Investigaciones

Las familias gay, entre la aceptación y el rechazo

matrimonio igualitario, copred, seis años, derechos, divorcios, big data, el big data

Luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y su derecho a la adopción, la opinión de las denominadas “nuevas familias” se ha polarizado.

 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) abrió las puertas no sólo al matrimonio igualitario en todo el país sino a la posibilidad de que estas parejas puedan adoptar, tema que ya ha generado división entre la población y las propias autoridades.

De acuerdo con la última encuesta de opinión hecha en México, 59% de los mexicanos está a favor del matrimonio civil entre personas del mismo sexo y 41% en contra.

Según datos del sondeo hecho por la asociación civil Católicas por el Derechos a Decidir, el rechazo se acentúa en el interior de la República, con 52%, mientras que en el Distrito Federal la oposición es del 27%.

Y, respecto a la adopción gay la tendencia es casi idéntica, pues 58% de los encuestados dijo no estar de acuerdo, al tiempo que 42% manifestó aprobación.

La división ideológica también se refleja en las manifestaciones –encabezadas por grupos religiosos– que ha organizado la sociedad civil en la capital de Puebla, las ciudades de Altotonga, Orizaba, Xalapa, Coatzacoalcos, Poza Rica, Veracruz y Guadalajara.

En esta última ciudad es donde se registró la protesta más numerosa con unos 50 mil asistentes, según cifras de las más de 230 asociaciones que convocaron.  En contraste, la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) no se queda atrás y ya ha realizado una serie de acciones públicas para defender sus derechos.

El gran paso

En junio de este año, los ministros de la SCJN declararon inconstitucional las leyes de los estados que definen al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, lo cual consideraron como una norma discriminatoria, y un mes después, avaló la adopción gay en Campeche.

Con estos fallos se abre paso para que desde los congresos de cada estado se amplíe el concepto de la familia en sus respectivos códigos civiles.

Actualmente las únicas entidades con leyes de matrimonio igualitario son el Distrito Federal y Coahuila, aunque en Quintana Roo también se celebran enlaces gay debido a un vacío legal, lo que también les deja abierta la posibilidad de adoptar.

Algunos estados como Guerrero y San Luis Potosí ya alzaron la mano y enviaron a sus congresos iniciativas de matrimonio igualitario para adoptar el criterio de la SCJN.

La mayoría de las entidades ha optado por hacer “oídos sordos” ante esta legislación y todavía
tienen en la congeladora el tema.

El balance

Desde hace años los gays y lesbianas en México han demandado que se les permita casarse y formar una familia; y siguen buscado los mecanismos necesarios para lograrlo.

En el DF, se cumplen cinco años de la legalización del matrimonio igualitario, con un saldo de cinco mil 368 parejas homosexuales casadas; de ese número 84 uniones se han oficializado en las cárceles, según cifras del primer semestre de 2015 del Registro Civil capitalino.

Mientras que en Coahuila, donde la ley empezó a surtir efecto en noviembre de 2014, ya van 171 matrimonios entre personas del mismo sexo.

En los estados donde no hay matrimonio igualitario decenas de parejas lo han logrado vía el amparo. Otras más están en espera de que la SCJN se los otorgue.

Alex Ali Méndez Díaz, abogado que ha llevado un número importante de los casos desde que inició la ola de amparos en 2012 en Oaxaca, dijo a que el aspecto que más genera conflicto entre la sociedad es la adopción por parte de parejas de gays y lesbianas.

Asociaciones civiles y religiosas como ¡Dilo Bien!, aseguran que los derechos de las personas homosexuales no están por encima de los derechos de los niños, quienes deben crecer en hogares de parejas hombre-mujer.

La Iglesia por su cuenta advierte que además de los derechos de los niños, la figura del matrimonio es pilar de la familia mexicana y que en su origen etimológico la palabra matrimonio refiere a la unión entre un hombre y una mujer por lo que las parejas del mismo sexo no deben utilizar este término.

Actualmente Méndez Díaz y sus colaboradores están esperando respuesta de la SCJN respecto a casos en los que incluso se demandó una disculpa pública de gobernantes y reparación del daño para parejas de gays y lesbianas discriminadas en estados como Puebla, Hidalgo, Chihuahua, Nuevo León y Baja California Sur.

Bodas en paquete

A la par de las implicaciones jurídicas y sociales, están las económicas, los procesos de amparo son muy costosos y no todos pueden pagarlos. Una de las mejores opciones para parejas del interior de la República es viajar a Coahuila o al DF para casarse.

Francisco Robledo dirige una empresa de servicios de bodas gay en el DF, se encarga de organizar el trámite civil y si así lo requieren las parejas, también el banquete de bodas o fiesta.

Hasta el momento Robledo ha apoyado a unas 500 parejas que viajan al DF para casarse, algunas integradas por extranjeros.

Los servicios pueden costar desde 500 hasta seis mil pesos.

Datos

  • 87% cree que los gays y lesbianas deben tener los mismos derechos que las demás personas.
  • 59% están a favor del matrimonio civil entre personas del mismo sexo y
  • 41% en contra
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top