NVS
Investigaciones

Tarjetas no logran ganarle terreno a los boletos del Metro

el big data mx, big data, taquillas, metro,

A pesar de que el objetivo de este sistema de transporte era eliminar la emisión del boleto para tener ahorros económicos, la demanda de los usuarios no baja.

Desde 2012 el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro anunció la desaparición paulatina del boleto para sustituirlo por las tarjetas recargables y con ello tener ahorros económicos; sin embargo, a la fecha este objetivo está lejos de cumplirse.

De acuerdo con información del propio STC, obtenida vía transparencia, el organismo sigue gastando más en boletos debido a la demanda, pues tan sólo en 2015 erogó 36 millones 688 mil 231 pesos en la adquisición de boletos, contra 22 millones 898 mil 600 pesos que invirtió en la adquisición de tarjetas.

En junio de 2006 se pusieron a la venta las primeras 17 mil tarjetas recargables, en 2008 se dio continuidad a la medida con un millón de plásticos más. No obstante, en 2012 inició el Proyecto Tarjeta Distrito Federal para unificar el medio de pago para el Metro, Metrobús y Tren Ligero.

Por ello, el entonces director del STC Metro, Francisco Bojorquez, aseguró que los días de los boletos del Metro estaban contados, pues el objetivo era migrar a esa forma de pago, ya que además de los beneficios ambientales la medida tendría ahorros en las finanzas.

Y es que, reconoció, les resulta más costoso imprimir los boletos de manera anual que adquirir las tarjetas que los usuarios podrían reutilizar.

Indicó que mil 500 boletos costaban 50 millones de pesos, mientras que tres millones de tarjetas, casi el promedio diario de usuarios en ese entonces, costaban 30 millones de pesos.

Para lograr esa transición, el STC invirtió 19 millones de pesos para adecuar lectores de tarjetas, la meta era que en 2014 todos los usuarios sólo usaran el plástico.

Sin embargo, desde el año pasado el organismo incrementó su gasto en boletos. Mientras en 2014 fue de 26 millones 267 mil pesos, en 2015 se elevó a 36 millones 688 mil pesos y hasta junio de 2016 ya se habían erogado 17 millones 856 mil pesos.

Por otra parte, la adquisición de tarjetas recargables ha sido variada. En 2014 se hizo una compra fuerte: 3 millones 295 mil 973 micas, pero en 2015 bajó a 500 y 2016 a 600.

Pese a ello, el año que más se erogó en estas compras fue en 2014 con 22 millones 898 mil pesos.

Fallas en las recargas, principal impedimento

Jorge Gaviño, actual director del SCT- Metro, reconoció que no se ha podido migrar al sistema de prepago, principalmente porque la gente no se acostumbra.

Indicó que existen un millón de tarjetas recargables compatibles sólo con el Metro y 9 millones para Metro, Metrobús y Tren Ligero, por lo que es necesario emprender acciones para incentivar su uso.

Andrés Atayde, diputado local del PAN, coincidió en la necesidad de impulsar el uso de las tarjetas, ya que admitió representará un ahorro importante para el STC.

De acuerdo con usuarios del Metro consultados por El Big Data Mx, la principal razón para no utilizarlas son las fallas que hay en varias taquillas para recargar. Incluso hay estaciones como Tasqueña, de la Línea 2, donde sólo se puede recargar en una de las ventanillas.

“También se daña mucho la tarjeta y ya no se puede recuperar el dinero que le abonaste, así que para más seguro mejor compro el boleto, ese si no sirve lo rompes y el policía te deja pasar”, expresó Omar, usuario.

Algunos otros manifestaron que compran boleto cuando se les olvida en la casa o porque no son usuarios tan frecuentes del transporte público.

Andrés Atayde indicó que en su experiencia como legislador y usuario, el tema de la inseguridad también es una de las razones, ya que algunas personas consideran más inseguro sacar la cartera para buscar o pasar la tarjeta por el lector que portar boletos.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top