Investigaciones

Rehabilitan a menores acusados de robo en Tlatelolco

Niños asaltantes

Los menores concluyeron satisfactoriamente talleres de psicología, comunicación familiar y desarrollo social; sin embargo, hace falta una evaluación general para verificar si son dados de alta definitivamente o si se necesitan reforzar otras áreas de su entorno social y familiar

En agosto pasado fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, tres menores de  9, 10 y 13 años,  acusados de haber asaltado con una navaja y pistola de juguete a un joven, pero hasta el momento no se les ha  encontrado responsabilidad penal por el robo del celular y 500 pesos.

 

Tampoco se comprobó que pertenecieran a una banda conformada exclusivamente de menores que operaban en Tlaltelolco como se denunció a través de los medios de comunicación.

“…toda vez que por su edad no pueden ser sujetos de ningún mecanismo de internamiento o detención preventiva, con independencia de que el Ministerio Público pueda o no determinar su participación en la conducta señalada por las leyes penales como delito y en su caso, remitir el expediente al Juez de Justicia para Adolescentes y sujetarlo a un procedimiento especial contenido en dicho ordenamiento”, fue la notificación del DIF DF sobre el expediente.

Aunque no hubo una sanción punitiva en contra de Mirel, Alberto y Kevin, las madres de los menores accedieron a llevar una terapia de ocho sesiones de un taller denominado, “Orientación Pedagógica Comunicación y Límites en la Familia”, el cual concluyeron con el programa.

Autoridades del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del DF (DIF-DF), informaron que los menores y sus familias respondieron satisfactoriamente con las sesiones marcadas al momento que la Fiscalía Central de Investigación para Niñas, Niños y Adolescentes de la PGJDF los entregó para su reintegración a través de terapia psicológica, talleres  de convivencia social  y comunicación asertiva.

Durante estas semanas los padres de familia y sus hijos participaron en diversas dinámicas de interacción familiar y de grupo, y de acuerdo con los dictámenes de los especialistas del DIF-DF,  se adaptaron a los métodos planteados reconociendo algunas de las deficiencias en la comunicación que se mantuvo dentro del núcleo doméstico y su entorno. 

Asimismo este plan de intervención en el ámbito psicológico, pedagógico y social, deberá confirmarse a través de visitas domiciliarias de seguimiento para determinar si las causas que pudieron estar afectando a los menores en su desarrollo psicosocial, ya han sido subsanadas o por lo menos identificadas para su erradicación.

“El personal de psicología reporta mejora en cuanto a la comunicación y dinámica familiar, se ha trabajado en los factores de protección y redes de apoyo que permitan garantizar la seguridad y el bienestar de los menores de edad”.

“Las personas atendidas continúan mostrándose abiertas y receptivas, siguen dispuestas a seguir las indicaciones del personal especializado, en beneficio de sus hijos”, fue el informe sobre la terapia psicológica al termino de las seis sesiones.

También concluyeron satisfactoriamente las ocho sesiones programadas para los talleres en materia de comunicación y terapia familiar, ente ellos “Comunicación y Límites” cuyo objetivo fue desarrollar habilidades y actitudes  de crianza y educación estableciendo límites al interior de la familia.

Las autoridades seguirán evaluando a través del  personal de psicología, trabajo social y de salud, las condiciones de los adolescentes en su entorno biopsicosocial;  familiar, social, escolar, de salud y emocional, en este caso los padres se comprometieron legalmente a atender las recomendaciones correspondientes para mejorar sus condiciones de vida.

La noche del 18 de agosto, cuando un joven de 19 años transitaba por uno de los corredores de la Unidad Tlaltelolco, paralela a la avenida Ricardo Flores Magón, supuestamente fue abordado por los tres menores quienes lo amagaron con una navaja y una pistola de juguete para que entregara un teléfono celular y 500 pesos.

A pesar de una imputación directa, y que se les encontraron entre sus pertenencias los objetos reportados como robados, durante estos meses de terapia, y ante la autoridad ministerial, los menores han negado los hechos.

Aunque el reporte de dicha institución es que la averiguación previa seguía abierta, hasta el momento no se ha registrado un avance sobre la misma para demostrar alguna responsabilidad penal de los supuestos infractores.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top