Investigaciones

La fe de los policías de investigación, entre Judas y la Santa Muerte

Imagen: Pinterest

Este 28 de octubre no sólo es el día de San Judas Tadeo sino también del Policía de Investigación de la Procuraduría capitalina, pero no es casualidad.

El 28 de octubre no sólo es el día de San Judas Tadeo sino también del Policía de Investigación de la Procuraduría capitalina, pero no es casualidad, ya que el primero es el Santo Patrono de la corporación, el que “los protege” de los peligros de su profesión.

Sin embargo, la Santa Muerte se disputa dicha feligresía; tatuajes, colguijes, imágenes o estampas de la Santa Niña se encuentran en los cuerpos, carteras y cuellos de los agentes.

Y aunque no haya una restricción tácita para que la efigie de la Santa Blanca forme parte de los altares a San Judas Tadeo en instalaciones de la Policía de Investigación o agencias del Ministerio Público, nadie se atreve a poner una imagen de la muerte en estas ofrendas.

El pudor es mayor que la fe, pues hay una fuerte renuencia a reconocer públicamente la adoración hacía la Santa Muerte, rito que está íntimamente ligado a la delincuencia.

Prueba de ello, es que durante la celebración del día 28 de cada mes, misa de San Judas Tadeo, “Patrono de las Causas Difíciles”, en las inmediaciones de la Iglesia de San Hipólito han sido detenidos algunos feligreses con cuentas pendientes con la justicia.

Al respecto, el comandante de la Fuerza Antisecuestros de la PGJCDMX, Israel “N”, reconoció en entrevista que hay una gran contradicción en dichos ritos; sin embargo, en un trabajo de alto riesgo, como lo es ser policía, no hay protección que salga sobrando.

Los policías lo mismo pueden adorar a San Judas Tadeo que a la Santa Muerte, aunque en esta contradicción reconozcan que se trata de la “lucha del bien contra el mal”, que es lo que todos los días hacen a través de su trabajo.

“Se combinan las dos creencias, yo veo compañeros que se tatúan a San Judas Tadeo, y traen sus cadena con la imagen de la Santa Muerte, pero institucionalmente en nuestro altar solamente está la figura de San Judas”, dijo

El agente, quien formó parte en las pesquisas para recapturar a los reos que se fugaron del Reclusorio Oriente, Agustín Miranda Orozco y Roberto Sánchez Ramírez, dijo que no hay una prohibición explícita para poner figuras de la Santa Muerte en los altares de la institución, pero no hay quien se atreva a colocar la efigie.

“Aunque algunos la adoran y otros la respetamos y toleramos, nadie se atreve a poner una imagen de la Santa Muerte en los altares para San Judas quien se venera abiertamente, será porque sabemos que es la patrona de las personas que viven fuera de la ley, aunque no todos los que la adoran son criminales, pero si la mayoría”.

El comandante explicó que en la mayoría de las detenciones que le ha tocado hacer, los presuntos responsables están tatuados o cuentan con algún motivo de la Niña Blanca.

Inclusive en las casas de seguridad donde tienen a las personas plagiadas, o se vende droga, o se trata con personas, siempre hay un altar para la muerte con ofrendas como dólares, puros, cigarros, marihuana, miel, cerveza. Y en algunos casos oro, entre otros objetos.

“En los límites de Cuajimalpa y Huixquilucan detuvimos a la banda de secuestradores del Joyas,   Francisco García Pérez, quien asesinó y enterró en fosas clandestinas a 11 de sus víctimas, era adepto a la muerte. Dos años antes a dos compañeros les robaron su pistola de cargo, el troquel, cartuchos, esposas y demás pertrechos, nunca se supo quienes habían sido”.

“Después cuando detenemos al Joyas, en el altar a la Santa Muerte encontramos todos los aditamentos, la pistola y el troquel a manera de ofrenda, los pusieron ahí para que los protegiera en contra de la policía”, narró el comandante.

Otro de los elementos que se suman a estos ritos protectores para las labores policíacas es la santería, y aunque no son muchos los investigadores adeptos a los rituales africanos, se va incrementando poco a poco la creencia en busca de tener mayores defensas para enfrentar a la delincuencia; aunque también los delincuentes han adoptado la santería como uno de sus ritos.

Crisis social y económica propicia la propagación de ritos

En épocas de crisis y de incertidumbre económica, social y espiritual, las masas buscan afanosamente una respuesta y alivio a sus pesares, y si esta creencia es especialmente extravagante se acogerá con mayor ahínco y facilidad.

Al respecto, la antropóloga independiente, Claudia Lozano consideró que los feligreses que se están amparando bajo el rito de la Santa Muerte, se desprenden a su vez de la religión católica, ya que la hibridación en los ritos religiosos en México son comunes.

“Es un proceso social histórico, que no necesariamente nos habla de una crisis social. Es un culto dentro del ambiente religioso católico, y no se está cambiando de religión; sólo es una faceta más o un rito más de la feligresía de la iglesia, aunque está no lo avale”.

Dijo que pese a lo que se cree, las últimas investigaciones sociales hablan que parte de la población en México ya no se siente totalmente identificado con el culto católico, por lo que el crecimiento de los altares hacía la muerte, sólo es una búsqueda normal de otras entidades que respondan con mayor eficacia y protección a la violencia de nuestros tiempos.

Aunque la académica reconoció que efectivamente el tejido social se está rompiendo cada vez más, sobre todo en los jóvenes, producto de la violencia, la marginación, y sobre todo la falta de confianza en su entorno. La juventud esta en constantemente en búsqueda de una identidad.

“Desgraciadamente la están encontrando en íconos como la muerte, que no es nada halagüeño. Pero tampoco se debe generalizar que los adoradores de la Muerte sean delincuentes, es una aseveración sin fundamento científico y más bien prejuicioso”, dijo.

Explicó que para los sabios romanos una de las características de los nuevos tiempos era la proliferación de altares hacía los dioses paganos, “por todas partes, lo que quiere decir que el reflexivo busca cada día nuevos símbolos, el insensato cada día nuevos fetiches, tanto mejor recibidos cuando su origen parecía más lejano y misterioso”, leyó la académica.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top