[TERCERA PARTE] Falta de regulación, catalizador de delincuencia en transporte del Edomex

Transporte público del Estado de México, el big data mx, big data

22 junio 2017 6:00 am

Para muchas personas del Estado de México, el caso de Valeria, niña de 11 años violada y asesinada en una unidad de transporte público en el municipio de Nezahualcóyolt, está íntimamente relacionado con la falta de regulación por parte de las autoridades estatales.

Los señalamientos se vierten, sobre todo, en la capacidad de los operadores de los autobuses, ya que muchos de ellos no están debidamente preparados para brindar el servicio.

Según la Encuesta sobre Transporte en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México 2016, 17% de la población indicó que 74% de la población piensa que la delincuencia en los distintos medios de transporte con los que se cuenta en el área conurbada ha aumentado.

Además, 82% de los encuestados revelaron que el transporte en el Valle de México es inseguro, mientras que 56% opinó que es más peligroso viajar en un autobús y 17% en microbús.

Leer más[PRIMERA PARTE] Estado de México, el ‘hoyo negro’ del transporte público

Durante un recorrido realizado por esta casa editorial en los municipios de Tlalnepantla y Nezahualcóyotl, los usuarios del transporte público indicaron que la falta de regulación por parte de las autoridades mexiquenses propicia que los delincuentes “puedan hacer de las suyas” arriba de las unidades.

“(Ahora) cualquier persona puede ser chofer y sube a cualquiera a las unidades. A veces se van moneando, tomando o cotorreando con los cuates. Antes conocíamos a casi todos (los choferes), pero ahora ya ni sabemos de dónde vienen”, indicó el señor Álvaro, habitante de Chimalhuacán y quien fuera checador de la Ruta 40 de Nezahualcóyotl.

Además, esta casa editorial se pudo percatar que en distintas zonas de las demarcaciones mencionadas, las unidades prestaban el servicio sin placas, con unidades que contaban con diferentes desperfectos en asientos, escaleras y barandales, además de contar con ventanillas polarizadas o con calcomanías que obstruyen la vista hacia el interior.

Según el Reglamento del Transporte Público y Servicios Conexos del Estado de México en su artículo 35:

“Los vehículos de uso comercial y público deberán portar extinguidores de fuego en buenas condiciones. Los automóviles y camionetas, a partir de modelos 1985, contarán, en los asientos delanteros con cinturones de seguridad”.

El artículo 36 también señala que:

“Las unidades tienen prohibido colocar objetos que impidan la visibilidad de los operadores y los cristales no deben ser oscurecidos o pintados para permitir la visión al interior”.

En otras líneas, dicho Reglamento establece otras especificaciones como:

Portar placas oficiales para poder brindar el servicio, la correcta capacitación de choferes con exámenes que determinen que éstos no sean consumidores de alguna droga o cuente con problemas psicológicos para poder laborar, contar con una licencia especial expedida por las autoridades estatales o federales, así como tener conocimiento de las medidas de seguridad para poder otorgar atención en caso de alguna emergencia.

La mayoría de estas normas son inclumplidas.

La Secretaría de Movilidad del Estado de México informó que en 2016 canceló la licencia de conductor a cerca de 330 operadores y suspendió a más de mil 500 en 2016, por haber cometido distintas anomalías como llevar a acompañantes, falta de documentos o por manejar de forma irresponsable.

Sin embargo, los usuarios del transporte público de distintos municipios, en especial de Naucalpan, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl, Ecatepec y Chimalhuacán, señalaron que los choferes no cuentan con la capacidad de ir detrás del volante, ya que se cometen muchas infracciones al propio reglamento de tránsito.

Algunos usuarios, entre ellos jóvenes y adultos mayores, señalaron que hay choferes que en ocasiones conducen en sentido contrario, lo que expone la vida de los pasajeros. También indicaron que al ser distraídos por sus acompañantes, algunos choferes no se percatan de quién sube a las unidades, y lo que facilita el asalto a las unidades.

En 2016 se disparó inseguridad en el transporte público

Tan sólo el año pasado, en el Estado de México se registró un aumento de 45% con respecto a 2015 en la incidencia de asaltos al transporte público, donde se registraron mil 117 contra mil 604, según cifras oficiales.

Sin embargo, el director del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, aseguró que las mediciones oficiales nunca son concretas, ya que hace falta realizar mayores avances en materia jurídica para determinar el rubro en que se ubicarán los asaltos en el transporte público.

Leer más[SEGUNDA PARTE] Alerta de Género en Edomex…de chocolate

Dijo que al no contar con una categoría específica para ello, se clasifican simplemente como asaltos a transeúntes o a automovilistas, lo que impide una contabilización real y no permite que las autoridades federales y locales cuenten con medidas necesarias para terminar con los ilícitos de cualquier índole.

Además, el no tener un padrón de choferes y unidades circulan con regularidad, propicia un mal control de las autoridades, lo que ha provocado que la inseguridad rebase a la capacidad de acción de los cuerpos de seguridad.

Comentarios