Investigaciones

La olvidada ciclovía de Isabel la Católica

ciclovia Isabela Catolica el big data mx, big data

A un año de su inauguración, autos estacionados y alguno que otro peatón son sus principales usuarios.

La ciclovía que corre desde la avenida Obrero Mundial hasta el Eje 8 Popocatépetl, en la delegación Benito Juárez, la utilizan más los automovilistas que los amantes de la bicicleta.

La pista, pensada como parte de una red de ciclovías en la demarcación, recorre las calles Isabel la Católica, Fernando Montes de Oca y Bélgica; sin embargo, autos estacionados y alguno que otro peatón despistado, son sus principales usuarios.

Tras un recorrido que esta casa editorial realizó por ella, se observó que a un año de su inauguración, algunas señales y vialetas están dañadas y no cumplió con la expectativa de mejorar la vialidad en la zona y fomentar el uso de la bici.

Este tramo es parte del proyecto que la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) y la delegación Benito Juárez anunciaron como una red de 12 ciclovías en vialidades secundarias, con una inversión de 3.5 millones.

Dicha red correría por Patricio Sanz-Viaducto-Río Churubusco; Augusto Rodin-Tlalpan; Insurgentes Sur-calzada de Tlalpan; Luz Saviñón-Ahorro Postal; Concepción Béistegui-Insurgentes-Tlalpan; Uxmal-Eje 8-Obrero Mundial; Bolívar-Obrero Mundial-Eje 8; Isabel la Católica-Bélgica y Viaducto-calzada de Tlalpan.

Y es que según cifras de la Sedema en esta delegación de la Ciudad de México se registran más de 4 mil viajes de ciclistas y se tiene un registro de 189 mil usuarios del Sistema Ecobici que transita a través de las 23 colonias.

Por ello, estos trabajos eran un parteaguas en la coordinación entre el Gobierno central y una delegación para crear la primera demarcación con una infraestructura interconectada para mejorar la movilidad sin la necesidad de autos motorizados y fomentar el uso de la bicicleta.

Falta uso de la ciclopista

Las hojas secas que yacen en la ciclovía de Isabel la Católica son sacudidas por la velocidad de los carros que ansiosos esperaban la luz verde del semáforo. Alguno que otro ciclista la usa, pero son más las bicis pintadas sobre el pavimento que las que se ven por la calle.

De la avenida Obrero Mundial a Cumbres de Maltrata la zona comercial es variada en sus giros, pero la falta de estacionamientos provoca que los automovilistas invadan el carril confinado para los ciclistas sin que ninguna autoridad lo sancione.

Mauricio Caballero, vecino de la zona, comenta que casi siempre se ve vacía la ciclovía, pues los habitantes de la zona son gente mayor o las nuevas generaciones casi no tienen tiempo de usar la bici por las jornadas laborales.

Para este estudiante de Derecho, fue una excelente idea crear esta infraestructura, pero hace falta que se le dé más publicidad para que se fomente el uso de la bici entre los vecinos.

Caballero indica que lamentablemente está ciclopista no es muy segura, porque se tiene que convivir con automovilistas, que en su mayoría, carecen de cultura vial y eso puede provocar accidentes.

Para Luis, empleado de una purificadora de agua, la ciclovía de Isabel la Católica le parece fue acertada porque así se aplicaron señalamientos para que los choferes respeten a los peatones y personas que utilicen la bici para moverse o trabajar.

Luis comenta a El Big Data Mx que desde que pintaron las señales, pusieron los fantasmas y corrigieron el pavimento entrega mucho más rápido los garrafones de agua en su triciclo; sin embargo, lamenta que a veces los carros ocupen el carril para las bicis.

¿Qué hace falta?

El uso de la bicicleta como transporte alternativo para moverse en la Ciudad de México ha ganado terreno y su infraestructura crece día con día.

Sin embargo, hace falta un sistema integral que interconecte a todas las delegaciones que conforman la capital mexicana, sin menoscabar el trabajo del Sistema Ecobici, indicó Agustín Martínez, integrante de la asociación civil Bicitekas.

El experto en movilidad resaltó que las ciclovías tienen la virtud de estar sobre las calles y no en banquetas como sucede en países de América Latina, donde las construyeron sobre banquetas.

“La primer gran ciclovía fue la de Paseo de la Reforma, la de Chapultepec no era muy funcional porque cruzaba por varios puentes peligrosos y eso la llevó a su desuso. Sin embargo, otras como las que corren en 20 de Noviembre o Patriotismo sí favorece la movilidad”, señaló.

Destacó que entre las carencias que tienen las ciclovías en la ciudad son que la mayoría son esfuerzos aislados por delegación, pues no hay un sistema integral que haga de ellas circuitos interconectados para facilitar la movilidad.

También señaló que hay una falta de mantenimiento como en la de Adolfo Prieto, que se dejó morir llena de baches, invasiones de comerciantes y el mal estado el pavimento.

“En la avenida División del Norte hay un proyecto de socialización de estos proyectos de movilidad para entender las ciclovías, porque de pronto se oponen comerciantes y vecinos, pero nadie sale con argumentos estimativos de movilidad, ya que no sólo son espacios de moda sino una necesidad”, finalizó.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

el dato es

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top