NVS
Destacados

Sedema reserva por siete años necropsia del orangután Jambi

A pesar de que la dependencia se comprometió a que haría públicas las causas de la muerte del primate el pasado 30 de noviembre decidió clasificar la información como de acceso restringido en calidad de reservada.

Las causas de defunción del orangután Jambi seguirán sin esclarecerse, y es que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del Distrito Federal (Sedema) reservó por siete años “con posibilidad de prórroga” los resultados de la necropsia que se le practicó,  a pesar de que la Secretaría se comprometió a hacerlos públicos.

Luego del fallecimiento del primate en el Zoológico de Chapultepec, el 24 de julio de 2015, El Big Data Mx dio a conocer que había indicios de posibles actos de negligencia por parte de las autoridades, por lo que éstas se comprometieron a difundir los resultados de la necropsia en un lapso de no más de tres semanas; sin embargo, ya cambiaron de opinión.

LEER MÁSEspeculan sobre muerte del orangután Jambi

“ (…) al tratarse de información de acceso restringido, se establece como periodo de reserva un plazo correspondiente a siete años con posibilidad de prórroga, con fundamento en el artículo 40 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal; o bien, hasta que la disponibilidad de la información no afecte la seguridad de los especímenes que se protegen, los visitantes y el personal que labora en dicho centro”, fundamenta la Sedema.

De acuerdo con la respuesta a una solicitud de información elaborada por esta casa editorial, la dependencia capitalina explicó que el Pleno del Comité de Transparencia de dicha Secretaría aprobó, el 30 de noviembre del año pasado, la petición de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de clasificar la información como de acceso restringido en su calidad de reservada.

La decisión, detalla la respuesta, se fundó en que la necropsia se encuentra en los supuestos que señalan los artículos 4 fracción VIII, 36 y 37 fracciones X y XII de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal.

“Se cataloga como información reservada debido a que puede generar una ventaja personal indebida en perjuicio de un tercero o de los entes obligados”, establece la fracción XII del artículo 37.

Además, la Sedema informó que el titular de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, Arturo Rivera Rebolledo será la autoridad responsable de conservar, guardar y custodiar la información.

El pasado 31 de julio de 2015, El Big Data Mx publicó una entrevista con el titular de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, quien declaró que una semana antes de la muerte del orangután Jambi, el primate presentó secreciones nasales y una distensión abdominal, lo que los hizo intuir que tenía un problema cardiorespiratorio.

En dicha entrevista expuso que en dos o tres semanas, después de la muerte del orangután, tendrían los resultados de la necropsia y con base en ello determinarían la situación del orangután Toto, hermano de Jambi y quien habita en el Zoológico de Chapultepec.

LEER MÁSAntes de morir Jambi sufrió secreciones nasales y distensión abdominal

Reservar la información genera dudas

Marielena Hoyo Bastien, ex directora del Zoológico de Chapultepec y quien cuidó durante siete años a los orangutanes Jambi y Toto, considera que reservar la información de la necropsia del primate deriva en dos posibilidades.

“O no se hizo correctamente la necropsia y la absorbieron ellos por completo o la Universidad (UNAM) les dio unos resultados que van a ser muy cuestionables. Además viene lo peor, no sólo la reservan por siete años sino con posibilidad de ampliar la reserva.

“Hablan de su seguridad y la de los animales, entonces ahí hay que hacer una pregunta: ¿Están amenazados? ¿Quién los amenazó?. Ninguno de los supuestos que dan para reservar la información lo cubre el resultado de la necropsia de Jambi”, fundamenta.

En entrevista con esta casa editorial Hoyo Bastien, denunció que las instalaciones donde habitaba Jambi se encontraban en mal estado lo que pudo haber causado la “inesperada muerte” del orangután.

 

 

En las imágenes proporcionadas por la defensora animal, las cuales se tomaron el 24 de julio de 2015, se aprecia que el techo de lo se conoce como “casa de noche” presentaba humedad, así como las puertas de dicha área se muestran oxidadas.

Foto: Cortesía

Por otra parte, la ex directora del Zoológico de Chapultepec, expone que las autoridades del Zoológico se violó el artículo 5 de la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, en su fracción X, que estipula que el cadáver de todo animal debe ser tratado con respeto.

“No tuvieron ni siquiera una bolsa de plástico negra como dicta la ley para meter los órganos. No sabemos qué tuvo, pudo haber sido algo infeccioso y no hubo cuidado. Tenía todos los pelos llenos de sangre, estaba todo abierto, metieron sus órganos en un costal de alimento de esos que son como de costal de mercado”, contó.

Además, Marielena Hoyo cuenta a esta casa editorial que el titular de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, Arturo Rivera se contradijo en sus primeras versiones acerca de la causa de la muerte de Jambi, ya que el mismo 24 de julio le informó que el primate había presentado ocho días antes de su fallecimiento un problema respiratorio, luego le dijo que se trataba de un problema cardíaco y terminó diciendo a medios que el primate tuvo problemas renales.

Foto: Cortesía

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top