NVS
G.A.Y. Data

Violencia física y verbal, lo que más aqueja a la comunidad LGBT

gay, lgbt, marcha

La PGJDF reconoce que las cifras oficiales son menores a las reales, en buena medida porque el miedo obstaculiza la denuncia de estos ciudadanos.

A pesar de los protocolos existentes y de la aprobación de leyes que protegen los derechos de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), las autoridades capitalinas siguen recibiendo pocos reportes de ataques contra este grupo de la población.

En lo que va del año se han registrado 87 casos de delito de discriminación en la ciudad, 49 de ellos por homofobia, detalló a El Big Data Mx, Óscar Montes de Oca Rosales, subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas de la PGJDF.

Las denuncias más recurrentes son de ciudadanos LGBT que han sido agredidos verbalmente, 21 casos, y quienes han sufrido lesiones como resultado de agresiones físicas, 12 casos.

Estas cifras pueden no resultar contundentes, pero de acuerdo con especialistas muchas de las víctimas prefieren no denunciar por temor a represalias o a sufrir más discriminación.

Rosa María Ortiz, voluntaria del Centro Comunitario de Atención a la Diversidad Sexual ubicado en Zona Rosa, describió este fenómeno como “revictimización”, que pasa cuando la persona agredida niega declarar su orientación sexual al momento de denunciar por diferentes motivos.

“Algunas víctimas son (gays/lesbianas) de clóset, esto nos mete en otra dinámica porque entonces qué tal si se enteran en su familia o en el trabajo. Es cuando se debe quitar el cargo de homofobia, y aunque esto complica mucho la actuación de las autoridades, tenemos que respetar la decisión del afectado”, explicó la funcionaria.

Siempre se debe respetar la privacidad del agredido de lo contrario se le volvería a violentar y entonces se caería en la “revictimización”.

Por otro lado, para los ciudadanos LGBT que viven abiertamente su sexualidad es más sencillo denunciar.

“Con las modificaciones (publicadas en julio de 2015) al Protocolo de Actuación para la Atención a las Personas de la Comunidad LGBTTTI, ya no basta que las personas lo digan, sino que asuman su orientación sexual para que el Ministerio Público identifique sus casos y proceda en ese sentido”, dijo Montes de Oca Rosales respecto a la importancia de que las víctimas se asuman como miembros de la diversidad sexual.

De esta forma las autoridades se ven obligadas a ajustar los procedimientos de atención.

Al ejercer sus derechos favorecen el proceso de atención a víctimas de grupos específicos, pues se generan estadísticas cada vez más cercanas a la realidad, explicó Ortiz.

Las cifra negra es alarmante, según una encuesta realizada por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el DF es la entidad donde los LGBT se sienten más discriminados, 68.45% dijeron haber sido víctimas de distintos tipos de rechazo. Tendencia que sigue toda la zona centro de México con un nivel de homofobia de hasta 68.72%.

Asimismo, los gays y lesbianas señalaron como una de las formas más importantes de discriminación, cuando los hacen sentir que “deberían ser más femeninas (lesbianas)” o que “deberían ser más masculinos (gays)”, con 25%, mientras que la violencia verbal alcanzó apenas un 12.81% y la violencia física un 3.23%, datos que contrastan con los otorgados por la PGDF a esta casa editorial.

El subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas insistió que las víctimas de agresiones físicas o verbales, o cualquier otro crimen motivado por la homofobia, tienen que denunciar e informar claramente de su situación, sólo de esta manera podrán elaborar una estrategias de prevención, pero también para acabar con la impunidad de los agresores y sancionarlos conforme a la ley.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top