Investigaciones

Planean negocio millonario con parcelas de Texcoco

aeropuerto, maqueta

Los predios de reserva ecológica, aledaños al nuevo aeropuerto, fueron cedidos a grupos afines al PRI; proyectan un parque industrial.

Los Integrantes del Movimiento Antorchista Nacional y los priistas de Chimalhuacán podrían estar a punto de hacer el negocio de su vida…

Desde hace cuatro meses “resguardan” ¡150 hectáreas de la zona federal del lago de Texcoco! –área de reserva ecológica–, luego de que el Gobierno federal donó el terreno a ese municipio” para construir un parque industrial.

Según el Diario Oficial de la Federación (DOF), el área se otorgó a la empresa paramunicipal de participación mayoritaria del municipio de Chimalhuacán denominada “Desarrollos de Infraestructura Sustentable Nuevo Chimalhuacán SA de CV”.

Dicha empresa, incluso, tendrá derecho a vender 40% del terreno “para obtener fondos a efecto de aplicarlos en acciones de beneficio colectivo” y el precio de venta será determinado mediante avalúo que realizará el Instituto Nacional de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales.

Sin embargo, esta representa un fraude y acto de corrupción al tratarse de una zona ecológica y el último vaso regulador del lago de Texcoco, de acuerdo con José Luis Luege Tamargo, ex titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“Es un fraude, un acto de corrupción que están vistiendo como una concesión de carácter social. No tienen atribución para ello, ni siquiera la Secretaría de Gobernación, porque se trata de una zona federal. En realidad es un acto gravísimo de corrupción”.

El proyecto fue presentado para el rescate ambiental y desarrollo social, urbano y económico, denominado Centro Estratégico de Recuperación Ambiental del Oriente (CERAO).

Casualmente, la empresa Desarrollos de Infraestructura Sustentable Nuevo Chimalhuacán SA de CV se constituyó el 12 de abril pasado, según la Escritura Pública número 114,565 ­–otorgada por el licenciado Raúl Name Neme, Notario Público 79 del Estado de México.

Un mes más tarde, el 12 de mayo, dicha compañía solicitó formalmente la donación de las 150 hectáreas para el CERAO, y dos meses después se publicó el Acuerdo de Destino a favor de la misma en el Diario Oficial y el 30 de septiembre se oficializó su donación.

Esta área forma parte de las 735 hectáreas del predio conocido como Los Tlateles, ubicado en la parte norte de Chimalhuacán, frente al terreno que ocupará el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El convenio publicado el 21 de julio de 2016 en el DOF señala que en total se estarían cediendo 200 hectáreas; 20 de ellas para construir la Universidad Politécnica de Chimalhuacán, 30 para un Centro Deportivo y Recreativo y 150 del parque industrial.

Luege Tamargo detalló que esta donación en realidad se haría a la organización priista conocida como Antorcha Campesina, la cual “resguarda” los terrenos desde el mismo día que se publicó el convenio con el respaldo de la alcaldesa de Chimalhuacán, Rosalba Pineda Ramírez, también de extracción priista.

“Se habla de una donación al municipio de Chimalhuacán cuando es más que evidente que en realidad se trata de una invasión por parte de Antorcha Campesina a los terrenos federales, y esto no se puede concebir si no es por una actuación directa de la Secretaría de Gobernación”, acusó.

El primer intento

José Luis Luege relató que durante su gestión como titular de la Conagua, el entonces subsecretario de Gobierno del Estado de México, Luis Enrique Miranda Nava, se presentó a su oficina para mostrarle un anteproyecto de un Parque Industrial, que en realidad era la ampliación de la urbanización del municipio de Chimalhuacán.

“Lo atendí y él iba acompañado por el líder de Antorcha Campesina y por una serie de arquitectos. Me mostraron un boceto que era una burda ampliación de la urbanización de Chimalhuacán. Entonces yo los paré de inmediato, y les dije que eso no se podía hacer porque era una zona federal; se los recalqué y ahí quedó el asunto”, recordó.

El también presidente de la asociación civil Ciudad Posible indicó que ninguna dependencia federal cuenta con atribuciones para ceder terrenos federales.

“He buscado e indagado, a través de mi asociación, y no existe ningún documento que avale que esa donación se haya concretado, pero el hecho es que ni la Segob, ni la Conagua, ni nadie tiene la atribución para donar o ceder un terreno federal que posee una vocación y/o función específica dentro de la Zona Federal del Lago de Texcoco (ZFLT)”, aseveró.

En diciembre del año pasado, la página oficial de Movimiento Antorchista Nacional defendió el proyecto del CERAO, argumentando que traerá 40 mil nuevos empleos, un hospital y un área de rescate ambiental, pero nunca se refiere a la construcción de un parque industrial.

El valor del terreno

El ex titular de la Conagua realizó pesquisas en el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), el cual valuó el metro cuadrado de esa zona en 200 pesos.

