Investigaciones

Los transbordos en el Metro: lentos y peligrosos

metro, transbordos, pantitlán, horas pico,stc metro, linea 1, pantitlan observatorio, green data, movilidad, estaciones, big data, el big data

Los usuarios tardan hasta 15 minutos en transbordar de una línea a otra debido a la falta de capacidad del sistema de transporte, lo que genera retrasos importantes.

 

Los transbordos en el Sistema de Transporte Colectivo (STC)- Metro no sólo son una pesadilla para los usuarios en las horas pico, sino que también son una de las principales causas de los retrasos en este medio de transporte e incluso representan un riesgo latente.

El tiempo perdido varia dependiendo de la estación en la que se haga transferencia, pero hay personas que llegan a perder más de 15 minutos en poder conectarse de una línea a otra.

Las principales razones son: la falta de trenes que agilicen la frecuencia de viajes y las distancias que los usuarios deben recorrer para llegar a los andenes.

“Aún cuando el Metro tiene una velocidad de operación entre 35 y 40 kilómetros por hora, que es la más alta de cualquier vehículo en la Ciudad de México, un viaje en Metro donde hagas dos transferencias resulta tardado, ya que el tiempo que ganas dentro del vagón lo pierdes en las transferencias”, explica Ulises Navarro, director de Transporte Público para Latinoamérica de ITDP México.

En entrevista con El Big Data Mx, el especialista considera que en muchos casos la demanda de los usuarios supera la capacidad del Sistema de Transporte Colectivo (STC)-Metro, ya que los trenes que dan servicio son insuficientes y eso prolonga la espera de los usuarios en los andenes.

“Por ejemplo, a la Línea B –que va de Buenavista a Ciudad Azteca– tiene poca capacidad; si integramos más trenes se podría mover más gente y quizá aliviarlo un poco”, sugiere.

Por ello considera que las autoridades tendrían que pensar muy bien antes de extender las líneas del Metro y priorizar la mejora de la infraestructura con la que ya cuenta el STC.

Durante un recorrido realizado por esta casa editorial, se constató que en el transbordo de la terminal Pantitlán, de la Línea 5 a las Líneas A y 9 del STC-Metro, los usuarios corren para ser los primeros en ingresar a las escaleras de la transferencia hacia las otras líneas y no quedarse en atorados en el tráfico peatonal.

“Actualmente sí se pierde mucho tiempo, tardo como unos 10 o 15 minutos en hacer el transbordo, es muy complicado porque se congestionan, todo el mundo se empuja y todo mundo quiere llegar rápido”, comenta Lizeth Ortega, es una de las usuarias.

Para ella los congestionamientos en los transbordos se deben al mal servicio que brinda el Metro ya que, expone, los pocos trenes que operan lo hacen en malas condiciones.

Al igual que Lizeth, Enrique Guillén considera que el mal servicio del sistema ocasiona que los transbordos sean pesados.

“Como el servicio es muy lento, los transbordos se llenan, es demasiado el tiempo que se pierde, mínimo 15 minutos pierdo para llegar a la Línea A o para ir a la Línea 5”, dice.

En el transbordo de Oceanía, de la Línea 5 a la Línea B, cuando se juntan los usuarios que llegan de las direcciones Pantitlán y Politécnico, las escaleras para trasladarse a la línea que va de Buenavista a Ciudad Azteca son insuficientes para dar flujo al paso de los usuarios, quienes tardan en promedio 10 minutos en realizar el traslado de una línea a otra.

Roberto Remes, experto en movilidad y director de Ciudad Humana Mx, señala que los transbordos complicados incluso ponen en riesgo a los usuarios.

“Un transbordo que es muy corto y concurrido es el de Oceanía, de la Línea 5 y la Línea B, se congestiona y tiene cierta peligrosidad. Por ejemplo se requiere algo (un transbordo) más ancho, pero eventualmente alargarlo para evitar riesgos”, considera.

Además el experto propone que en los transbordos se coloquen más señalizaciones para que los usuarios aligeren su tránsito y no se cree un caos.

“El marcarle a la gente cuántos metros le faltan para llegar a otra línea los va relajando. Pero efectivamente donde hay un punto de riesgo es en la estación Pantitlán, en la Línea 5 en su transborde hacia la Línea A y la 9, pues son una escaleritas encontradas con tres metros para los dos sentidos y, con los flujos que hay en Pantitlán; un día puede haber una tragedia al empujarse la gente”, comentó.

Al respecto, personal del área de Comunicación Social del STC-Metro dijo a esta casa editorial que por el momento no contemplan realizar adecuaciones en los transbordos, ya que se enfocan en dar mantenimiento mayor y menor a los trenes del sistema de transporte y a la estación Pantitlán.

 

Datos
  • De acuerdo con estadísticas del STC-Metro en la terminal Pantitlán de la Línea 5  se registró una afluencia de julio a septiembre de 2015 de 8 millones 918 mil 913 usuarios.
  • Mientras que en la estación Oceanía de esa misma línea se registró una afluencia de 790 mil 112 usuarios; Oceanía de la Línea B contabilizó una afluencia de 998 mil 284 usuarios.
  • Otros de los transbordos complicados es la terminal Mixcoac, de la Línea 12 en su correspondencia con la Línea 7, que va de El Rosario a Barranca del Muerto; así como el traslado de la estación Atlalilco de la Línea 12 a la Línea 8.

En YouTube se han hecho virales videos que muestra la saturación en estaciones como Pantitlán

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top