Investigaciones

En el limbo, futuro de la planta de asfalto

Ésta era la única planta de la ciudad y las delegaciones se encuentran en apuros y ahora le compran a empresas particulares el material.

Por Eduardo Suárez

Desde 2013 el destino de la ex Planta de Asfalto de la Ciudad de México permanece en incógnita, pues tras ser cerrada no hay claridad del proyecto que se desarrollará en el predio de más de 15 hectáreas ubicado en Avenida del Imán 263, cuya situación legal tampoco está definida.

En ese espacio el Gobierno de la Ciudad de México pretendía construir una de las Zonas de Desarrollo Económico y Social (Zodes), pero debido al rechazo vecinal el proyecto fracasó y ahora se plantea un área ecológica, pero también hay oposición debido a que es un predio contaminado durante 50 años.

Asimismo, el 23 de diciembre de 2015 quedó anulada la donación del predio de la Planta de Asfalto que el Gobierno capitalino hizo a la paraestatal  Calidad de Vida, Progreso y Desarrollo para la Ciudad de México (ahora ProCdMX), pues según el Artículo 47 de la Ley del Régimen Patrimonial y del Servicio Público del Distrito Federal:

“Si al término de dos años no se hubiera iniciado acción alguna sobre el destino establecido por el decreto de este Editorial inmueble, dicho decreto de donación queda sin efecto y este bien público deberá restituirse al patrimonio del Distrito Federal”.

El objetivo inicial era desarrollar una Zode –un compromiso de campaña–, pero finalmente fue cancelada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en enero de este año.

“La intención en esa zona primero es el cierre de un espacio contaminante de la ciudad, se tiene que cambiar. No me interesa entrar en esos debates políticos, la intención estaba clara, lo lamento en este momento por los vecinos, pero bueno, la intención ahí ha quedado”, declaró a principios de año Mancera.

Para este proyecto inconcluso, ProCDMX erogó tres millones de pesos 689 mil 518.70 pesos en la contratación de dos empresas elegidas sin licitación pública: el primer contrato CV/CGA/DA/IR/001/2013 se celebró por invitación restringida con la empresa Hábil Hábitat S.A de C.V. para el análisis socio-económico y de vocaciones productivas complementarias para las Zodes, por un monto de 762 mil 31.30 pesos.

El segundo, CV/CGA/DA/AD/002/2013, se firmó por adjudicación directa con la empresa Código Z JZT S.A de C.V. para la realización de proyectos conceptuales de las anclas de las Zodes por un importe de 2 millones 927 mil 487.40 pesos.

Pero vecinos de la zona de Los Pedregales organizados impidieron que se realizara esta obra, argumentando que los impuestos de la zona aumentarían, al igual que la demanda de servicios urbanos como agua y luz, así como de la contaminación.

Natalia Lara, integrante de la Coordinación de Asambleas de los Pedregales de Coyoacán, explicó que ProCDMX solicitó a Secretaría de Desarrollo Urbano un Certificado de Cambio de Uso de Suelo para uso habitacional, mixto y de centro comercial, que se le otorgó en abril de 2014, “contraviniendo lo dispuesto en el Programa de Desarrollo Urbano Delegacional en un proceso ilegítimo y arbitrario al no ser una acción ejecutada de manera congruente.”

¿Un foco de contaminación?

Vecinos de la zona denunciaron la contaminación que generaba la planta: gases, polvo, vibraciones e incluso hay quienes afirman que los casos de cáncer  y problemas respiratorios se dispararon en la zona.

Natalia Lara  comentó que los vecinos de la calle Papatzin, de la colonia Ajusco, “tienen mucho polvo en su casa y se les agrietan las manos”.

Asimismo,  cuando había un trabajo muy intenso se registraban vibraciones en el suelo y varias casas de la zona comenzaron a cuartearse..

Sin embargo, en el decreto de cierre, publicado el 25 de mayo de este año, el Gobierno de la Ciudad de México indicó que la Planta cumplía “con las obligaciones ambientales determinadas por la Secretaría del Medio Ambiente” a través de la Licencia Ambiental Única.

