La vida después de una pérdida por un accidente vial

Choque multiple en la autopista

9 agosto 2017 6:00 am

La madrugada del 20 de mayo de 2011, Marcela López Brun recibió una llamada telefónica que cambió por completo su vida: su hijo, José María, había muerto en un accidente de tránsito.

“Tu proyecto de vida, tu sentido por la vida misma…todo se pierde y es muy difícil reintegrar todos esos pedazos en los que te conviertes. Nunca jamás volverás a ser el mismo que fuiste cinco o dos minutos antes de haber recibido una llamada así”, narró.

Hoy, tres personas morirán en las calles de la Ciudad de México y se sumarán a una espiral que cada año cobra la vida de 15 mil 886 personas en todo el país, de acuerdo con datos del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra).

Pero cada cifra tiene nombre y una historia. Todas las víctimas mortales dejan atrás a madres, padres, hijos, hermanos y amigos; la pérdida no termina con el funeral: los daños modifican entornos sociales y económicos de los sobrevivientes.

A partir de la muerte de José María, Marcela comenzó un largo camino de duelo, aceptación, ayuda, acompañamiento y reconstrucción de una vida.

En su viaje, ha encontrado a otros padres que, como ella, perdieron a sus hijos en accidentes viales. La empatía entre quienes sobreviven es inmediata, aseguró; sin embargo, no es suficiente para comenzar el largo camino del duelo y la recuperación.

“Sin duda es necesario el acompañamiento psicológico, terapéutico, de tanatólogos especialistas e incluso de psiquiatras. Es fundamental para poder salir adelante de un evento tan traumático. De ahí que las redes que se tienden sean tan estrechas y nos vinculan tanto”, dijo en entrevista con El Big Data Mx.

Seis años después, esta madre sigue luchando para recuperarse a través de iniciativas como ChemaLink, con la que difunde mensajes sobre seguridad vial entre jóvenes a través de la música, la cual formaba parte de la vida de su hijo.

“Nadie se pone a pensar en que la muerte inesperada de nuestro hijo es un golpe mortal para nuestro equilibrio emocional, para nuestra salud física y para nuestra economía familiar. Es como si cayéramos de un edificio y quedáramos hechos añicos (…) el dolor no cesa (…) se pierde el deseo de seguir viviendo”, manifestó Marcela.

Esto inspiró a la asociación civil México Previene a conformar, en 2016, la Red de Sobrevivientes, que, además de ChemaLink, se integra por 13 asociaciones civiles, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y la Cruz Roja.

Ésta, a través de un grupo de especialistas en seguridad vial, asesoría legal y psicológica, ofrece apoyo a sobrevivientes de un hecho de tránsito y a familias y amigos de víctimas mortales.

Y es que trabajar con víctimas de accidentes viales requiere de un proceso continuo y paciente. Esperar a que la familia de quien perdió la vida abra las puertas al acompañamiento externo es fundamental en la transición, explicó Fernanda Rivero, presidente de México Previene.

En entrevista con esta casa editorial, explicó que desde su fundación, la Red ha atendido 15 casos de sobrevivientes y deudos, una cifra que, admite, es muy baja si se considera que cada día mueren tres personas en la Ciudad de México en accidentes viales.

Detalló que perder a un familiar o amigo en un accidente requiere de un tratamiento integral, que poco a poco abra los canales de comunicación, los cuales en muchas ocasiones permanecen bloqueados frente a la tragedia.

“Muchas veces los afectados directos o los familiares de quienes fallecen no quieren ayuda inmediata y nos damos cuenta que no quieren apoyo porque están en una etapa de negación”, dijo la directora de México Previene, y agregó que a partir de ese momento, pueden pasar entre tres semanas y un mes para que se acepte la ayuda.

Además de las barreras que las mismas familias ponen –por lo complejo de la situación que experimentan–, la difusión de esta labor está limitada, por lo que aprovechan las redes sociales para encontrar y acercarse a personas afectadas.

“No sólo para acompañar el proceso, sino para buscar testigos, que son muy importantes y por eso pedimos su ayuda a través de las redes sociales. Sus testimonios pueden salvar a una persona. Es importante documentar los hechos”, afirmó la directora de México Previene.

Asistencia integral

El apoyo psicológico es primordial, tanto para las víctimas directas como para las indirectas de la violencia vial y forma parte del protocolo que México Previene y las asociaciones que lo acompañan diseñaron para la atención en este rubro.

Identificarse y mantener una comunicación calmada, clara y directa, sin que se ofrezca información que provoque miedo o ansiedad. Para esto, el protocolo indica que se deben usar frases cortas y fáciles de procesar, trabajar con calma y seguridad.

También recomiendan hacer movimientos corporales lentos y mantener la mirada, dejar hablar a las personas y evitar dar consejos o explicaciones a las víctimas.

“Buscamos que se identifiquen las etapas del duelo y que se perciba, con base en esas recomendaciones, si es que se necesita buscar ayuda”, indicó Rivero.

Agregó que la experiencia de Marcela López les ayudó a entender a las víctimas de hechos fatales.