“Este suelo, que no tiene mayor uso porque es una zona no apta ni para agricultura u otra actividad agropecuaria, vale 400 millones de pesos, cantidad nada despreciable”, estimó.

Juan Pablo Gómez Morín, ex presidente del Indaabin, explicó a esta casa editorial que esos terrenos tienen un costo muy bajo porque son sumamente salitrosos; incluso, hace algunos años, se compraban a precios de entre 50 y 100 pesos por metro cuadrado.

Sin embargo, si se incorporan a un proyecto de desarrollo habitacional o comercial, las cosas cambian, porque con la proximidad del nuevo aeropuerto, su valor se elevaría de inmediato.

“Estos terrenos podrían quintuplicar o más su valor, pero no por ello deja de ser una zona con alto riesgo, ya que es un área propensa a inundaciones, y en un momento dado, en caso de fuertes lluvias, se vería afectada”, advirtió.

El Big Data MX solicitó, al área de Comunicación Social del municipio de Chimalhuacán, información acerca de la construcción del Parque Industrial en la zona de Los Tlateles para conocer los avances o estado del proyecto. Sin embargo, a la fecha no se ha respondido a la petición.

Los riesgos

José Luis Luege resaltó que existen decretos presidenciales que reconocen el predio conocido como Los Tlateles, como parte de la Zona Federal del lago de Texcoco, porque es un vaso natural de regulación.

Recordó que cuando se anunció la construcción de la nueva terminal aeroportuaria, también se presentó el Proyecto de Regulación Hidrológica, a través del cual se pretende brindar seguridad no sólo para el aeropuerto, sino para toda la zona oriente de la Ciudad de México.

Dicho proyecto, detalló Luege, contempla cuatro lagunas artificiales alrededor del lago Nabor Carrillo para cumplir con la tarea de regulación, y una de ellas estaría en el terreno prestado.

Por ello consideró como “una falta de seriedad de la Secretaría de Gobernación, de la de Comunicaciones y Transportes y de la propia Conagua no defender el último reducto del lago de Texcoco”.

Juan Pablo Gómez Morín, ex presidente del Indaabin, indicó que desde el punto de vista ecológico es una equivocación destinar o donar terrenos aledaños al lago Nabor Carrillo, porque es una zona de protección de aves migratorias y de mitigación ante precipitaciones, pero además podría poner en riesgo las operaciones del nuevo aeropuerto.

“El riesgo es que se inunden o se tapen áreas para captación de aguas pluviales al subsuelo, lo cual resulta necesario para evitar que la Ciudad de México siga hundiéndose”, alertó.

Además, al afectarse el entorno natural de las aves migratorias que llegan ahí, se corre el riesgo de que éstas “suban” al nuevo aeropuerto e interfieran con las actividades aeroportuarias.

“Necesitamos áreas de regulación, porque los ductos, las bombas, los canales de desagüe no tienen la capacidad de desalojo para los tremendos volúmenes de agua que están cayendo y que ahora se han convertido en grandes escurrimientos; forzosamente se requieren áreas de regulación”, agregó Luege Tamargo.

Sin duda, dijo, “el riesgo de inundaciones es altísimo en toda la zona oriente; no sólo en el nuevo aeropuerto, sino también para Ecatepec, Nezahualcóyotl, Gustavo A. Madero, Chimalhuacán… en fin, en partes muy importantes”.

Unir esfuerzos

Además de la denuncia pública, la Asociación Civil Ciudad Posible ya busca apoyos de otras organizaciones como la Comisión de Cuenca de los Ríos Amecameca y la Compañía (CCRAYC), a través de los doctores Pedro Moctezuma Barragán y Óscar Monroy Hermosillo, con el fin de “frenar absolutamente esa operación” y evitar afectaciones a la ZFLT.

Además, el presidente de Ciudad Posible llamó al Senado de la República a “entrarle” al análisis del caso y establezca, a la brevedad, la Comisión Especial de Seguimiento de la Construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que fue autorizada hace año y medio, y hasta el momento no ha sido instalada.

El llamado también incluye “a la Presidencia y a la Secretaría de Gobernación, a que se metan a fondo en el tema y no se concrete este fraude, porque entonces vamos a tener que denunciar ante los tribunales un robo descarado de los bienes de la nación”.

En tercer lugar exhortan a la Conagua y a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a cumplir el proyecto hidráulico del lago de Texcoco y evitar la invasión de la zona y, en cuarto lugar, a las organizaciones ambientalistas y a las de la zona oriente de la Ciudad de México, así como a universidades para defender el patrimonio nacional.

“Es un terreno de dimensiones descomunales, propiedad de la nación. Es un patrimonio, es el capital social del país. Entonces, con qué derecho una autoridad pretende donar eso. Resulta verdaderamente escandaloso; era para que todo mundo, en especial los ambientalistas, se estuviera rasgando las vestiduras. ¡Legisladores!, ¿cómo es posible que no se den cuenta de este acto de depredación, de defraudación, de corrupción?”, lamentó.

CONSULTA NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DE OCTUBRE

 

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top