Investigaciones

Los misteriosos beneficiarios del comercio informal

Foto: El Big Data Mx

Las autoridades locales se niegan a revelar los nombres de los líderes ambulantes, pero ya construyen un espacio para que vendan y liberen las entradas del Metro.

Las rueditas de una Samsonite giran suaves sobre el mármol del Metro Observatorio. La maleta de color verde metálico es jalada con facilidad por una joven de figura espigada, con tacones altos y pantalón estrecho.

Con la sagacidad de un acróbata sale de la estación y atraviesa un laberinto de puestos ambulantes en donde se vende de todo: tacos al pastor, de carnitas, papas; cigarrillos a granel, baratijas chinas y un sinfín de productos más.

La joven camina a paso veloz a la Terminal Central del Poniente para abordar un autobús a Michoacán; su semblante cambia cuando las llantas de la maleta no ruedan más debido a un piso carcomido por la grasa y a los rayones de puestos metálicos.

En medio del laberinto mercantil forcejea con su maleta para salir del Centro de Transferencia Modal (Cetram), que no es otra cosa que un paradero diseñado para facilitar el acceso a otros medios de transporte, aunque en la práctica parece todo lo contrario.

Esto porque líderes de comerciantes han hecho desde 1969 lo que se les antoja: perforar pisos para colocar locales, venderlos, utilizar los baños públicos como bodegas y obstaculizar el paso peatonal.

Pero…, ¿quién protege al comercio informal en los accesos del Metro? ¿Por qué los nombres de los líderes son información reservada?

Cualquier ciudadano que exija la depuración de vendedores de algún Cetram debe saber que esto significa luchar con un férreo adversario, y El Big Data Mx lo constató.

La muralla de la opacidad

Enviamos a la Coordinación de los Centros de Transferencia Modal, a través de la Ley de Acceso a la Información, diversas preguntas y peticiones sobre el tema; una de ellas fue la entrega de los nombres de los líderes de ambulantes de cada Cetram.

La instancia contestó, el 11 de noviembre de 2015, que esta información no podía proporcionarse por ser de “acceso restringido y confidencial”, es decir, que aunque los dirigentes de los vendedores hagan uso de un bien público para su beneficio económico particular –por cierto, sin dar un solo peso al erario como lo veremos más adelante–, los capitalinos no sabremos nunca quiénes son.

¿Por qué la opacidad? La presidenta de la Comisión de Movilidad de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF), Francis Pirín, ofrece algunas pistas.

Reconoce que los comerciantes operan con quien les convenga. Históricamente han sido controlados un tiempo por el Metro, después por las delegaciones, luego por la ex Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) y ahora por la Coordinación de los Centros de Transferencia.

De manera oficial esta última instancia desconoce el número exacto de ambulantes que hay en sus 47 instalaciones –aunque basta recorrerlas para darse cuenta de que la cifra es inmensa–; sin embargo, sí tiene el dato de algunas de las más importantes.

Con corte al 11 de noviembre de 2015, están contabilizados en La Raza, Tacuba, 18 de Marzo, Martín Carrera, Pantitlán, Tacuba, Observatorio, Mixcoac, Barranca del Muerto, Taxqueña e Indios Verdes un total de tres mil 406 puestos.

Este último paradero es crucial para entender cómo ha crecido el número de informales en los Cetram, puesto que en los últimos cinco años pasó de 839 a mil 154 informales; los ambulantes heredan, amplían o duplican los puestos.

Se libran de dar cuota

Los comerciantes no dan un solo peso de sus ventas para la administración y mejora de los Cetram, como sí lo hacen transportistas que ingresan para cargar pasajeros, detalla el documento oficial 0304600020215, en poder de El Big Data Mx.

Hasta la fecha, los comerciantes informales que operan en las áreas asignadas a esta coordinación no enteran al GDF por aprovechamiento alguno del uso de los espacios públicos que ocupan”, se indica.

Un alto funcionario de la Coordinación del Cetram –que solicitó no se diera a conocer su nombre– comenta que 50% del tiempo de los funcionarios se emplea en tratar de que el comercio informal no se salga de control.

Se supervisa que los puestos que preparan alimentos con instalación de gas no usen cilindros con capacidad mayor a 10 kilogramos y que cuenten con llaves de paso, reguladores de presión, mangueras de neopreno y extintores”.

Para evitar riesgos en las instalaciones eléctricas, se realizan recorridos con la CFE. En coordinación con Protección Civil del STC Metro, se llevan a cabo acciones para mejorar la accesibilidad de las personas y se balizan áreas libres de comercio”, indicó. Para todo este trabajo participan diariamente 200 personas.

El origen de los Cetram

Los Cetram nacieron en 1969 y estuvieron bajo el mando del Metro hasta 1993. Se dice que fue en esa época que comenzó la “invasión” del ambulantaje como pago de favores y para obtener recursos adicionales a través de sus allegados.

En 1994, los Cetram permanecieron controlados por la Coordinación General de Transporte, que a la postre se convirtió en la extinta Setravi –hoy Secretaría de Movilidad (Semovi)–, y en 2010 quedaron bajo el dominio de la Coordinación de los Cetram.

Al responsable de la Coordinación de los Centros de Transferencia Modal, Guillermo Ramírez Droescher, le fue encargado recientemente –por la Comisión de Movilidad de la Asamblea–, un diagnóstico sobre la situación de los Cetram.

Según la diputada Pirini, después de conocer este informe se apoyará desde la ALDF el ordenamiento de los Cetram, aunque de antemano ella descarta que su partido (el PRD) impulse la erradicación del ambulantaje.

Un nuevo orden

La fuente que El Big Data Mx tiene en la Coordinación de los Centros de Transferencia indica que en el Cetram del Metro La Raza dará inicio un esquema piloto a través del cual intentarán poner en orden a los ambulantes.

Se trata de la construcción de un inmueble para ubicar a los informales y a partir de ese momento empezar a cobrarles un tipo de contribución legal, por primera vez en la historia.

Visitamos el lugar para comprobar lo que se nos informó; efectivamente hay un edificio en obra en estos momentos.

Destaca que los vendedores de La Raza, en su mayoría dedicados a la venta de cosas usadas, serán los primeros comerciantes de los 47 Cetram a los que se les cobrará por la utilización de las instalaciones.

La intención, dice el funcionario, es que este esquema se replique en todos los Centros de Transferencia, sobre todo en los más conflictivos.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top