Investigaciones

Política social olvida el suelo de conservación en Tláhuac

trajineras,rio sucio de tlahuac, rio, contaminado, elbigdata, bigdata

El suelo de conservación en Tláhuac representa 7.2% de los 87 mil 291 hectáreas de extensión que ese tipo de suelo tiene en la Ciudad de México.

Sembrar en el suelo de conservación de la Ciudad de México no es redituable, asegura Pedro Vidal, representante de la Asociación Agrícola de San Andrés Mixquic, en la delegación Tláhuac.

Cifras del Gobierno de la Ciudad de México no lo contradicen, ya que se estima 98% de los productores del suelo de conservación de la capital, no se beneficia con créditos ni seguros, 71% no utiliza tractores y sólo el 7.9% utiliza semillas mejoradas.

“No tenemos  apoyo de ninguna dependencia de Gobierno y esos nos afecta porque quedamos en banca rota. En esta asociación somos cerca de 700 registrados, pero creo que llega a mil, porque en tiempo de romeros muchos siembran romeros”, cuenta Vidal a El Big Data Mx.

Diez años, dice, son los que tienen sin ser beneficiarios de un programa; ni siquiera, apunta el productor, del Programa de Retribución por la Conservación de los Servicios Ambientales, que otorga la Secretaría de Medio Ambiente.

Datos, del Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018, exponen que el suelo de conservación en Tláhuac representa 7.2% de los 87 mil 291 hectáreas de extensión que ese tipo de suelo tiene en la Ciudad de México.

“Imagínate, una lata de brócoli de 100 mil semillas cuesta mínimo 10 mil 500 pesos, depende de la temporada, ahorita es Gypsy e Imperial. Pero la ganancia este año estuvo canija había camionetas Pick Up en las que llevamos tonelada y media y nos traíamos dos mil pesos”, narra el productor sureño.

Incluso, el productor que no tiene camioneta –que representa el 30% de los 700 productores de la Asociación–, deben pagar el “flete” a la Central de Abastos de la Ciudad de México en 800 pesos, entonces, de los 2 mil pesos, dice, prácticamente no les queda nada.

En tanto, en la Central de Abastos las cosas no dejan de dificultarse, explica Pedro Vidal, ya que sólo cuentan con un lugar asignado en la zona de carga y descarga del Ceda, donde se comercia a la intemperie.

“Nosotros sabemos sembrar, producir, pero el trabajo es comercializar, por eso hay ocasiones en las que hay sobre producción”, relata.

Por ello, dice, lo que solicitan los productores son nuevos canales de distribución para sus mercancías.

Lo preocupante, resalta el productor, es que muchos campesinos venden su tierra y con ello surgen los asentamientos irregulares.

Y es que según datos del Programa General de Desarrollo del DF (PGDDF) en 2010 existían 859 asentamientos humanos irregulares, que ocupan una superficie de 2 mil 800 hectáreas y las delegaciones con mayor número de asentamientos son Tláhuac, Milpa Alta, Tlalpan y Xochimilco.

Hasta ahora, cuenta Vidal, la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) ha entregado alrededor de 300 bombas para regar, así como mangueras.

Zona chinampera

La zona chinampera de Tláhuac, tiene un problema: la urbanización, esto de acuerdo con Oswaldo Vázquez Pineda, director General de Desarrollo Económico y Rural de la delegación Tláhuac.

“No podemos jugar con lo más importante que hay en este planeta, los recursos naturales. Hay que darle importancia al campo”, recalca.

Y es que dicha zona abarca casi 20 kilómetros de canales, según el funcionario delegacional, es decir se cuenta con una superficie de producción de 10 mil hectáreas que generan alimentos para 500 mil personas.

La verdolaga, el romero, el brócolo, la lechuga, son las hortalizas que mayormente se cultivan en la zona chinampera de Tláhuac.

Por ello buscan que las chinampas de la demarcación obtengan la denominación de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), de la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y Agricultura (FAO).

Esto con el objetivo de alcanzar el reconocimiento internacional, así como la conservación dinámica del patrimonio agrícola y por ende su revitalización.

Oswaldo Vázquez señala que la delegación apoya a la mitad de los mil 200 productores de Tláhuac, pero insiste, requieren apoyo del Gobierno Federal y de la Ciudad de México, para revitalizar el suelo de conservación.

“Los beneficios no son sólo para la Delegación, también brinda beneficios para la Ciudad, da mejor calidad del aire, da recarga de los mantos acuíferos”, concluyó.

CIFRAS
  • 13 mil hectáreas del Suelo de Conservación de la Ciudad de México se encuentran protegidas bajo el Programa de Retribución por la Conservación de los Servicios Ambientales.
  • El Suelo de Conservación (SC) es la principal fuente de recarga del acuífero de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, con un volumen promedio anual de 151.4 Mm3, por otra parte la cubierta vegetal del SC actúa como regulador del clima al absorber una importante cantidad de radiación solar
  • El SC en Tláhuac representa 7.2% de los 87 mil 291 hectáreas de extensión que ese tipo de suelo tiene en la CDMX.
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top