Investigaciones

Delegaciones ruidosas, un malestar que va en aumento

Hasta julio de este año las denuncias por ruido ya casi alcanzaron al total de quejas presentadas en todo 2014. Las delegaciones más afectadas son: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Iztapalapa, Miguel Hidalgo y Coyoacán.

El malestar ciudadano por la contaminación auditiva va en aumento. Y es que hasta julio de este año, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) registró que las denuncias por ruido ya casi alcanzaron a las que tuvieron en todo 2014.

Las delegaciones más afectadas por esto son: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Iztapalapa, Miguel Hidalgo y Coyoacán.

De acuerdo con datos de la PAOT, la demarcación que más quejas tiene reportadas hasta julio de 2015 es Cuauhtémoc con 152, mientras que en 2014 tuvo un total de 206.

Benito Juárez tiene 88 en relación con 2014 que tuvo 102; Iztapalapa con 55 y en el año anterior 70; Miguel Hidalgo ha registrado 48 y 76 de un año antes, y Coyoacán lleva 36, la misma cifra que registró a lo largo de 2014.

Los lugares con más denunciados ante la PAOT por el ruido que generan son los restaurantes, bares y cantinas con 30%, aproximadamente, fábricas e industrias, 25% y talleres 19%.

El pasado 27 de febrero de 2015 entró en vigor la norma ambiental para ruido NADF-005-AMBT-2013 que señala que el ruido puede medirse al interior de casas u oficinas, por lo que los capitalinos ya pueden denunciar estos establecimientos mercantiles o viviendas aledañas.

Sin embargo, al ser una norma prácticamente nueva, aún no hay un total de cifras por ese tipo de casos, lo cuales pueden denunciarse desde el pasado mes de marzo. Los límites permitidos al interior de una casa u oficina son: entre las 6 de la mañana y 8 de la noche, será de 63 decibeles; y de 60 decibeles entre las 8 de la noche y las 6 de la mañana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el oído humano puede tolerar menos de 85 decibeles (dB) en un rango máximo de ocho horas diarias, quien percibe más tiempo del permitido puede padecer problemas de salud, tales como dolor de cabeza, taquicardias, agitación en la respiración y palpitaciones aceleradas.

Además, quien se expone por mucho tiempo a más de 85 decibeles puede incluso correr riesgos cardiovasculares y es posible que se registren incrementos de los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en la sangre.

La OMS señala que en los clubes nocturnos, discotecas y bares, los niveles de ruido pueden oscilar entre los 104 dB y 112 dB, por lo que en 15 minutos de música a 100 dB, los clientes de estos establecimientos pueden exponerse a niveles de ruido similares a los que absorbe un trabajador industrial en una jornada de ocho horas trabajando en un entorno sonoro de 85 dB.

Diariamente los capitalinos estamos expuestos a un rango mayor de 85dB, ya que los ruidos de la ciudad son constantes, como asistir a un restaurante, bar, escuchar música fuerte, asistir a espacios deportivo o incluso estar en la calle expuestos con los claxons de los coches, sólo el tráfico genera hasta 90 dB.

Las consecuencias

Linda Moreno tiene 78 años y desde hace seis meses sufre de insomnio a causa del exceso de ruido que hay en las noches ocasionado por un bar que está a lado de su casa, ubicada en Avenida Universidad, en la colonia Narvarte.

La falta de sueño le ha ocasionado llegar al hospital en diversas ocasiones en las que le han diagnosticado inquietud, cefalea, irritación y ataque al estado general.

Las consecuencias de la fragmentación del sueño a causa de un ambiente de higiene inadecuado (ruido) tienen repercusiones cognitivas y de las funciones cerebrales superiores, señaló el médico especialista en la materia, Raynero Saldaña, de la Clínica del sueño American Neuro Lab.

“Las personas que tienen esos patrones de sueño pueden desarrollar depresión, ansiedad y otras patologías psiquiátricas. Desde el punto de vista de la salud puede desarrollar obesidad y diabetes porque en el sueño se generan sustancias que hacen que el metabolismo sea adecuado”, señaló Saldaña.

La doctora, también especialista en sueño, Rosalía Zerón, explicó el no dormir puede provocar un estado de estrés que tiene consecuencias a la salud muy importantes.

“El insomnio es una de las causas más frecuentes de las cuales se quejan las personas, que es generado por diversas causas como el ruido, una mala higiene de sueño, el dormir durante el día e incluso los horarios laborales”, puntualizó

Actualmente no existen estadísticas de cuántas personas padecen de algún trastorno del sueño, porque la mayoría de la población no lo sabe.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top