Investigaciones

La CDMX al borde del colapso

Foto: El Big Data Mx

La capital del país presenta un irreversible hundimiento que de no atenderse provocará derrumbes e inundaciones en los próximos años.

Con información de Daniel Flores y Oscar Santillán

A pesar de que la Ciudad de México figura entre las 10 zonas más altas del país, enfrenta un paradójico problema: los hundimientos, que, de no atenderse, ocasionarán anegaciones y derrumbes de grandes magnitudes en los próximos años.

Diversos estudios revelan que el Distrito Federal se hunde, en promedio, 10 centímetros por año, pero en algunas zonas los desniveles alcanzan hasta 40 centímetros en ese mismo lapso. Eso significa que en la última década, la capital del país se ha hundido más de un metro.

 La consecuencia a corto plazo será una serie de fracturas en la red secundaria del drenaje y cuarteaduras en cualquier tipo de vivienda por los desniveles del suelo; y a largo plazo, inundaciones y derrumbes.

“¡Evitar los hundimientos es imposible!”, comentan especialistas consultados por El Big Data Mx; no obstante, explican que las autoridades aún pueden implementar obras de mitigación y reducir los daños.

Mapear riesgos

José Luis Hernández Dehesa, ex director general de Prevención de Protección Civil local y ahora secretario general del Colegio Mexicano de Profesionales en Gestión de Riesgos y Protección Civil, dice que la prevención es la única alternativa.

 “La prevención se hace a través de información y educación (…) En 2007 se presentó el Atlas de Riesgos de la Ciudad de México, el cual permite tener información de agrietamientos y hundimientos para elaborar estructuras capaces de soportar los desniveles”.

 El especialista recalca que gran parte del suelo de la ciudad fue lago, aunado a que vive un proceso de envejecimiento, por lo que no hay forma de detener los hundimientos.

 Además, para mitigar los hundimientos subrayó la importancia de que se ponga orden en el tema de la construcción, ya que los constructores, dice, se aprovechan de las deficiencias que hay en la materia para edificar de manera arbitraria.

“El problema es que tenemos una mala distribución de las estructuras en la ciudad; junto a edificios muy altos hay casas muy pequeñas, o sea, no existe un ordenamiento lógico y eso hace que la carga no esté equilibrada”, resalta.

Asegura que la Secretaría de Protección Civil tendría que estar dotada de más presupuesto para que las acciones de prevención sean mejores, ya que las Secretarías de Turismo y de Protección Civil son las que disponen de menos recursos financieros.

 Problema añejo

La Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico Nacional (IPN) señala que la capital se hunde desde tiempos de la Colonia –incluso tiene registro de renivelaciones en 1800–; los hundimientos eran más acelerados.

En promedio, cada año la ciudad se hunde 10 centímetros, aunque hay zonas como la suroriente donde la cifra llega a ser hasta de 40 centímetros de acuerdo a un estudio de esta casa de estudios. 

Las delegaciones más afectadas son: Tláhuac, Venustiano Carranza, Iztacalco, Gustavo A. Madero e Iztapalapa, según información del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex).

Especialistas consultados coincidieron que para detener los hundimientos en el DF tendría que dejarse de extraer agua del subsuelo, lo cual es imposible ya que se utiliza 70% del líquido subterráneo con el fin de cubrir las necesidades de la población.

 Centro Histórico, la experiencia

El doctor Eric Morales, investigador asociado del Instituto de Geología de la UNAM, explica que a mediados del siglo pasado se extraía agua del Centro Histórico, lo que provocó que los hundimientos se presentaran aceleradamente.

“Por ello cancelaron todos los pozos que hay en el centro de la ciudad y los pasaron a la periferia, lo que disminuyó bastante el ritmo de hundimiento, pero es un daño irreversible’’, refirió el académico.

 Con base en la información oficial, la delegación Cuauhtémoc –donde se ubica el Centro Histórico– registra hundimientos de ocho a 20 centímetros por año.

Tláhuac en el hoyo

Al año la demarcación Tláhuac presenta hundimientos superiores a los 20 centímetros, lo que la ubicó como una de las delegaciones que más sufre este problema, pese a que su suelo habitacional no es tan denso como en la Cuauhtémoc.

Aun así un estudio realizado por las autoridades de esa demarcación detectó que 208 viviendas fueron dañadas por hundimientos y grietas en el subsuelo, principalmente en las colonias Santiago Zapotitlán, Agrícola Metropolitana, Del Mar, Santa Cecilia y Mixquic.