“Ella nos ayuda a tener un primer contacto psicológico con los familiares, entiende y sabe cómo hacerlo, las familias se abren más con ella”, señaló la presidente de México Previene.

El acompañamiento psicológico es uno de los procesos más complicado de llevar a cabo con las familias y amigos de las víctimas, reconoció Rivero, ya que, en muchos casos, el estado de shock en el que quedan los mantiene en la negación de lo que ocurrió.

La Red busca apoyar a quienes sobreviven y refuerza su presencia dos meses después del hecho, momento en el que las familias pasaron por la etapa más intensa del proceso legal y comienzan a sentir con mayor fuerza la pérdida.

Ser testigos

Para la Red también es importante que quienes son testigos de algún accidente de tránsito conozcan algunas recomendaciones con las que pueden salvar una vida o abonar a resolver un proceso legal.

Al respecto, Rivero explicó que lo primero es buscar la forma de establecer un perímetro de seguridad, tanto para la víctima como para quienes busquen auxiliarla. Si el testigo no conoce el procedimiento de primeros auxilios, trate de identificar si la víctima está consciente, sin moverla.

“Hay que hablarles; el punto es que la persona no cierre los ojos, que siga hablando”.

También es importante que se tomen fotos, si identifican el vehículo que causó el accidente, ya que muchas veces las cámaras de seguridad o vigilancia no funcionan; hay que anotar la marca, el modelo y de ser posible el número de placa.

Otra recomendación para los testigos es que no den por sentado que alguien ya se comunicó al 911 para solicitar ayuda, ya que es importante que se tenga la certeza de que los servicios de emergencia ya fueron alertados del hecho.

“También es muy importante publicar en redes sociales”, agregó Rivero, ya que también permite mapear las zonas en las que ocurren este tipo de accidentes.

Acompañamiento legal

El apoyo legal es también una de las aristas que México Previene considera fundamentales en el proceso de apoyo a las víctimas de accidentes.

Su directora consideró que los cambios al Sistema de Justicia Penal hacen necesario que las personas conozcan algunas recomendaciones que son fundamentales en caso de que se requiera una acción legal en contra del responsable.

“Con el nuevo modelo mucha gente desiste de ir al Ministerio Público, porque el trabajo del policía ahora es que las partes se arreglen. Nuestra recomendación es que no se firme nada, porque pueden existir consecuencias que sean graves, y que se espere a que llegue la aseguradora, aunque 74% de los automovilistas no cuentan con uno”, señaló Rivero.

“Hablamos al Consejo Ciudadano para el apoyo de asesoría jurídica, explicamos la importancia de que la carpeta de investigación esté clara, identificar las cámaras de vigilancia y no dejar pasar siete días, porque el material de estas se borra cada siete días”, agregó la presidente de México Previene.

Adicional, Rivero indicó que, cuando se sufre un accidente, es importante que las víctimas no firmen ningún documento o acepten una reparación monetaria, sin que antes sean revisadas por un médico, ya que hay lesiones que aparecen en días posteriores al suceso.

Minutos de oro

El protocolo para la atención de las víctimas de accidentes viales también contempla la formación médica básica, en la que se instruyen pasos que una persona que sea testigo de un hecho de tránsito debe implementar para limitar la gravedad de las lesiones, prevenir muertes, evitar discapacidades y lograr una rehabilitación óptima.

Para esto es necesario que quienes reciben la formación detecten tres momentos de un accidente vial:

La Fase 1 comprende los primeros minutos del percance y en los que ocurren 10% de las muertes de accidentes viales

La Fase 2, conocida como la “hora de oro”, comprende la atención pre-hospitalaria; aquí ocurren 75% de las muertes.

La Fase 3, que dependerá de la eficiencia de la atención primaria y concentra 15% de los fallecimientos.

Rivero concluyó que la labor de la Red de sobrevivientes Viales es mínima frente a las cifras de accidentalidad y mortandad de la ciudad y del país. Frente a eso, consideró que los Gobiernos también deberían ser responsables de atender a quienes sufren este tipo de accidentes, tanto víctimas como a familiares y amigos.

“Con la Red queremos sentar precedentes para que la gente sepa cómo actuar y para que los nombres de las víctimas no se olviden”, finalizó.

¿Cómo saber si se necesita ayuda?

-Nerviosismo, tensión o ansiedad constantes.

-Se padecen sobresaltos.

-No se deja de pensar en el suceso.

-No recuerdas lo que ocurrió.

-Dificultad para aceptar lo que ocurrió.

-Se pierde el sentido de la vida.

-Cambio drástico de comportamiento.

-Sentimiento de culpa.

Datos

-150 mil pesos en promedio cuesta un accidente vial en México.

– 4 millones de pesos es la demanda promedio por una muerte de accidente vial.

-396 mil accidentes viales ocurren al año en México.

-134 mil heridos dejan al año los accidentes viales en México.

Estados con más accidentes viales:

-Nuevo León 21%

-Jalisco 13%

-Chihuahua 8%

-Guanajuato 4%

-Baja California 4%

-Coahuila 4%

-Ciudad de México 4%

-Sonora 3%

-Puebla 3%

-Resto del país 36%

 

Comentarios