NVS
G.A.Y. Data

Las lesbianas, un grupo doblemente discriminado

Ser mujer y gay no es fácil, menos aún si además vives en zonas ya de por sí complicadas como el “barrio bravo” de Tepito.

 

Las mujeres lesbianas son uno de los sectores de la población doblemente discriminados, pues son mujeres y gays; sin embargo, las cifras oficiales no documentan su problemática.

Según datos del Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), las lesbianas ocupan el noveno lugar de los 10 grupos sociales más rechazados.

La abogada Ale Ordoñez, especialista en derechos sexuales y reproductivos, explicó a El Big Data Mx que antes de su orientación sexual, las mujeres mexicanas están sometidas a un sistema de buenas costumbres; lo familiar, lo sensible, lo benévolo, lo que se espera de ellas, si no cumplen con esto se vuelven “malas mujeres”.

Bajo la sombra del machismo, las mujeres lesbianas prefieren permanecer en las sombras, mucho más ocultas que los homosexuales o la comunidad trans. Ordoñez dice que es por eso que las lesbianas temen ser expuestas ante los medios y las vemos poco liderando causas sociales abanderando abiertamente su orientación sexual.

Algunas mujeres lesbianas además deben enfrentarse con el lugar en el que viven. Tal es el caso de Rosa Isela Delgado Estrada, comerciante de 45 años de edad y que desde los seis vive en el denominado “barrio bravo” de Tepito, en la delegación Cuauhtémoc.

“La mujer lesbiana de esta delegación ha crecido y ha salido adelante, como se dice aquí en Tepito, a base de chingadazos… desde pequeña aprendes a defenderte aquí en el barrio a groserías y a chingadazos”, narró Delgado para el El Big Data Mx.

La comerciante indica que la población el barrio de Tepito y en general de toda la delegación, viven con una gran ignorancia y falta de información, por ello se dan las agresiones contra distintos grupos como las lesbianas.

“Crecí confundida y empecé a irme a los antros gays desde como a los 15 años, al ‘41’en Zona Rosa… empecé a conocer más gente… así adquirí suficiente seguridad y vi que eso (ser lesbiana) era una manera de vivir de muchas mujeres”, admitió.

Y es que resulta difícil que las mujeres lesbianas decidan vivir su vida sexual plenamente; algunas encuentran apoyos importantes y Delgado contó que en su caso fue un maestro de la primaria, quien la comprendió muy bien desde el inicio.

“Yo creo que mi maestro ya tenía cierto conocimiento de mi sexualidad, siempre me jalaba, me decía ‘vente vamos a jugar futbol’. A todas las actividades de niños, como era muy buena en el deporte, siempre me jalaba”, recordó.

Ahora, Delgado ayuda a otras lesbianas más jóvenes, que no saben cómo enfrentar el rechazo o incluso la violencia.

Inició a través del futbol, conociendo a otras chicas, identificándolas y compartiendo con ellas sus experiencias. Luego ha formado toda una red de amigas que se pasan la voz y ayudan a otras chicas a salir adelante.

La comerciante piensa que en gran medida la lesbofobia, y en general la discriminación, hacía la comunidad LGBT es provocada por la ignorancia y aplicada sobre todo por los hombres heterosexuales machistas

“Para los hombres la virginidad es un trofeo… todos quieren un quinto. Siempre te preguntan: ‘¿No te gustan los hombres?¿Has probado uno?¿No quieres probar uno? A lo mejor se te quita el defectito’”, advierte la comerciante que asegura incluso haber recibido ofertas económicas para tener sexo con varones, las cuales rechazó de tajo.

Sobre la realidad de “vanguardia” que promueve el Gobierno de la Ciudad de México, Delgado acepta que sí se vive en una sociedad sexualmente más abierta, pero sigue faltando mucha educación respecto a la diversidad sexual.

Basada en su experiencia, Delgado propone la formación de grupos de apoyo en los que las mujeres lesbianas mayores compartan lo aprendido con las más jóvenes. Impulsarlas a ser más seguras, a vivir su sexualidad con libertad y enfrentar el miedo al rechazo.

“Que no te de miedo, si yo estoy aquí no te voy a criticar, quiero apoyarte, quiero de cierto modo indicarte por dónde, de qué manera puedes hablar con tu familia, no tengas miedo, no lo ocultes, porque a través del tiempo esto te puede causar mucho daño”, invitó Delgado a otras chicas lesbianas de Tepito y de la Ciudad de México.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top