides, las células reproductivas masculinas. Los espermatozoides fecundan a los óvulos como resultado del coito vaginal.

Como medio de transporte el semen es tan eficaz que en muchas ocasiones no se requiere de penetración como tal para que una mujer quede embarazada. Se tienen pruebas de que si el semen es derramado en los labios vaginales o el vello púbico, los espermatozoides pueden continuar su camino y fecundar.

Desde el momento de la erección, los espermatozoides ya se encuentran en la punta del pene (en el glande). Basta entonces solo con la penetración para que la posibilidad de un embarazo esté presente, aun cuando el varón no haya eyaculado dentro de la vagina.

Sexo oral

Cuando se le practica sexo oral a un varón cuyo semen es saludable no existe ningún riesgo de infección.

De hecho el semen es una sustancia muy noble para el organismo: en caso de ser deglutido no daña la cavidad bucal, el estómago ni los intestinos. Tampoco hay posibilidad de embarazo si se traga, pues el tubo digestivo no se comunica con los órganos sexuales, donde ocurre el embarazo.

Focos rojos

Si la salida del semen produce ardor o dolor, esto puede ser una señal de un proceso infeccioso.

Si el color del semen es amarillo, oscuro, sanguinolento o con olor desagradable es indicativo de la presencia de una enfermedad genital.

Si una mujer presenta enrojecimiento, sensación ardorosa, picazón o fisuras en la vagina, cuando se expone al semen, nos habla de un cuadro infectocontagioso.

Cuando la velocidad con que es expulsado el semen durante la eyaculación carece de fuerza o sale “chorreando”, esto puede deberse a que el varón empieza a desarrollar un cuadro de impotencia sexual. En este caso es importante que acuda al médico para ser diagnosticado adecuadamente.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top