Investigaciones

Contaminación sobre ruedas

trasporte contaminación, camiones, trafico.elbigdata, bigdata

Por su antigüedad, los camiones de carga son unidades poco amigables con el medio ambiente, y aunque se ha intentado poner orden, los avances son nulos.

El transporte de carga no sólo provee mercancías de todo tipo a la Ciudad de México…, sino también aporta altos niveles de polución; por ello, las autoridades locales intentaron poner orden, pero nada ha cambiado.

El tema se volvió a poner sobre la mesa tras los días de contingencia ambiental e incluso se anunció una nueva regulación en la materia que se presentará en los próximos días.

Aunque no se sabe con certeza cuántos contaminantes arrojan a su paso por la capital, expertos consultados por El Big Data Mx señalan que la mayoría de las unidades de transporte de carga consumen diésel, el cual genera óxido de nitrógeno, y éste, a su vez, produce esmog.

Datos del Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013- 2018 indican que el transporte de carga constituye 8% del parque vehicular de la ciudad; el cual genera entre 12 y 16% de las emisiones contaminantes.

“Una buena parte de los motores funcionan con diésel, y una característica de éstos es que producen óxido de nitrógeno en gran contenido; éste forma parte del ciclo atmosférico fotoquímico que lleva a la generación del esmog”, explica el investigador del Área de Ingeniería Química de la UAM, Iztapalapa, Gustavo Fuentes Zurita.

Otro de los factores que acentúan la problemática es que el parque vehicular del transporte de carga tiene un promedio de antigüedad alto, señala el tesorero del Sector de la Industria Automotriz de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Salvador Saavedra.

“Más de la mitad de los vehículos que poseen motor a diésel están equipados con una tecnología que tiene altísimas emisiones”, dice.

Saavedra abunda que los vehículos anteriores a 2004 son las unidades que más contaminantes arrojan, por lo que resulta necesario renovar las flotas.

“Una de las peticiones más fuertes de la industria es tener programas que incentiven el uso de vehículos nuevos y de chatarrizar los más viejos. Incluso hay programas federales para hacerlo y te dan un bono para el enganche de uno nuevo, pero esto no ha funcionado como uno quiere”, expone.

Entre 100 y 250 mil pesos es el monto del bono que se otorga para cambiar las unidades, refiere Salvador Saavedra.

“También sería aplicar programas que limiten el tránsito de vehículos que son muy contaminantes, tal y como pasa en Europa”, propone.

Debido a la problemática, el Gobierno capitalino se puso como objetivo establecer nodos y corredores para eficientar el transporte de bienes en la capital, de acuerdo a su Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013- 2018; sin embargo, en la práctica esto no se ha llevado a cabo.

“En la actualidad todavía no hay corredores urbanos. Sólo la entrada a la ciudad está restringida, para cierto tipo de transporte de carga, de siete a nueve de la mañana”.

El 16 de julio de 2014 se restringió a los vehículos de carga de más de 3.5 toneladas circular, de 7:00 a 9:00 horas, de lunes a viernes, en vías como Ermita Iztapalapa, Viaducto Tlalpan, Constituyentes, Oceanía y Autopista México-Puebla, entre otras.

Además, prohibió a los conductores de transporte de carga transitar en los carriles centrales de Anillo Periférico, Circuito Interior y Viaducto Miguel Alemán.

No obstante, de acuerdo a datos de la Subsecretaría de Control de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) –obtenidos vía transparencia–, la segunda infracción más recurrente en el transporte de carga es circular por carriles centrales y por las vías de acceso controlado con un porcentaje de frecuencia de 16%.

Por otra parte, el tesorero de la Canacintra señala que ya existen pláticas para endurecer los límites máximos de la Norma Oficial Mexicana NOM-045-SEMARNAT- 2006, la cual regula las emisiones contaminantes de los vehículos con motor a diésel.

No hay soluciones mágicas

El profesor e investigador del Área de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Iztapalapa, Gustavo Fuentes Zurita comenta a esta casa editorial que en la casa de estudios desarrollan convertidores catalíticos para motores de diésel y así reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno.

“No hay soluciones mágicas, pues aunque disminuye fácilmente en 80 ó 90% los óxidos de nitrógeno y de otros contaminantes, es complicado implementar esta medida en camiones viejos”.

“Una solución no existe; tienes que tomar soluciones parciales para ir resolviendo puntos álgidos de emisión y eventualmente ir asegurando que los motores de los camiones nuevos cuenten con tecnologías de control de emisiones reales”, concluye.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top