NVS
Investigaciones

Impulsan tratamiento hormonal para personas trans en todo el país

En medio de la polémica la comunidad LGBTTTI trabaja para obtener nuevos derechos.

En medio de la polémica por la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para que el matrimonio igualitario sea una realidad en todo el país, la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI) trabaja para alcanzar un nuevo derecho: salud.

Por ello, junto con la Secretaría de Salud federal delinean una propuesta de atención médica que atienda de manera específica a este sector.

El objetivo principal es la población trans (transgénero, transexual y travesti), pues actualmente sólo la Ciudad de México les brinda tratamiento hormonal para aquellos que quieran cambiar su cuerpo.

Y es que de acuerdo con datos de la Encuesta de Salud sero-prevalencia de VIH a Mujeres Transgénero en la Ciudad de México, la mayor parte de ellas reportan que han usado hormonas en algún momento de su vida.

Según el estudio coordinado por el Instituto de Salud Pública, 80% de mujeres trans consultadas aceptaron haber usado hormonas; 91% acuden a citas a la Clínica Condesa y 77%  están recluidas en algún centro penintenciario donde reciben el tratamiento.

De acuerdo con datos de la propia Clínica Condesa, 18 personas trans llegan por primera vez de forma mensual; de ellas más del 30% resultan VIH positivas.

Asimismo, considera que las personas trans son uno de los sector más vulnerables al suicidio, tener complicaciones de VIH, enfermedades cardíacas y usar drogas.

Ricardo Baruch, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) explicó que el secretario de Salud, José Narro Robles, mostró apertura para impulsar el bienestar de la comunidad LGBTTTI, abordar el tema de discriminación y acceso a los servicios para las personas trans.

Indicó que en una reunión que tuvieron el mes pasado, Narro Robles se comprometió impulsar que se apliquen protocolos de atención de la SSA a intersexuales y transexuales, ya que no hay atención especial para este sector de la población en todo el país.

“En el resto del país las mujeres trans compran hormonas sin acudir al médico, se someten a procedimiento quirúrgicos de forma no profesional y ponen en riesgo su integridad. Se quiere expandir el modelo la Clínica de la Condesa, que pertenece a la Secretaría de Salud de la capital, en toda la nación”, explicó el también activista.

Detalló que en el cabildeo con la Secretaría de Salud participan varias activistas y organizaciones como la Fundación Arcoiris, El Clóset de Sor Juana, Almas Cautivas, Movimiento por la igualdad, con representación de todas poblaciones incluyendo personas intersexuales,

 

Baruch indicó que hay apertura para que el tratamiento hormonal se otorgue a las y los trans, pero lo que no hay es presupuesto, incluso este año ya se anunció un recorte de casi 10% al sector salud, lo que no permitirá que se avance mucho en la materia.

“Pero en la parte normativa y legal, en las cuestiones que impliquen documentos que no necesiten dinero, podrán salir las iniciativas”, adelantó.

Tratamiento costoso

Kelly Jiménez es una chica trans de 24 años que estudio medicina y hace poco decidió comenzar su tratamiento hormonal para que su apariencia física coincida con su identidad de género.

Ella es consciente del riesgo para la salud y el costo económico que significa este tipo de procedimientos médicos.

Para quienes residen en la Ciudad de México dicho tratamiento no tiene costo, pero en otros estados de la República no existe esta posibilidad, lo provoca malas experiencias o muertes innecesarias entre las mujeres trans.

El procedimiento, dijo en entrevista para El Big Data Mx, inicia con un estudio socioeconómico, pero puedes entrar con el sistema de gratuidad del Seguro Popular dentro de la Clínica Condesa.

Hace seis meses inició su tratamiento hormonal en esta clínica, que consta de un procedimiento de testoterona y estrógenos.

“De esta manera los caracteres sexuales secundarios de una mujer, como podrían ser el pecho, la piel o el crecimiento de cabello, se va acomodando para que la persona que yo soy en el interior coincida con que soy en el exterior”, detalló.

Recordó que hace seis meses fue a preguntar y la canalizaron al área psicológica donde habló con varios terapeutas. Posteriormente la pasaron a endocrinología, le hicieron estudios: ultrasonidos de testículos y de mamas, de sangre y perfiles hormonales para decidir cuál iba a ser su tratamiento.

Está doctora de la Secretaría de Salud (SSA) explicó que es complicado que una mujer trans lo haga de manera individual, ya que una consulta general cuesta alrededor de 200 pesos, una consulta de un endocrinólogo más de 600 pesos.

Pero las hormonas elevan los costos,pues gastaría más de 2 mil 500 pesos mensuales por el tratamiento.

“Si se aplicara este tipo de apoyos en toda el país, cambiaría la vida de muchas personas. En la capital, la Clínica Condesa no se da abasto, por ello crearon la de Iztapalapa.

“Conozco el caso de varias personas que tuvieron que migrar de sus estados para poder acceder a este proyecto. Además bajaría la cantidad de pacientes que se forman para una consulta con los psicólogos, médicos y endocrinólogos”, declaró.

 

 

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top