G.A.Y. Data

Personas trans, en las ‘sombras’ del sistema penal (segunda parte)

el big data mx, big data, transexual, trans, penitenciaria,

Actualmente no hay normatividad para decidir a qué penales enviarlos. Expertos proponen legislar en la materia e incluso darles la opción de elegir.

Por Eduardo Suárez

Las personas trans simplemente no existen para el sistema penal de la Ciudad de México.

En una primera entrega, El Big Data Mx reportó que mujeres trans purgan sus condenas en reclusorios varoniles debido a que la justicia sólo contempla a hombres y mujeres.

LEER MÁSTrans: “princesas” dentro del reclusorio varonil (primera parte)

En otras partes del mundo las mujeres tran son recluidas en cárceles femeniles, pero en la Ciudad de México sólo existe un caso, el de Perla, quien está recluida en el Centro Femenil de Readaptación Social (Cefereso) Tepepan.

Pese a que en la capital del país las personas trans pueden cambiar su identidad de género, aún quedan muchos rubros dónde trabajar y uno de ellos es el tema penal.

El magistrado Alejandro Avante aceptó que esta cuestión es un “enorme reto” para el sistema penitenciario mexicano, el cual no está diseñado para albergar un esquema carcelario de inclusión para esta comunidad.

Especialistas consultados por esta casa editorial coincidieron en la necesidad, incluso, de legislar en la materia.

Y es que actualmente no hay un diseño jurídico a seguir, pero en este caso, al tratarse de una controversia de derechos humanos, se puede recurrir al juicio de amparo.

Avante explicó que no es necesario que la persona trans tenga su cambio de identidad jurídica, pues supeditar unos derechos a los ejercicios de otros no es siempre el mejor camino.

“Hay que ser muy cuidadoso con la determinación que se adopte. El juez tendría que ponderar todos los elementos alrededor del caso concreto y resolver cada uno de ellos a partir de sus características específicas, porque eventualmente intentar proteger algunos derechos se le puede hacer un daño mayor”, determinó.

El ex juez de ejecución y de amparo externó que lo ideal sería empezar a diseñar alguna estrategia que pudiera reflejar, ya dentro del sistema penitenciario este tipo de cuestiones.

“El diseño institucional tendría que cambiarse para incluir estos casos, y sobre todo, la certeza del procedimiento que se tendría que seguir, porque ahorita sólo se tendría que proseguir una controversia judicial, que genera un estado parcial del ejercicio de los derechos. Lo idóneo es que se establezca un esquema de inclusión dentro de la ejecución penal”, indicó.

En ese sentido, la ex diputada panista, Olivia Garza de los Santos, señaló que no necesariamente tendría que ser una ley la que dictamine qué destino tendrían las personas trans, pero sí tendría que haber un reglamento interno que les dé la oportunidad de decidir si desean estar en un penal de varones o de mujeres, por la vulnerabilidad que les pueda representar.

Y es que mujeres trans han manifestado que ella se sienten más cómodas en los reclusorios varoniles, pues consideran que el trato en los penales femeniles podría ser más hostil.

Leticia Bonifaz, la ex consejera jurídica de la Ciudad de México, reconoció que en este tema “aún estamos en pañales”, por lo que también plantea la necesidad de legislar.

Cuestionada sobre la posibilidad de que las personas trans decidan a qué penal ir, la abogada consideró que es un tema que debe analizarse, pues también se debe tomar en cuenta al resto de los internos.

Olivia Garza de los Santos señaló que actualmente el no tener el cambio de identidad jurídica podría ser un impedimento para ellas.

“No hay una ley que obligue a que esta persona que tiene nombre de hombre se pueda colocar en un penal de mujeres. A través de un reglamento se podría salvar esta situación, porque en muchos de los casos salta a la vista que identidad tiene una persona”, dijo la también directora de la asociación Modernizando el Sistema Penitenciario.

Y es que según la Organización Transgender Europe, de 124 países, sólo en 61 permiten el cambio legal del nombre y la mayoría de éstos requieren un diagnóstico médico para poder lograr el cambio de identidad de género y tener acceso a los procedimientos quirúrgicos.

La legisladora abundó que como cualquier derecho humano, es necesario que se les deje decidir en qué penal quieren estar y que no lo sólo lo decida las autoridades.

“En estos casos particulares se debe de dar una alternativa de qué penal quieren estar”.

Coincidió que para el sistema penitenciario representa una problemática particular que les pude ocasionar muchas controversias que no hagan una buena elección de donde mandar a estas personas.

“Alguna vez algunas de estas personas me dijeron que estaban presas en su cuerpo, que necesitaba hormonas, que deberían dárseles dentro del penal, entre otras muchas necesidades… hay mucho por hacer dentro del sistema penal”, aceptó Garza de los Santos.

Por su parte, la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), Jacqueline L’Hoist, externó su punto de vista sobre la posibilidad de canalizar a mujeres trans a penales femeniles.

Detalló que para este tipo de procesos lo más importante es la identidad jurídica de la persona.

“Lo más importante es hacer el cambio de identidad, de género, si no legalmente sigue siendo varón. Mi opinión personal, es que con la declaración de la persona es suficiente, pero estamos hablando de un espacio delicado, de seguridad. Tendría que hacer su cambio jurídico para canalizarse a otra área de donde está”, insistió.

Peligro latente y cambios urgentes

De acuerdo con el Informe Formas y Contextos de la violencia contra Personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex, de la Comisión Interamericano de los Derechos Humanos (CIDH), la organización Asistencia Legal por los Derechos Humanos, ASILEGAL informó que al menos 60% de las personas LGBT privadas de libertad en México han sido víctimas de diferentes tipos de abusos.

Otro dato que revela la situación de estas minorías, es que en Estados Unidos se reportó que 12.2% de las personas LGBT privadas de libertad había sido sometida a violencia sexual por parte de otros reclusos y que 5.4% había sido víctima de actos de violencia sexual cometidos por el personal de custodia.

“Se produjeron también agresiones sexuales, incluidas violaciones colectivas en las cárceles contra activistas de los derechos de las lesbianas, los homosexuales, los bisexuales y los transexuales, en el Ecuador, Honduras, y México”, concluye la CIDH.

En ese sentido, el informe Los Derechos de las Personas LGBTI en el mundo y la Situación de en México, realizado por el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques, del Senado de la República, coinciden que en América Latina y México se han logrado grandes avances; sin embargo, “aún falta cambiar muchas actitudes sociales y culturales de la región que consideran dicha comunidad como incompatible con valores religiosos, tradicionales y familiares”.

El Dato

Trans engloba a las personas transexuales y transgénero.

Transexual: Es quien tiene una discordancia entre su identidad de género y el sexo biológico que se le asignó al nacer, generalmente se someten a hormonización o cirugías de cambio de sexo.

Transgénero: Es quien tiene una identidad de género diferente al sexo que se le asignó al nacer, sin que necesariamente esté a disgusto con sus genitales.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top