El director general de Desarrollo Económico y Rural de Tláhuac, Oswaldo Vázquez Pineda, denunció que la sobreexplotación de agua se realizó en las administraciones pasadas, lo cual detonó que dicha situación se agravara.

En tanto, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) registró que en lo que va del año, 42.7% de las denuncias que se han recibido fueron por hundimientos en áreas ambientales consideradas de alto valor ecológico.

 Su información señala que Tláhuac y Cuajimalpa son las dos delegaciones con mayores hundimientos al año al presentar compactaciones de tierra de 20 a 42 centímetros anuales.

 Incluso, detalla que 10 de las 16 demarcaciones políticas de la ciudad muestran problemas de agrietamiento en sus estructuras y hundimientos de tierra.

Los datos oficiales también indican que Iztapalapa y Tláhuac son las más propensas a sufrir algún derrumbe de viviendas ante la extracción de agua, situación que se agravó en 20% durante los dos últimos años.

 En ambas demarcaciones hay alrededor de 600 mil habitantes que viven con problemas de hundimientos en sus viviendas.

Presupuesto insuficiente

El jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, consideró que esa demarcación es una zona olvidada por el Gobierno capitalino, esto a pesar de ser una de las áreas que poseen mayor suelo de conservación del Valle de México.

 Salgado Vázquez dio a conocer a esta casa editorial que la extracción de agua en zonas de conservación es un problema grave, y en caso de no atenderse de manera urgente podría provocar pérdidas humanas y materiales.

Destacó que el presupuesto que se designa a la delegación para este rubro es precario, ya que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) apenas le asigna un millón 250 mil pesos al año.

 Actualmente el Instituto de Vivienda del Distrito Federal (Invi) apoya a 54 familias –de Tláhuac– para que realicen obras de mitigación debido al hundimiento que presentan sus casas, pero las autoridades delegacionales indicaron que las variaciones en el subsuelo continúan.

Hundimiento extremos

Agustín Felipe Breña, profesor investigador de la Licenciatura en Ingeniería Hidrológica de la UAM-Iztapalapa, explicó que Mixquic es una de las zonas más dañadas de Tláhuac.

“Nosotros tenemos en toda la cuenca del Valle de México cuatro acuíferos, por ello los hundimientos diferenciales van a depender de los pozos que se han construido para extraer agua”.

Aseguró que no hay una solución inmediata al problema de los hundimientos diferenciales, pero se les puede combatir con mitigaciones, es decir, rellenar con tierra los socavones.  

Foto: El Big Data Mx

Foto: El Big Data Mx

Precisó que el crecimiento urbano “caótico” también produce los hundimientos, ya que entre más gente llega a habitar el Valle de México, se requiere más agua para cubrir su necesidad.

Los peligros a largo plazo, dijo el experto, son dos: que sus casas se hundan y que en temporada de lluvias se presenten inundaciones.

El riesgo de todos los días

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Sacmex detallaron que aun si suspendieran la explotación de los mil 500 pozos que existen en la delegación Tláhuac, la tendencia de hundimiento se mantendría.

Ambos institutos destacaron que pese a las obras de mitigación que se pudieran realizar, la compactación de tierra y el hundimiento que presentan varias colonias y pueblos de la zona seguirán dándose de manera natural. 

Por ello encendieron los focos rojos, pues advierten que la tercera parte de las familias radica en zonas que muestran agrietamientos del subsuelo, lo cual ha puesto en peligro la integridad de estas personas.

A pesar de la propuesta del GDF para evitar la perforación de nuevos pozos y rellenar con material los túneles de agua que fueron sobreexplotados, los organismos aseguraron que dichas medidas de nada ayudarán a revertir este fenómeno natural.

Volcán Popocatépetl, ¿la salvación?

Aunque el diagnóstico es poco favorable, algunos especialistas del IPN argumentaron que una de las soluciones que existen para detener los hundimientos que presentan las delegaciones es la captación del vapor que emite el volcán Popocatépetl.

 Mediante un sistema de captación de agua del cráter, los ingenieros aseguran que esto permitiría que la cuenca de la presa y los túneles subterráneos se recarguen nuevamente, y con ello reducir la compactación de tierra que se registra anualmente, pero eso es sólo un proyecto.

CONSULTA LA VERSIÓN IMPRESA DE EL BIG DATA MX:

http://issuu.com/deviajeprimeraplus/docs/el_big_data_03?e=0/32535562%20

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top