Que comience el juego

3 abril 2017 7:26 pm

Por Jonathan Villanueva y Paul Constantino

 

Los comicios electorales más importantes del país –sólo por debajo de la contienda presidencial– dieron inicio con la firme promesa de ofrecer un final inédito y de fotografía…

Se trata de la elección de gobernador en el Estado de México, que por primera vez en su historia está dividida a tercios entre las preferencias de los votantes.

Por eso, es posible una derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI), combinada con un triunfo de Acción Nacional (PAN) o Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Y es que los sondeos de opinión indican un margen de error menor a cinco puntos entre el priista Alfredo del Mazo; la albiazul, Josefina Vázquez Mota; y la morenista Delfina Gómez, debido a la baja popularidad que arrojan el PRI y el Gobierno federal.

La fortaleza de un PAN que viene de arrasar en los comicios electorales de 2015 y la propuesta de Morena ofrecen un cambio verdadero para arrebatarle su principal bastión al PRI.

El Edomex es, por su naturaleza, la joya de la corona para cualquier partido político –de cara a las contiendas presidenciales– por sus 11 millones de votos y los casi 350 mil millones de pesos que recibe como presupuesto ¡cada año!

Hasta ahora, el PRI ha mantenido la hegemonía en esa entidad –que es la más poblada del país–, pero la estructura del llamado Grupo Atlacomulco se encuentra endeble por la inseguridad y el hartazgo ciudadano.

Como en el famoso videojuego Mario Bros, los personajes que buscan gobernar esa entidad necesitan sortear una serie de obstáculos para evitar que los eliminen de la contienda y comerse todos los “hongos” posibles (en este caso obtener más adeptos) que los hagan crecer de aquí al 4 de junio, día que se realizará la votación.

La relevancia que tiene dicha contienda para estos tres partidos es de índole presidencial, pues ganar o quedar en un apretado segundo lugar significaría la antesala de Los Pinos.

Para el PRI, perder sería como entregar la Presidencia de la República ya sea al PAN o incluso a su acérrimo rival, Andrés Manuel López Obrador.

En el PAN, un triunfo constituiría amarrar la candidatura presidencial de Ricardo Anaya y, a la vez, se consolidaría como el instituto político más fuerte en votos duros para el año próximo.

Mientras que para Morena y su líder sería monumental contar con los padrones más grandes del país (el del Edomex y la CDMX) para sus aspiraciones presidenciales.

Sin embargo, los juegos de las traiciones podrían empujar hacia arriba o abajo a estos candidatos. Por eso, aliados externos como el PRD apostarán de forma definitoria en estos dos meses de campañas.

Defensa férrea del Castillo Tricolor

Así… como Super Mario Bros, Alfredo del Mazo Maza busca hacer del Estado de México “su castillo”, y al igual que su abuelo y su padre, pretende convertirse en gobernador de la entidad que tiene el padrón más grande del país.

En este proceso electoral, el candidato tricolor tendrá en sus manos la responsabilidad de mantener con vida al llamado Grupo Atlacomulco y al Partido Revolucionario Institucional (PRI) para los comicios presidenciales del año próximo.

Es primo del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, lo cual, paradójicamente, es su principal virtud y su mayor debilidad debido a que los sondeos de opinión señalan que hay un hartazgo generalizado en contra del PRI.

Del Mazo se desempeñó como presidente municipal de Huixquilucan y director general de Banobras después de jugar la precandidatura a gobernador del Estado de México en 2011, donde se impuso Eruviel Ávila.

La fortaleza principal del candidato oficial es formar parte del Grupo Atlacomulco, de donde han surgido políticos de la talla de Alfredo del Mazo (padre y abuelo), Emilio Chuayffet, César Camacho, Arturo Montiel, Ignacio Pichardo Pagaza y Mario Ramón Beteta.

Sin embargo, representar al único instituto político que ha gobernado esa entidad implica una carga para el abanderado tricolor, sobre todo por la oleada de inseguridad e impunidad que ha caracterizado a los municipios mexiquenses.

El panorama

Aunque se hable de un empate técnico entre Del Mazo y las aspirantes del Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, y la de Morena, Delfina Gómez, la estructura tricolor es lo que lo aventaja en esta contienda.

Si bien es cierto que en los últimos procesos electorales el PRI ha perdido poder, aún gobierna 82 municipios y controla una decena más a través de sus aliados, lo que representa cerca de 65% de las 125 municipalidades que tiene el Edomex.

Históricamente Ecatepec, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Tlalnepantla y Toluca son los ayuntamientos que definen la contienda electoral, pero en esta ocasión los indecisos prendieron los focos rojos en el war room del tricolor.

Según los números de este instituto político, el Valle de Toluca es la base de la candidatura de Del Mazo; los municipios en que mantiene el control total son en Toluca, Metepec, Mexicaltzingo, Calimaya, San Antonio la Isla, Rayón y Tenango del Valle.

Pero las complicaciones para sus aspiraciones se encuentran en el oriente del estado, donde la candidata de Movimiento Regeneración Nacional sigue creciendo, al tiempo que el corredor azul se fortalece para Josefina Vázquez Mota.

