Constitución podría convertir a la CDHDF en juez y parte, alerta Perla Gómez

cdhdf, comisión de los Drechos Humanos del Distrito Federal, Perla Gómez

19 octubre 2016 6:00 am

En el intento de fortalecer a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) en la primera Carta Magna de la Ciudad de México, los constituyentes podrían convertir a éste órgano defensor en un ente judicial y administrativo.

Así lo reconoció la ombudsperson capitalina Perla Gómez Gallardo, quien conversó con El Big Data Mx y aseguró que el proyecto de Constitución del jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera tiene pros y contra, ya que por un lado se brinda de nuevas facultades a la Comisión, pero que por otro se le perjudica.

Y es que el documento de Carta Magna que avaló Mancera propone convertir a la CDHDF en una Defensoría del Pueblo, que dotaría al organismo para presentar denuncias de juicio político ante el Congreso local en términos de violaciones a derechos humanos y de la facultad de iniciación de leyes.

LEER MÁSConstitución capitalina daría a la nueva CDHDF facultad de juicio político

Para Gómez Gallardo, la última propuesta sería un gran logro debido a que ya no dependerían de los diputados locales para modificar o promover una ley en materia de derechos humanos.

Sin embargo, sobre el juicio político, advirtió que este esquema los “judicializa”, pues implicaría litigar ante las autoridades competentes en caso de incumplir alguna recomendación o requerimiento sobre violaciones a los derechos humanos.

“Sí la última palabra la va a tener un juez sobre si hubo violaciones a los derechos, entonces adiós a la definitividad, adiós a la autonomía de la comisión, porque nosotros nos convertimos en una instancia intermedia. La verdad judicial es una verdad probatoria”, sostuvo.

Por ello, la titular del organismo enfatizó que se debe tener extremo cuidado en la redacción del texto final de la primera Constitución de la Ciudad de México, pues se corre el riesgo de que se retiren derechos que se han ganado en los últimos años en esta materia.

“Como viene redactada (el anteproyecto) se necesita una revisión del texto final, y hay que tener cuidado, ya que por tener un tipo de redacción ambigua o muy amplia se quiten derechos que ya estén vigentes”, sostuvo.

A esto se le sumaría mayores gastos de operación y administrativos de la Defensoría del Pueblo, al tener que ir a litigar ante un juzgado y ampliar los tiempos de respuesta hacía el peticionario, pues automáticamente se tendría que generar documentación sobre esta materia.

Otra de las atribuciones que propone el proyecto de Constitución es la asesoría Ajusticiable, es decir la Comisión de Derechos Humanos capitalina tendría la facultad de sancionar a todos aquellos servidores públicos que cometan alguna violación a los derechos humanos.

No obstante, a decir de Perla Gómez esto sería contradictorio, debido a que el Órgano Defensor sería “juez y parte” ante las violaciones, ya que la mayoría de las recomendaciones se dan para iniciar una investigación en contra de la autoridad que pudiera cometer alguna violación.

“Imagínate que nosotros estuviéramos pidiendo una investigación y al mismo tiempo asesorando a las personas diciéndoles cómo defenderse ante un procedimiento de responsabilidad de servidor público”, precisó.

Esto es, agregó, facultad actualmente de la Consejería Jurídica y del Poder Judicial de la Federación y no debería ser de los órganos autónomos ni de órganos de los derechos humanos, pues en consecuencia se convertirían en abogado de los afectados en un juicio.

“Esas serían nuestras dos situaciones de alerta: que no nos lleven a litigar nuestras recomendaciones, ni cuando no se aceptan, ni cuando aceptándose no se cumplen, y la otra es cómo fortalecer la elección del titular del organismo”, señaló.

La Defensoría del Pueblo contará con al menos tres áreas de atención, una de ellas será la Defensa de Derechos Humanos, a través de Visitadurías especializadas que consideren las situaciones específicas, presentes y emergentes de los derechos humanos de la capital del país.

Así como una Defensa Pública de Oficio y Legales y la creación también de la Defensa de las personas “Justiciables”.

Pide mantener presupuesto

Ante el recorte de recursos públicos que se pronostica para el siguiente año en la Ciudad de México, la presidenta de la comisión espera que la CDHDF no sufra recortes a su presupuesto, debido a que históricamente padecen de un déficit económico.

“Traemos un déficit del 70%, no pretendemos subirnos los titulares el salario, pero automáticamente si el titular tiene el mismo salario que un director federal te baja la forma de ser competitivos a la hora de traer perfiles”, dijo.

De acuerdo con la propuesta de la Cámara de Diputados, la Ciudad de México será una de las más castigadas el próximo año en la asignación de recursos federales.

Comentarios