Investigaciones

Esta elección es contra la estructura del gobierno capitalino: Ricardo Monreal 

 

En la delegación Cuauhtémoc hay un clima de terror. Amenazas y entrega de dádivas al electorado de parte del Gobierno del Distrito Federal y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), hacen de la elección a Jefe Delegacional una de las más complejas.

Así lo afirma Ricardo Monreal, candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a esa demarcación y quien asegura que no se enfrenta a un adversario sino a un aparato de Gobierno.

“Yo no me enfrento a un adversario, a una persona; yo me enfrento a un gobierno, estoy claro en lo que está pasando, no es una persona, es un aparato de gobierno”.

“Confío mucho en la gente y hemos estado en otros procesos electorales que sin dinero hemos derrotado la corrupción, la intransigencia y el autoritarismo y hoy que me enfrento a un gobierno como un opositor estoy listo”, dice Monreal.

“Si fuera una persona no tendría ninguna dificultad para poder triunfar, pero cuando te enfrentas al gobierno, no es fácil, va a ser una contienda cerrada y no lanzamos las campanas al vuelo, no estoy confiando porque será una contienda pesada, difícil”, es lo que dice el candidato en entrevista en sus oficinas de la colonia Juárez.

Ricardo Monreal asegura que la intimidación hacia los electores “raya en lo inmoral”.

“A la gente se le intimida y se le dice, si tú votas por Morena los programas sociales se van a terminar, el apoyo a adultos mayores se va a acabar y no vamos a dar ninguna tarjeta de respaldo social, eso es una amenaza que raya en lo inmoral y los programas sociales no pueden condicionarse en un tema electorero”.

La verdadera competencia para ganar la Jefatura Delegacional en Cuauhtémoc, asegura Monreal será entre el PRD y Morena, a los demás candidatos “ni los he visto, pero los respeto”, dice mientras sonríe y afirma que así será en el resto de la ciudad, salvo en delegaciones como Cuajimalpa en donde la competencia será con el PRI y en Benito Juárez con el PAN.

“Mi adversario real es el PRD y es adversario no enemigo, lamento mucho que tengamos que enfrentarnos en estas condiciones pero yo estoy muy tranquilo y atento a todo lo que pueda venirse”, dice.

“Estamos luchando con limpieza, no tenemos recursos, no vamos a regalar despensas ni dar regalos, no vamos a insultar la inteligencia de las personas con dadivas, lo que ofrecemos es un gobierno, honesto, eficaz y austero”.

Foto: José Luis Villa

Prevé que antes del 7 de junio se desate el juego sucio. “Va a haber mucha entrega de recursos, dadivas, amenazas, un clima de terror y lo único que deseamos es que no se desate la violencia de los grupos porriles que no quieren el cambio, nosotros no vamos a aceptar provocaciones, vamos a actuar de manera muy sensata, proponiendo y generando condiciones de mejor gobernabilidad y acudiendo a un voto informado y consciente de la población”.

Escenario delicado

El diagnóstico de la delegación Cuauhtémoc en el Distrito Federal es delicado, califica Monreal.

“La Cuauhtémoc está delicada, es un mal momento para la delegación hay una decadencia política, hay un gobierno salpicado  por la corrupción; hablo de dirigentes que se corrompieron pero hay una base trabajadora que si se le llama a firmar pactos para generar condiciones y gobernabilidad lo van a hacer porque están dispuestos a levantar la delegación, con ellos vamos a hacer acuerdos para levantarla”.

Para Ricardo ganar la Cuauhtémoc no sería un premio sino una responsabilidad mayúscula.

“No festinamos el triunfo, no vamos a acudir en un acto de jactancia porque de triunfar nuestro movimiento se tiene un grado de responsabilidad mayor, ganar esta delegación no es un premio, es una máxima responsabilidad”.

El candidato enlista que entre los problemas más graves en la delegación Cuauhtémoc está la proliferación del comercio ambulante desordenado, los giros negros crecientes, la trata de personas, prostitución y desatención a colonias con servicios básicos, problemas que dice no han sido atendidos.

El PRD en decadencia

Morena, dice Ricardo Monreal va al alza, con un crecimiento sostenido, y buenos candidatos y destaca que su adversario, el PRD está sumido en una profunda crisis.

“El partido que gobierna la ciudad tiene profundas crisis de identidad interna, de rupturas y el mal trato a sus integrantes”, dice y hace un recuento de quienes han abandonado al Partido de la Revolución Democrática, al que también él abandonó.

Menciona a la Izquierda Democrática Nacional (IDN), corriente de René Bejarano, y “el mal trato que le dieron. Se podrá o no coincidir con él pero tiene presencia histórica y es una persona que es fuerte”, dice con referencia a que en la última elección interna de candidatos la IDN obtuvo pocos espacios.

Enlista a personajes como Marcelo Ebrard, quien será candidato del partido Movimiento Ciudadano, Vidal Llerenas quien será candidato por Morena; Agustín Guerrero y si nos ponemos a pensar –dice Monreal–, ya ninguno de los fundadores del PRD está en el partido, tampoco tiene a ningún ex jefe de gobierno; todos se han ido.

Cuauhtémoc Cárdenas renunció, Andrés Manuel renunció; Alejandro Encinas, Marcelo Ebrard renunciaron y el que gobierna, Miguel Ángel Mancera no es del PRD. Es una crisis severa la que vive el PRD por eso yo digo que en la ciudad Morena se puede consolidar como la primer fuerza política”.

Pese a los errores del PRD y su caída, dice Monreal, “no festinamos que el PRD se esté cayendo tampoco la intención es construir una base política y social sobre los escombros del PRD, a nosotros lo que nos interesa es atraer ciudadanos pertenecientes a las clases medias, jóvenes y mujeres libres, personas sin partido que no han militado en ningún lado, ese es nuestro universo”.

Ricardo Monreal se dice tranquilo para enfrentar la elección del próximo 7 de junio, pues en ello no le va la vida.

“Finalmente la gente decide y no vamos a hacer nada en lo que la gente no esté de acuerdo, si la gente cree que debo estar en el gobierno estaré y si no voy a seguir luchando de verdad que no me va la vida en una etapa de un proceso , me va la vida en el cambio del régimen de oprobio y corrupción y ahí voy a apostar mi vida porque se cambie el modelo económico y el modelo de país al que nos han sometido”.

¿Los llaman radicales? –se le cuestiona.

-Nos pueden llamar de muchas formas pero no tenemos problema, somos gente sensata, ya hemos gobernado y no se ha acabado el mundo no hemos comido niños y tampoco nos hemos corrompido y estamos con toda la frente en alto y con la autoridad que tenemos para enfrentarnos a una elección difícil.

 

 

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top