Por eso, la estructura y los recursos que están bajando del Gobierno federal serán determinantes para buscar aliados externos que hoy juegan en el PAN, PRD y hasta en partidos de nueva creación.

Fortalezas

  1. Presupuesto federal.
  2. Programas sociales federales.
  3. Aliados potenciales como Ulises Ramírez (PAN) y Héctor Bautista (PRD).
  4. Estructura en más de 90 municipios.
  5. Panal, PES y PVEM.

Debilidades

  1. Eruviel Ávila (podría jugar a favor del PAN).
  2. Inseguridad.
  3. Corrupción.
  4. Familia de Enrique Peña Nieto.
  5. Partido Revolucionario Institucional.

El DATO:

Los programas sociales del Gobierno federal, como el de Prospera, ya llegaron a diversos municipios de la entidad con estufas, tanques de gas, despensas, pantallas y cemento, que en breve serán repartidos.

Relegar al gobernador saliente Eruviel Ávila de esta contienda electoral abre la puerta para que éste opere a discreción con el objetivo de favorecer la candidatura de la panista Josefina Vázquez Mota.

Game Over al cambio cosmético

En los niveles avanzados de este famoso videojuego aparece la princesa Peach para competir por el reino de Super Mario Bros. Y en el Edomex es la panista Josefina Vázquez Mota la que entra al ruedo con la expectativa de ganar la elección.

Hacia afuera se habla de una aspirante competitiva que logró la unidad del Partido Acción Nacional (PAN); sin embargo, eso está en duda.

La ex candidata presidencial y otrora multisecretaria de Estado en el Gobierno del presidente Felipe Calderón cuenta con un alto grado de conocimiento entre los 11 millones de votantes del Estado de México.

Y por primera vez tiene amplias posibilidades de ganar la contienda del 4 de junio próximo, debido a que las encuestas la sitúan en un empate técnico con el abanderado oficial y la candidata de Andrés Manuel López Obrador.

Josefina llega a esta elección con tres virtudes:

  1. Representar la opción de un cambio sin exponerse al “radicalismo”, con el que etiquetan al instituto político de AMLO.
  2. Proviene del Partido Acción Nacional, que desde los comicios del año pasado se visualiza como ganador y serio aspirante a la Presidencia de la República.
  3. Es una mujer con experiencia para encabezar proyectos, según los sondeos de opinión.

Vázquez Mota apuesta a un cambio real y no cosmético. Eso, en palabras de la abanderada albiazul significa que la impunidad terminará y que quienes han abusado de la entidad y su población tienen que pagar por ello.

Su fuerza, de acuerdo a su war room, estriba en el llamado corredor azul, que comprende municipios como Atizapán de Zaragoza, Naucalpan, Huixquilucan, Huehuetoca, Tianguistenco y Xonacatlán.

Pero, sobre todo, se alían con priistas de bajo perfil que han sido relegados por el Grupo Atlacomulco durante diversos sexenios, y lo cual ya no están dispuestos a soportar.

La propuesta

Su catálogo de promesas de campaña se centra en dos aspectos que tienen al Edomex en situaciones extremas: la inseguridad y la falta de oportunidades.

De acuerdo a las estimaciones de los albiazules, la primera mitad de la campaña será definitoria, ya que si el tricolor se relega al tercer lugar, habrá una desbandada a favor de Josefina y en contra de AMLO.

Donde posee mayor peso la candidatura de la ex abanderada presidencial es en el voto de los indecisos, quienes ven la corrupción en su máxima expresión con el PRI y en Morena, un salto al vacío.

Otro de los factores que serían determinantes para el PAN es la cercanía del Gobierno de Eruviel Ávila y sus 350 mil millones anuales de presupuesto, que en esta ocasión podrían jugar a su favor, así como las diferencias con el panista Ulises Ramírez.

Fortaleza

  1. Apoyo de priistas de rango medio y bajo.
  2. Propuesta de Gobierno moderada.
  3. Voto indeciso.
  4. Inseguridad en el estado.
  5. Grupos empresariales.

 Debilidades

  1. Ulises Ramírez y su 35% de control panista.
  2. La división con el PRD que le pudo dar la delantera.
  3. No enfocar su campaña a un sólo objetivo (tira a AMLO y a Del Mazo).
  4. Falta de simpatía con los municipios del Oriente.
  5. Empresas fantasma de sus familiares.

EL DATO:

Un triunfo de la panista convertiría en automático al presidente nacional de Acción Nacional, Ricardo Anaya, en el aspirante más fuerte a la Presidencia de la República; su partido la apoyará con todo.

Consolidar su alianza con el líder histórico del PAN en el Edomex. Ulises Ramírez será vital para que más de una tercera parte del padrón albiazul, controlada por él, no vote a favor del PRI.

Quiere romper récord en el Edomex

Al igual que Peach, la princesa Daisy se desbloquea en los niveles más avanzados de este videojuego para darle batalla a Super Mario Bros en la lucha por adueñarse del castillo mágico.

