Investigaciones

Policías ignoraron protocolo en Nochixtlán; cambiaron toletes por plomo

VIOLENCIA EN OAXACA

El manual de uso de fuerza establece que en “casos extremos” se deben usar balas de goma y gas lacrimógeno.

Los enfrentamientos entre polícias federales y maestros de la Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE) en Nochixtlán, Oaxaca, vuelve a poner en el ojo de huracán el actuar de las corporaciones policiacas para disuadir una concentración.

Y es que el Manual de uso de la fuerza para las corporaciones policiacas señala cuando se trata de diseminar una concentración, manifestación o marcha, éstas deben estar habilitadas sólo con equipamiento de contención y disuasión, (tolete, escudo acrílico, casco, guantes, rodilleras).

Sin embargo, en Nochixtlán se detonaron armas de fuego, y aunque en una primera versión el Gobierno federal aseguró que los policías no estuvieron armados, hacer unos día Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad, ordenó a los policías que participaron en ese operativo que pusieran a disposición del Ministerio Público sus armas para deslindar responsabilidades.

Asimismo, diversas imágenes difundidas por agencias de noticias muestran a elementos armados, lo cual no está permitido para casos como éste.

El mismo Manual de uso de la fuerza establece que en “casos extremos”, agotados las negociaciones y el dialogo, se procede a la utilización de gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a los manifestantes o rijosos, y de esa manera el Estado retome el control de la situación o territorio.

Martín Barrón, experto en temas de seguridad, consideró necesario esperar a que las investigaciones y peritajes sobre los sucesos del 19 de junio se agoten, y en su caso poder emitir una opinión final sobre los acontecimientos, aunque con ocho personas muertas, de forma independiente de quien los haya privado de la vida, la actuación policíaca fue mala.

“El hecho de que hayan perdido la vida un número de personas eso ya habla de una falta de preparación por parte de la autoridad porque no agotó las instancias correspondientes, y habrá que ver cuál fue el nivel de violencia que estaba utilizando la otra persona (los maestros o las víctimas mortales) para haber usado las armas de fuego. Sí la otra persona no usa armas que pongan en riesgo la vida a los agentes de la policía, ahí tenemos un problema”, advirtió.

Barrón Cruz describió a El Big Data Mx que el uso legítimo de la fuerza son las técnicas, tácticas y los métodos que debe utilizar la autoridad para someter a una persona, pero en este caso no se está  hablando de una persona que se dedique necesariamente a actos delictivos, y es en este punto donde se origina el problema del el uso legítimo de la fuerza, pues  técnicamente es para la detención de las personas.

“El último estadio es cuando la autoridad ya se ve amenazada, e inclusive se puede poner en riesgo su vida, ahí sí puede poner en uso sus armas de fuego o letales. Entonces, hay que configurar toda una serie de situaciones sobre el uso de la fuerza, ante de precipitarnos a otro tipo de circunstancias”, dijo.

Reconoció que si hay ocho personas muertas, no propiamente elementos de las corporaciones o maestros, y  hay indicios de uso de armas, por ello, hay que entrar en un estudio profundo y pormenorizado de balística, criminalística y criminología para deslindar las responsabilidades correspondientes.

“Por otro lado en las investigación, hay establecer quiénes eran estas personas, porque esto podría desvirtuara el movimiento magisterial. Hay que hacer una investigación seria, profunda, no a la ligera, no precipitarnos y decir, que fueron infiltrados, y si lo son establecer a qué intereses corresponden. La investigación implica, establecer científicamente quién percutió las armas para privar de la vida a estas personas”, agregó.

Aseguró que primero se tienen que agotar todos los protocolos emitidos por la Organización de las Naciones Unidas  (ONU), donde se especifica cómo tiene que ser el uso racional de la fuerza, y el uso que deben hacer y conocer las autoridades, en este caso policíacas, de lo contrario se llega a otros niveles que no son los que se desean.

El especialista detalló que la ONU ha emitido, los derechos humanos, y humanitarios, en los principios rectores de la aplicación profesional de la ley,  a los que México se ha suscrito, y se tienen que respetar, se esté o no de acuerdo con ellos, por parte de los mandos superiores que van al frente de los operativos.

  • La escala en el uso de la fuerza dice, el primer nivel: resistencia psicológica o pasiva es decir los sujetos no obedecen las instrucciones verbales que les da la policía. Las técnicas de control son precisamente advertencias verbales, presencia, instrucciones, diálogo, negociación, etcétera.
  • Segundo nivel: resistencia  defensiva, no arremete, pero evita ser controlado, es decir se le puede aplicar cierto tipo de aprehensión física que puede causar dolor sin llegar a una lesión como en el uso de candados de mano, en el forcejeo se puede producir algún tipo de lesión pero mínima. Es la detención, sometimiento de una persona e inclusive llevarla a prisión en un  arresto preventivo.
  • En tercer nivel: resistencia agresiva, es decir cuando la manifestación o manifestantes están intentando lesionar a la policía con piedras palos, y todo lo que puedan tener a su alrededor, la policía puede utilizar fuerza que se le conoce como no mortal o técnica dura, que son los agentes químicos, gases, armas no letales, como pueden ser las balas de goma.
  • Cuarto nivel, resistencia letal ante la resistencia agresiva de las personas para la detención o dispersión, es decir que siga en su afán y pueda generar agresiones, lesiones o la muerte de la policía o terceras personas, ahí sí pueden hacer uso de sus armas de fuego, pero son estas cuatro etapas, no pueden llegar en primera instancias y disparar sin ton ni son.

En este punto dijo que se debe analizar detalladamente la cadena de mando , como estaba conformada durante el operativo, para establecer sí se actuó bajo la  instrucción o no de alguna autoridad dentro de la corporación policial, ya que en caso de que los uniformados hayan hecho uso de su armas, se tiene que establecer sí actuaron bajo alguna orden.

El experto hizo un análisis entre lo que son las armas letales y las de técnica dura de acuerdo con las clasificaciones de la ONU, este rubro se encuentran los bastones o toletes, así como las balas de goma, y los cilindros o latas de los gases o agentes químicos que se disparan, mismos que si no son utilizados con las responsabilidad y maestría necesaria, también pueden ser armas letales.

En el caso de las balas de goma, describió que con base en los manuales de operación, dichos proyectiles deben de ser disparados al suelo para que sea el rebote lo que pegue en el cuerpo del rijosos de los contrario, si el obús es percutido directamente a corta distancia del rijoso le puede costar la vida como ya se ha visto.

Lo mismo sucede con las latas o cilindros de gas lacrimógeno o pimienta, pues al ser disparados se convierten en objetos letales si pegan de lleno en el cuerpo de una persona, casi igual que una bala.

Actualmente está en curso una investigación interna por parte de la Comisión Nacional de Seguridad sobre los hechos ocurridos en Oaxaca donde ochos personas, presuntamente ninguna policía federal o maestro,  perdieron la vida en la comunidad de Nochixtlán.

La CNS, de la cual depende la Policía Federal, corporación que se enfrentó a los maestros disidentes de la Sección 22, se comprometió a agotar todos los elementos que sean necesarios para esclarecer los acontecimientos.

Además, la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA) y la delegación en Oaxaca de la PGR, se coordinaron  con personal ministerial, policial y peritos en la investigación relacionada con los hechos ocurridos en Nochixtlán y otras localidades.

La Procuraduría General República  inició una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades y esclarecer los hechos en que resultaron dañados edificios propiedad de la Federación, delitos de orden federal.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top