En materia de emisiones a la atmósfera, se realizaban estudios trimestrales y anuales a seis calentadores de aceite térmico y una caldera, bajo la NOM-085- y la NOM-043 SEMARNAT que establece los niveles máximos permisibles de emisiones a la atmósfera de humos, partículas suspendidas totales, bióxido de azufre y óxidos de nitrógeno y los requisitos y condiciones para la operación de los equipos de calentamiento indirecto por combustión.

Así como los niveles máximos permisibles de emisiones de bióxido de azufre en los equipos de calentamiento directo por combustión; para fuentes fijas que utilizan combustibles fósiles sólidos, líquidos o gaseosos o cualquiera de sus combinaciones.

Pero como “medida preventiva”, el Gobierno de la Ciudad de México “a efecto de garantizar el derecho humano a un medio ambiente” realizó un Cierre de Actividades del Órgano Desconcentrado Planta de Asfalto de la Ciudad de México “para contribuir a que se reduzcan los episodios de contingencia ambiental. De igual forma, transformar este espacio público en uno de protección al medio ambiente”.

A pesar de que no existe tecnología ni mediciones de las instituciones ambientales del impacto ambiental que produce la Planta de Asfalto, se calcula produce cerca de 20 toneladas de gases contaminantes al año.

Sospechoso cierre

El 25 de mayo de este año Miguel Ángel Mancera acudió a la Planta de Asfalto para cerrarla oficialmente y solidarizarse con los habitantes de la Megalópolis ante las contingencias que se han presentado últimamente.

Sin embargo, vecinos de la zona denuncian que el cierre se da por una decisión política y no con un proyecto técnico que ayude a combatir la contaminación en la capital.

“El proyecto del que habla Mancera, y del que no se sabe nada aún, es ilusorio e incongruente, ya que como se va a convivir en un predio que fue una planta de asfalto y fue contaminado con químicos durante 50 años, con un parque de recreación”, detalló Natalia Lara,integrante de la Coordinación de Asambleas de los Pedregales de Coyoacán.

De acuerdo con varios testigos y visitas exteriores que El Big Data Mx ha realizado a la Planta de Asfalto, ésta sigue operando maquinaria por la noche.

Y es que tras el cierre de la Planta de Asfalto, varias demarcaciones de la Ciudad de México dieron a conocer su preocupación del desabasto que tendrían de material para pavimentar calles y avenidas.

Eduardo Mares, integrante del área de ventas de la Planta de Asfalto, aceptó que aún no tienen un proyecto de remodelación o del cierre total para construir un parque ecológico.

Pero indicó que ésta era la única planta de la ciudad y las delegaciones se encuentran en apuros y ahora le compran a empresas particulares el material.

“El problema es mayor, porque la planta funcionaba como una reguladora de precios para que las empresas no pudieran subir los costos, pero al cerrarnos se dispararon los precios”, detalló en una conversación vía telefónica.

Señaló que hay varias empresas  que producen asfalto como Trivaza en Chalco o la del Grupo Velasco en Texcoco, pero desconoce a quiénes les están comprando actualmente las delegaciones.

Priscila Vera, ex legisladora, recalcó que en todos los proyectos de desarrollo humano debe existir la transparencia con los vecinos y la sociedad para saber los alcances.

“Se le debe involucrar a los vecinos para ver los impactos que puede tener este tipo de proyectos en toda la zona. Esa fue la principal preocupación de los coyoacanenses que llevaron a cerrar este proyecto de Mancera”, declaró en entrevista.

Añadió que el tema de desarrollo urbano se debe revisar a fondo por la Secretaría de Desarrollo Urbano, junto con el Programa General de Desarrollo Urbano que está pendiente y  a partir de ahí decidir cómo va crecer y hacia dónde crecerá la Ciudad de México.

“No se puede cambiar construir y cambiar el uso de suelo nada más para que llegue más gente, sino se debe buscar generar un mejor estilo de vida”.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top