Se trata de un personaje poco conocido que llega para competir de tú a tú, tal y como lo hace la abanderada de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Delfina Gómez, en sus aspiraciones de convertirse en la gobernadora del Estado de México.

La Maestra, como es conocida, es una seria competidora para arrebatarle al PRI su principal bastión en este proceso electoral, de la mano de su máximo dirigente nacional, Andrés Manuel López Obrador.

La propuesta de Morena cobra fuerza por el hartazgo generalizado que hay en esa entidad por la perpetuidad en el poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y, desde luego, la inseguridad.

Además, tiene un tinte presidencial, pues de conseguir el triunfo, colocaría a López Obrador en la antesala a Los Pinos.

Para sus detractores, Delfina no representa una opción real, sino una extensión de AMLO. Sin embargo, ella ha hecho del oriente de la entidad su principal activo y la mayor preocupación para el Grupo Atlacomulco.

La ex alcaldesa del municipio de Texcoco se ha convertido en la candidata idónea de Morena, ya que maneja los principios de sencillez que quiere su máximo dirigente como eje de campaña.

Además, ella ha logrado la simpatía ciudadana en los municipios de mayor pobreza, por lo que se prevé que sean éstos los que le puedan dar el triunfo en las urnas el próximo 4 de junio.

Es la primera vez que Morena participa en una elección de gobernador en esa entidad, y hasta ahora garantiza que en caso de no ganar, por lo menos le arrebatará un importante número de votos.

El sufragio popular

De acuerdo con especialistas y con el war room de la candidata, el Oriente es donde se ubica el voto de la izquierda, el cual prácticamente le quitó al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Entre los municipios más importantes donde Delfina centrará su campaña están Ecatepec, Nezahualcóyotl, La Paz, Ixtapaluca, Chalco, Texcoco, Chimalhuacán, Amecameca, Tlalnepantla, Acolman y Tultepec.

Según las últimas tres elecciones de gobernador, entre las cinco municipalidades que han definido las contiendas están Nezahualcóyotl y Ecatepec; ésa es una de las razones que tiene al PRI preocupado.

Otro de los factores que puede beneficiar las aspiraciones de Delfina radica en la maratónica campaña de AMLO, de que el PRI y el PAN son lo mismo: el PRIAN, lo cual ya se arraigó en el subconsciente de la población.

Sin embargo, la embestida de Morena se dirigirá hacia el tricolor, ya que para ellos, Acción Nacional declinó a favor de los morenistas.

Fortalezas

  1. Andrés Manuel López Obrador.
  2. La militancia activa.
  3. Los municipios del Oriente.
  4. La austeridad.
  5. El hartazgo hacia el PRI y PAN.

Debilidades

  1. Recursos.
  2. Estructura.
  3. Poca presencia en el corredor azul.
  4. Óptica de que carece de autonomía.
  5. No es tan conocida como sus adversarios.

EL DATO:

El trabajo de Morena ya no sólo se concentra en la zona oriente; ahora las visitas se han extendido al sur y norte del Estado de México, donde han encontrado gente interesada en participar.

La fortaleza del partido de Andrés Manuel López Obrador está en sus militantes: los coordinadores, los enlaces, los líderes y los que recorren las casas para promover la candidatura de Delfina Gómez.

El fiel de la balanza 

Al igual que Luigi, de Super Mario Bros, el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) al Gobierno del Estado de México, Juan Zepeda, es muy conocido.

No sólo por haber gobernado el municipio de Nezahualcóyotl, sino por provenir de un partido que llega dividido luego de la derrota que le propinó a su compañero de partido, Javier Salinas.

Con base en las encuestas, la debacle del Sol Azteca en la entidad lo lanzaría hasta un cuarto lugar en las preferencias electorales; sin embargo, sus pocos puntos podría negociarlos al mejor postor. 

Por eso, la candidatura del PRD toma relevancia. Y es que tanto el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Regeneración Nacional (Morena) podrían adjudicarse el triunfo con su apoyo, debido a que se encuentran en empate técnico.

La relación que sostiene el grupo de Héctor Bautista –líder de Juan Zepeda– con el PRI, ya que los recursos federales que le inyectaron al municipio de Nezahualcóyotl los obliga a secundar sus aspiraciones.

Sin embargo, saber que el partido de Andrés Manuel López Obrador tiene posibilidades reales de ganar la contienda electoral del 4 de junio inclinaría sus simpatías para Morena y Delfina.

Por esa razón, la forma en que juegue esta contienda el sol azteca deberá seguirse con lupa y con la cautela necesaria.

 EL DATO:

Con la aparición de Morena y la contienda interna para elegir al candidato a gobernar, el PRD se fue hasta el cuarto lugar en las preferencias electorales.

El ala perredista que controla Nezahualcóyotl sostiene vínculos fuertes con el Gobierno federal, por los recursos federales que le ha otorgado.

El PRD aún tiene tres opciones para ganar la elección, ya sea de la mano del PRI, PAN o Morena.

CONSULTA NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DE ABRIL

https://issuu.com/elbigdatamx/docs/bd_abril_web_ok%20

Comentarios